El Congreso del PSUV no puede ser otra Constituyente

La constituyente, así lo dice la realidad, fue un poderoso cañón para matar a un mosquito. Se convocó con bombos y platillos, y al final quedó como un instrumento represivo para defenestrar a una fiscal incómoda, empujarla a las filas de la reacción y dictar una "ley terminator" que protege a las inversiones extranjeras. Los miembros del adormilado organismo ahora es que, con timidez, comienzan a criticar, cuando debían tener varias comisiones investigando la torta que está poniendo el gobierno.

Ahora se convoca un Congreso del PSUV, palabras mayores. El congreso es una autoridad, sus reuniones deben estar guiadas por un sentido estratégico. Hasta el día de hoy, a poco del evento, sólo se conoce un documento que debe guiar la discusión en la base. El ambiente está lleno de rumores de elección de los delegados al mejor estilo adeco. Todo augura un extraño congreso. Primero demos una ojeada al documento, después barruntemos el posible fin oculto del congreso. Veamos.

El documento propuesto está lleno de contradicciones, incoherencias, frases comunes, repeticiones, conceptos abstrusos, manipulaciones, Alejado de toda autocrítica. No obstante, resaltan algunas afirmaciones que pueden guiarnos sobre el carácter de la confrontación que subyace en el congreso.

El documento discute la Coyuntura Actual y allí aparece una importante discrepancia: se imputan todos los problemas a una ofensiva imperialista, no se señalan fallas del gobierno; por ejemplo, ante la proximidad de la crisis petrolera no se preparó al pueblo, al contrario, se desestimaron las dificultades que se avecinaban, se predicó que todo seguiría igual, que no habría problemas y con un "dios proveerá" se pretendió paliar el temporal, cuando se ha debido hablar claro, poner en alerta al partido, a las organizaciones populares. Recordemos que la preparación psicológica, ética, de la masa se dificultó con la esperanza de que trump era un camarada y se esperaban gratas sorpresas. Se hizo un pésimo diagnóstico y un peor pronóstico de la situación, que es en gran medida culpable de la crisis que hoy se vive. Recordemos que la ofensiva imperial tiene su contrapartida en la resistencia popular.

El documento dice:

"Dicha arremetida imperial en contra de nuestro país y su sistema político y electoral -ahora encabezada por Donald Trump-, se inscribe en un esfuerzo mayor que busca poner fin a la etapa de democratización de la América Latinocaribeña, en procura de acabar con las políticas de redistribución del ingreso y reducción de la pobreza e inclusión social; así como revertir los nuevos textos constitucionales nacidos del voto popular y el modelo de integración sustentado en los principios de la autodeterminación, la complementariedad, el comercio justo y la justicia social. Se busca, en definitiva, acabar con la nueva arquitectura que debemos en lo esencial a la voluntad política y la visión de líderes y lideresas como los Comandantes Hugo Chávez, Fidel y Raúl Castro, Lula da Silva, Dilma Rousseff, Néstor y Cristina Kirchner, Daniel Ortega, Rafael Correa y Evo Morales, entre otras y otros; y que orienta la mirada, los recursos y los esfuerzos de Nuestra América hacia sí misma, hacia nuestros Pueblos y nos presenta con rostro propio en el naciente escenario multicéntrico y multipolar mundial."

Análisis superficial, incompleto: se nos ataca por Chavistas que es decir socialistas, por la misma causa se ataca a la Cuba Revolucionaria. En el continente concluye una etapa de la socialdemocracia que fracasa siempre en el intento de hacer un capitalismo con rostro humano. De esta manera se cumple el ciclo socialdemócrata, abriendo camino a gobiernos de derecha autoritarios. El madurismo llega tarde a este ciclo, la propuesta de documento, tras la retórica comunal, oculta una propuesta socialdemócrata: un capitalismo controlado, clientelismo, falsa democracia, soluciones individuales (más adelante, en otros apartados, el documento se contradice). Además, y como muestra de esquizofrenia política, habla de la intención del imperio de revertir los nuevos textos constitucionales nacidos del voto popular, obviando que el madurismo convocó a una Constituyente para ¡sustituir la Constitución de Chávez!

El concepto de partido es confuso, contradictorio. Esta es sólo una perla de la visión utilitaria:

"En fin, el partido y el gobierno en relación armoniosa, pero sin interferir uno la función del otro, deben lograr que el Pueblo perciba nuestro gobierno "como aquel que ofrece la mayor suma de felicidad posible, la mayor suma de seguridad social y la mayor suma de estabilidad política".

¿Qué hay detrás de este documento, qué se persigue con el congreso, cuál es el verdadero objetivo? Además de la distracción al partido en tareas que lo alejan de la necesaria autocrítica, la fiscalización de la gestión de gobierno y el tratamiento de la crisis, nos encontramos con el enfrentamiento del madurismo contra el Chavismo. El Chavismo, después de un largo proceso de maduración que va desde el libro azul, la propuesta de la tercera vía, llega a la conclusión de la necesidad para Venezuela y para la humanidad del Socialismo. Ese pensamiento ya elaborado se condensa en el Plan de Patria y el discurso de presentación ante el cne. Es de allí que debe comenzar el proceso de rectificación, lo otro será cortinas de humo para ocultar el brutal giro a la derecha.

El documento del gobierno es confuso porque el madurismo es confuso, no es reformista, no es socialista, es una forma política sin rumbo, sin plan definido, con retórica socialista y práctica que estimula la actividad capitalista, por ejemplo en las expo, en la petrolera, en el Arco Minero… El congreso será escenario de la batalla definitiva del madurismo contra el Chavismo.

Proponemos discutir en el Congreso:

En lo económicos, la situación de PDVSA. No se puede dejar la industria, corazón económico del país, en manos de la improvisación, el odio y la conveniencia política. El congreso, el partido, deben tener como punto central la recuperación de PDVSA.

El tratamiento serio de la corrupción, y no como arma para liquidar a la disidencia, aplastar la crítica.

Debe encarar la terrible situación económica que padecemos, no encubrirla, no negarla, no endosarla a factores externos.

No se debe evitar la realidad tras un palabrerío sin sentido. El congreso no debe perder esta oportunidad histórica en discusiones bizantinas, es hora, es urgente salvar al Chavismo, al país, hay que discutir lo que debe ser discutido, tomar las medidas para salir de la crisis, rescatar la pasión chavista. Se impone.

El Congreso no debe transformarse en un tribunal de la inquisición, en nuevos juicios de Moscú, no debe ser un paredón para el linchamiento de líderes históricos chavistas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1161 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a266420.htmlCd0NV CAC = Y co = US