Se está formando una generación tarada en Venezuela

SON NUMEROSAS LAS ALERTAS QUE LOS PROFESIONALES DE LA SALUD LE HAN SEÑALADO AL ESTADO VENEZOLANO, ACERCA DE LA MALA ALIMENTACIÓN QUE EN LA ACTUALIDAD RECIBEN NUESTRA INFANCIA CAUSANDO EFECTOS ADVERSOS A CORTO Y MEDIANO PLAZO Y DONDE EL DAÑO CEREBRAL PUEDE SER PERMANENTE.

Cómo le explicaremos a la Venezuela del futuro, que en un país como el nuestro, con los inmensos recursos que han tenido los administradores del Estado, ya estemos viendo las consecuencias irreversibles en materia de salud sobre todo en la población infantil, a causa de la mala nutrición y como si fuera poco de la escases y de los altos costos de los medicamentos.

Cómo justificar tal inoperancia, cuando esa clase política, que se ha encargado de administrar nuestros recursos, bien sea de la llamada derecha o izquierda, han terminado enriqueciéndose a costa de la miseria de un pueblo que lo que ha hecho es creer en la democracia que tanto los unos como los otros han predicado y más cuando de manera reiterada se le está diciendo a los pobres del campo y la ciudad que estamos en presencia de una revolución.

Pero lo peor de todo este cuadro tan inhumano, tan tétrico, tan fuera de lugar en una Venezuela con tan inmensos recursos es negado, por quienes tienen la responsabilidad de administrar nuestros dineros justificándose y echando culpas, para generar matrices de opinión que los salve de tales responsabilidades.

A dónde iremos a encontrar los responsables de semejante genocidio contra los sectores más débiles de nuestra población, si no es en nuestra propia clase política y económica, que han convertido el país en un estado corporativo, que sólo ha servido para complacer y entregar nuestros recursos a los intereses del gran capital, donde chinos, ingleses, rusos, norteamericanos, cubanos –entre los más beneficiados- pareciera ser los únicos amos y dueños de las riquezas que posee nuestro manipulado país.

SOLO SE PUEDE COMER HARINA

A los venezolanos y hablo de una gran mayoría, solo les ha quedado el recurso de comer carbohidratos, harinas y grasas, dieta alimentaria que conduce a enfermar el cuerpo humano y que va conduciendo al organismo de manera lenta pero segura a la muerte.

El Centro de Estudios del Desarrollo (CENDES) de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en varias oportunidades han señalado: "Ese deterioro se evidencia en lo que se come. Existe un componente de fibra que debes considerar en tus comidas y que prácticamente no existe. El consumo de frutas y hortalizas es muy escaso, el consumo de leguminosas casi no existe. La leche, que es un alimento estratégico por su contenido de calcio, de proteína y de ácidos grasos esenciales, ha caído considerablemente. Y la disminución es por dos cosas, porque hay escasez y porque ha subido el precio. Es una combinación muy negativa que afecta la alimentación de los venezolanos".

Tal situación, está trayendo como consecuencia y lo han dicho hasta la saciedad médicos, nutricionistas e investigadores venezolanos en Ciencias de la Salud y lo ha manifestado en sus boletines la Organización Mundial de la Salud (OMS) que una mala alimentación conduce a una grave desnutrición en nuestra infancia, la misma se "manifiesta claramente en el crecimiento y el desarrollo psicomotor, mayor riesgo de morbilidad con efectos adversos a largo plazo, incluyendo disminución en la capacidad de trabajo físico y en el desempeño intelectual en la edad escolar, la adolescencia y la edad adulta, lo que repercute en la capacidad del individuo para generar ingresos. Y en ocasiones, incrementa la propensión a enfermedades como obesidad, diabetes, hipertensión, dislipidemias (aumento de la concentración plasmática de colesterol y lípidos en la sangre) e incapacidades. Igualmente, la desnutrición durante los primeros años de vida, a través de sus efectos adversos en el crecimiento durante la infancia de las mujeres, tiene efectos negativos en el peso al nacer de la siguiente generación".

UNA GENERACIÓN TARADA

Son numerosas las alertas que los profesionales de la salud le han señalado al Estado venezolano, acerca de la mala alimentación que en la actualidad recibe nuestra infancia, causando efectos adversos a corto y mediano plazo y donde el daño cerebral puede ser permanente.

A pesar de las advertencias y de los pronósticos, la dinámica social y política nos está indicando que tal situación poco le importa a los que tienen la responsabilidad de ocuparse de tan grave situación. Pareciera y es doloroso decirlo, que un gobierno que se dice revolucionario y una oposición que se autodenomina democrática, intentan ignorar tan macabro escenario, dejando de manera irresponsable una situación que ellos mismos han propiciado, pues sus apetencias personales y de grupo, solo hacen y planifican reuniones para repartirse sus respectivas cuotas de poder.

Lo cierto de esta realidad, es que se está formando una generación a corto y mediano plazo tarada, el término es muy duro, pero cabe en la dimensión de nuestra triste realidad. Entiendo que de mantenerse esta situación, que ya toma una dimensión irreversible, les interesa mantenerla, pues le representa una gran ventaja: tener una descendencia que no piense.

Nadie ignora, a pesar de la desinformación interesada que unos y otros suelen distribuir en los medios informativos, que el desarrollo del cerebro también puede verse afectado directa o indirectamente como consecuencia de la desnutrición infantil. La mayor difidencia del sistema nervioso para ser lesionado por desnutrición abarca desde la mitad de la formación/gestación hasta los dos primeros años de vida, periodo en el cual, el cerebro alcanza un crecimiento estimado en 1/7 parte durante el periodo prenatal y 6/7 partes durante el periodo posnatal, de acuerdo a las investigaciones medicas que se han hecho en el campo de las ciencias de la salud, propiciado por diferentes universidades de América Latina.

La desnutrición aguda puede causar lesiones cerebrales graves en este lapso y con ello producir lentitud del crecimiento antropométrico, cognitivo, emocional y en las funciones intelectuales por reducción del número y función de las células gliales (las células gliales o neuroglias son células del tejido nervioso, donde actúan en funciones auxiliares, complementando a las neuronas, que son las principales responsables de la función nerviosa), demora en el crecimiento de dendritas, alteración en la sinaptogénesis y defectos en la mielinización.

Hoy más que nunca pasó a creer, que definitivamente los venezolanos nos encontramos en el programa del genocidio planificado por el Club Bilderberg (2016), bajo la complicidad de los grupos políticos y económicos más corrompidos, que jamás haya tenido nuestra Venezuela en su ya complicada historia republicana.

Sigo pensando, que de esta crisis planificada por el gran capital, bajo la complicidad de nuestra clase política y económica, tanto de la derecha como de la llamada izquierda hoy institucionalizada, sólo se podrá salir si tomamos la calle y desde allí plantearnos la necesidad de una Constituyente Originaria, capaz de plantearse un proyecto de país donde el pueblo manifieste todo su poder, lejos de la influencia de los modelos civilizatorios conocidos hasta ahora, llámese capitalismo o socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1359 veces.



Enrique Contreras Ramirez

Militante de Ruptura

 comentando.noticia@gmail.com

Visite el perfil de Enrique Contreras Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enrique Contreras Ramirez

Enrique Contreras Ramirez

Más artículos de este autor