Tirando flechas (IV)

La patria está preñada

Hace 400 años

que mi Patria está preñada

¿quién la ayudará a parir?

pa' que se ponga bonita

Alí Primera (La Patria Es el Hombre)

Hoy, 24 de junio día de la patria venezolana cuando me propongo TIRAR ESTA NUEVA FLECHA, he visto un amanecer maravilloso en medio de la más atormentadora crisis económica jamás vista después de la proeza independentista, sellada con el sacrificio más grande y doloroso, donde nuestro pueblo con su sangre, con honra y pudor dejó en el campo de batalla el tesoro más preciado: la vida, por la voluntad de darle vida a las generaciones que emergieron a partir de esa gloriosa gesta, es decir, a nosotros, los que aún a pesar de los avatares que en el tiempo hemos sufrido los dolores de la Patria, seguimos fieles los principios ciudadanos que han hecho posible la carácter de nuestro ser venezolanista y latinoamericano.

Hoy me he despertado con una de las bellas canciones del cantautor revolucionario y soñador Alí Primera:

¿Por qué me piden que cante?

si me han cortado a tiritas

todo el azul de mi cielo

se han caido "toiticas"

mis estrellas por el suelo

¿Cuantas veces nuestra Patria ha tratado de parir? ¿Cuántas vidas por la patria se han quedado en los intentos del parto frustrado, en más de cuatrocientos años de injusticia sistemática? Si el dolor del parto de una madre, según las madres que han parido como "Dios manda", (parto normal), afirman que es un dolor único, pues, comprendamos el dolor del parto dilatado de la Patria, porque es un dolor que lo sentimos todos los que la amamos. Entonces podemos decir que la patria quedó preñada desde el momento en que el conquistador pisó el noble corazón de la tierra aborigen Abya Yala, y fue cuando surgieron los libertadores originarios, (por capricho del opresor llamados "indios"), y como los primeros parteros, sucumbieron sus vidas en combate frente a la espada, la biblia y la cruz, principales instrumentos utilizados para la dominación, explotación, extracción y robo de nuestras riquezas y exterminio de las culturas, religiones y formas de vida ancestral de los pueblos originarios, hasta el genocidio.

Así podemos ver lo que nos describe la historia de Nuestra América, desde la llegada del italiano, Cristóbal Colón, cuando comienza la resistencia frente a la muerte y destrucción de los pueblos, ejecutada por la mano criminal del conquistador, mediante mandato de los reyes españoles bajo la égida y sacrosanta bendición de la Iglesia Católica, personificada por mismísimo Papa de Roma que le otorga "derecho de posesión" de los territorios de Abya Yala a los reyes católicos, exterminando a sus auténticos dueños. He aquí el primer despojo de las tierras y riquezas naturales y genocidio aupado por la máxima autoridad eclesiástica del mundo, que no solo se le podía llamar ladrón del mundo, también criminal (genocida).

De manera pues, que cada vez que la patria ha intentado parir el maravilloso sueño de la liberación, los componentes de la opresión imperial, bajo la complicidad de "malinches", ha dilatado ese esperado parto, pero la férrea voluntad de vida de los pueblo latinoamericanos y caribeños jamás han permitido ni permitirá que la Patria Grande aborte nuestros sueños de libertad, independencia, dignidad, paz y justicia, entonces cantemos con Alí:

La tristeza de mi pueblo

será convertida en fuerza

pa' que ya no siga enfermo

de conformismo en el alma

Ándale muchacho corriendo

dale al pisón

Ándale muchacho corriendo

dale al pisón

Que no pisen tu corazón

que no pisen tu corazón

la Patria es el Hombre, muchacho

la Patria es el Hombre, muchacho

la Patria es el Hombre que no pisen

la Patria es el Hombre

¿Cuánto dolor ha sufrido la Patria Latinoamericana en el intento de parir el gran sueño libertario? Es que en su vientre se albergan tantos dolores juntos, que han hecho sufrir a los pueblos. Dolores que sentimos todos los americanos con conciencia patriótica, ¿Acaso la Patria Grande no lleva en su vientre el terrible dolor del HOLOCAUSTO? SÍ… DEL HOLOCAUSTO AMERICANO… del que nadie quiera hablar aún a sabiendas que lo hubo.

Si antes de la llegada de los europeos en siglo XVI, según indigenistas de la Escuela de Berkeley, la cifra de habitantes en todo el territorio de Abya Yala era de entre 90 y 120 millones de seres humanos, cifras que aún no están confirmadas. Otras fuentes afirman que puede estar entre 75 y 80 millones, que también dicen que para el año 1700, siglo y medio después, esa cantidad de habitantes, se había reducido de manera dramática a cinco millones; lo que representa la desaparición de 60 millones de indígenas asesinados por el imperio español, unos 400 mil cada año, lo que cuenta matemáticamente la cantidad de mil ciento once aborígenes asesinados por día, en todo el gran territorio de esta Patria Grande, en 150 años de fatídicas tribulaciones para los habitantes originarios, pero este terrible acontecimiento, desgraciadamente ha sido silenciado por propios y extraños. Podemos afirmar sin atrevernos a equivocar que no ha habido holocausto más terrible que este, ni siquiera comparándolo con el holocausto nazi de la Segunda Guerra Mundial, en pleno siglo XX (en Europa), que según expertos, se calcula que pueden ser, seis millones de seres humanos asesinados tan salvajemente como a los 60 millones de aborígenes de Abya Yala, por invasores europeos.

John Maximino Muñoz Telles, especialista en cultura indígena latinoamericana afirma que "la mayor masacre de la historia de la humanidad, ocurrió aquí". Antonio Espino López, explica que las "masacres, asesinatos, amputaciones de manos y pies, heridas curadas con aceite hirviendo, violaciones… semejantes crímenes parecen sacados de una mente perturbada. (…) Esto era el día a día en las batallas que tuvieron lugar durante la conquista de América. Un período de nuestra historia que tiende a mitificarse obviando sus pasajes más oscuros", De igual manera está la narración escrita de Fray Bartolomé de las Casas en su obra titulada: "Brevísima Relación de la Destrucción de las Indias", donde se revela las más crueles arbitrariedades aplicadas por los invasores en contra de los aborígenes.

El mismo Libertador Simón Bolívar en la Carta de Jamaica, al referirse a la arbitrariedades de la conquista americana dice: "Tres siglos (…) que empezaron las barbaridades que los españoles cometieron en el grande Hemisferio de Colon. Barbaridades que la presente edad ha rechazado como fabulosas, porque parecen superiores a la perversidad humana; y jamás serian creídas por los críticos modernos, sí constantes y repetidos documentos no testificasen estas infaustas verdades".

A más de quinientos años del terrible holocausto de Abya Yala (hoy América) las heridas de la patria aún siguen abiertas y sólo sanaran cuando surja el gran sueño de la libertad como prodigio sublime para la humanidad.

Ayudemos a la patria a parir "pa´que se ponga bonita" y la UTOPÏA sea la esencia real de la voluntad de la vida.

DESCOLONICEMOS EL PENSAMIENTO Y NOS HAREMOS LIBRES

¡A TIRAR FLECHAS DE LA BUENA PARA QUE LA PATRIA PUEDA PARIR¡

QUE NAZCA LO QUE TIENE QUE NACER, Y MUERA LO QUE TIENE QUE MORIR.

Gracias amables lectores. HASTA LA PRÓXIMA FLECHA

Reinaldoc06gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 677 veces.



Reinaldo Chirinos

Licenciado en Educación Mención Desarrollo Cultural. Facilitador del INCES.

 reinaldoc06@gmail.com

Visite el perfil de Reinaldo Chirinos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Reinaldo Chirinos

Reinaldo Chirinos

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a265571.htmlCd0NV CAC = Y co = US