Eva Golinger, según Diosdado, es agente del imperialismo ¿Acaso los rusos son pendejos?

A mí, nunca me ha gustado estar de moda. Es más, como si la moda, lo que está de moda y quien esto escribe siempre anduviesen eludiéndose. Musicalmente, por ejemplo, en mi primera adolescencia y primera juventud lo mío fue escuchar jotas, folías, galerones, aguinaldos orientales, guarachas y boleros. Después vino toda aquella música cubana que en mi memoria parece empezar con el gran Beni Moré y reventó en aquel acontecimiento musical maravilloso que fue el mambo de Pérez Prado. Cuando los Beatles impactaron a mi generación yo continué escuchando "mi música" y no me di por enterado de aquel gran acontecimiento musical nacido en Inglaterra que enloquecía a muchos de mis amigos de la clase media. Pero, como decimos los cumaneses, "parece cosa de chanza", me convertí en aficionado de la música clásica por aquella "para muertos", que todo el día domingo transmitía "Radio Sucre", la primera AM nacida en Cumaná. Pues antes sólo escuchábamos una de circuito cerrado llamada "Publicidad Sol", con parlantes colocados en varios sitios de la ciudad. Y el cine de mi pueblo me hizo admirador y casi fanático de la ópera y todo el canto clásico. Si me han leído bien, se percatarán que siempre voy como detrás de los acontecimientos, de lo que la vida va dejando, como que me hice profesional en estudios de historia de la economía que en buena medida mira hacia atrás los hechos y ese como envolverse los procesos económicos y sociales, para aprehender lo acontecido e intentar prevenir lo que pudiese ocurrir hasta donde eso es posible a la mente humana, lo que es muy limitado cuando se trata de personas cortas y nunca en la moda como uno.

En mi tiempo, ya lo he comentado en otras oportunidades, dentro de la izquierda era frecuente o estaba muy de moda, decir que alguien por discrepar de uno era "un agente del imperialismo y hasta de la CIA". Un muchacho como uno en aquellos tiempos, casi recién finalizada la segunda guerra mundial, hablo de los primeros años de la década del cincuenta del siglo XX, en los tiempos de Pérez Jiménez, podía resultar, en el juicio arbitrario e infantil de un compañero, espía gringo y hasta de la propia CIA, por criticar a la URSS, al estalinismo o las ideas expuestas o defendidas por alguien.

Algo de eso parece estarle sucediendo a Eva Golinger. Esta joven apareció en Venezuela de repente, sin currículo alguno que la avalase, por lo menos que yo sepa. Sólo le vi como una joven norteamericana, hija de una venezolana según leí en alguna parte y metida entre aquella avalancha de gente que aquí venía, cuando el torrente de dólares parecía imparable, formado por invitados a observar y más que todo a escuchar al Presidente Chávez en aquellos largos programas dominicales, para que llevasen a su país la "verdad" de lo que aquí acontecía. Nunca pensé, como tampoco ahora eso pienso, que fuese una agente gringa. No lo pienso porque no tengo fundamento alguno y lo dicho por Diosdado no me parece suficiente. Con lo que aquí ha acontecido y la larga lista de gente de la intimidad o como ellos mismos llaman "del primer anillo de Chávez", que se han ido a EEUU, no sólo con "maras" de dólares, sino con bastante información, ¿para qué necesitaba la CIA a Eva Golinger?

A mí, en lo personal, esa joven no me satisfacía y menos despertaba interés alguno. En mi juventud, cuando la revolución cubana, como los Beatles, entusiasmaban casi hasta la efervescencia a mucha gente de mi generación, conocí muchos venezolanos que se valían de todo cuanto podían para viajar a Cuba y lo lograban, tal como uno entonces iba del Paraíso, centro de Caracas, a Bello Monte. Apenas los sandinistas llegaron al poder, esos mismos personajes encontraron modos de montarse en aviones que les llevaban a Managua. Eso era una moda. Tanto, que soy uno de los pocos militantes de la izquierda venezolana desde la juventud, que nunca fui a la URSS o cualquier otro país donde gobernaban partidos comunistas, incluyendo Cuba; como tampoco a Nicaragua. Pero aquello era una moda. Y esa moda se reprodujo fuera de Venezuela. Abunda una categoría de "analistas" que se comunican con las embajadas y donde haya algo que analizar o que parezca distinto a lo que usualmente acontece en el mundo, a menos que sea una guerra, ellos allí aterrizan, gozan por días de los beneficios de buenos hoteles a cambio de difundir lo "bueno" que observaron, generalmente ajeno de lo que la multitud piensa y vive. Como diría un adeco de la cuarta república", no se llenan de pueblo.

Con el comandante Chávez, en esos domingos, más era la gente de fuera, analistas y pensadores invitados y "coleados", de esos de estar atento a lo que en cada embajada se organizase, que venezolana. Se les suponía eran palomas mensajeras que se encargarían de difundir por el mundo lo que oyesen y viesen. Claro, como era una moda, una oportunidad de viajar y estar en contacto con un hombre que despertaba gran interés en el más mínimo rincón de la tierra, como en mi tiempo de aquí se salía para esas partes ya mencionadas, del mundo entero venían para acá. Además, todo era de gratis. Y así veía, en mi muy particular y hasta egoísta manera, a la Golinger.

Así, pienso yo, fundamentándome en mi experiencia y recordando aquella joven periodista que desde Centro América se vino con los jefes adecos, que por allá estaban exiliados, que mi amigo y compañero Simón Sáez Mérida hizo expulsar de una reunión del CDN del partido, porque según él, era eso, una "agente de la CIA", de lo que está aconteciendo con Eva Golinger.

Haciendo una asociación muy elemental, como cuando en Venezuela se enflaquecieron las vacas y hasta con Rafael Ramírez, digo así sólo por pura asociación de los tiempos, se acabó el gasto dispendioso de PDVSA, no porque se impuso el juicio sino el acabarse lo que se daba, la Golinger dejó de venir a Venezuela. Pero no fue ella sola. Hagan su lista. Yo tengo la mía. Son unos cuantos. "El interés por Venezuela" no se ha perdido para esos analistas, pues estamos en el ojo del huracán. Pasó lo que el lector a esta altura sabe por lo evidente.

¡Cuánto quisiera yo ir a Cuba, China y hasta Irán! Bastante lo he deseado, pero por mi propia cuenta. Para meterme hasta en iglesias, mercados y tabernas, no digo lo que otros quieren porque prefiero que lo digan ellos. No para ir a la casa del presidente o alguien tan importante como él para que me dé un discurso y me embaúlen en una escolta.

Pero a la gente le gusta la golilla y hasta el figurar. Por eso, quienes prodigan esas prácticas, corren el riesgo que alguien de quien antes recibieron tantas atenciones, sin necesidad de ser agentes de la CIA, como pudiera ser el caso de Eva Golinger, por aparecer discrepando, se les cobre lo dado. Pues no hicieron lo que de ellos se esperaba.

No veo a los rusos tan descuidados como para permitir que una agente gringa, conocida como tal por Diosdado Cabello desde antes, pues eso se desprende de su juicio sobre la joven americana-venezolana, llegase a convertirse en una figura destacada de la agencia de noticias RT en español. Quizás Diosdado, en su buena fe o ingenuidad, cree que los rusos son "cogidos a lazos" como nosotros, quienes nos dejamos meter "gato por liebre" por quien sea.

¿Y qué fue lo que pasó? Pues que la Golinger, a quien ese mundo oficial venezolano había tenido como sensata analista hasta hace una semana, se le ocurrió opinar indelicadamente y como indispuesta que Maduro incurrió en el desliz de creer que Trump estaba dispuesto a hablar con él en la ONU. Razón por la cual, según la Golinger, pese "aparentar" no estar interesado en acudir a la reunión anual del organismo, al creer interpretar sensatamente una señal equívoca del presidente de EEUU, dio muestras de debilidad cambiando de actitud y salir inesperadamente a la cita en Nueva York. Por haber dicho eso, Diosdado "reveló lo que sabía desde antes", que "Eva Golinger es una agente del imperialismo". ¿Los rusos son pendejos o uno los juzga muy mal?

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5248 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: