¡O inventamos o nos morimos de hambre!

No quiero ser retaliativo pero cuando la crisis te pega en el estómago hay que sentarse a pensar mucho, no sólo cómo vas a seguir sobreviviendo porque la realidad es que ya da pánico salir a comprar. Ya no es el miedo de que te atraquen en la esquina sino en el comercio. No soy de los que quieren ver un ladrón en cada barra o caja registradora; todos sin duda alguna somos víctima de la situación, me refiero a la especulación. Cómo saber si el comerciante, ese del abasto en tu barrio o del Supermercado quiera realmente que te mueras de hambre.

Uno como ciudadano común, que no anda detrás de un cargo público, o aspirando algún reconocimiento en las filas del PSUV porque ni el carnet tengo ya que no pude sacarlo; aunque siempre mi voto ha sido al partido por Chávez y porque  doy mi apoyo a tantos funcionarios del alto gobierno o cuadros medios quienes son los que están en una larga lista negra que salir del país aseguraría ser detenidos en esa persecución política internacional gracias a la arrogante oposición que  acuesta del Chavismo, así sea señalarlos como enemigos de la nación, puedan seguir obteniendo abultadas divisas; así lo han hecho en 20 años: ¡Abajo la dictadura! de boca para afuera porque son los primeros que no lo desean ya que se les acabaría los contratos con la Embajada de los Estados Unidos y la Casa Blanca.

Cada vez que el Presidente Maduro se dirige a la nación o está en vivo en un acto público, espero con ansias las buenas noticias de cómo se va acabar, de una vez por todas, con esta crisis; pero aún no, y la espera es larga ya que seguimos en el proceso de largo alcance cuando deseamos el de corto ya. He estado leyendo las voces de los que proponen acabar con el control cambiario, realmente desconozco mucho de economía, hago mis esfuerzos por entender, aunque lo que más deseo y con impaciencia cuál va a ser el golpe mortal en preparación, así como lo fue con las Guarimbas 2 al lanzarse como estrategia política una Asamblea Nacional Constituyente y el otro zarpazo de reelegirse a Nicolás.

Espero con angustia y fe la nueva estrategia, el nuevo invento, la estrategia porque a la verdad los mismos capitalistas a priori dieron al traste con su propio sistema, midieron muy bien los daños colaterales como la desaparición de la oposición en su liderazgo; pero el daño ha sido mucho afectando la salud y la nutrición de todo un pueblo. Son perversos y eso no hay que negarlo, también están allí a la espera a ver de cómo todo implosiona, de ver estallar el mismo barco donde ellos están, pero sé que no sucederá.

El Gobierno tiene hoy la enorme oportunidad de cambiarlo todo, tal vez no por las armas como Cuba lo logró, pero sí por consenso y conciencia. Las desventajas son muchas y es un Pueblo que es leal al Legado de Chávez pero que flaquea físicamente y emocionalmente, eso se verá el 9 de diciembre si aún todo está en esa larga espera. La gran oportunidad de dar al traste con este sistema capitalista, con los parásitos chupa divisas, los enchufados que pescan en río revuelto, de los que roban, matraquean y siguen aprovechándose de sus cargos para mantenerse bien sin importarles el hambre de la gente.

Sigo confiando en el Gobierno, estoy a la expectativa, esperando los anuncios, conocerlas estrategias y las contundentes medidas. No espero pañitos calientes ni lanzarle otro salvavidas al capitalismo. O inventamos o nos morimos de hambre, o nos liberamos de las cadenas del sistema capitalista y asumimos el socialismo como sistema económico como  debe ser.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 742 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a266460.htmlCd0NV CAC = Y co = US