(Recuerdos ingratos)

Paz, hambre y ocho niños

Este martes seis de junio once de la mañana, sentí ruido, voces y expresiones gruesas en un solar frente a mi casa, eran ocho niños tumbando mangos verdes, sus edades iban de los seis a los doce años. El mayor que fungía de jefe permanecía sentado en un pedazo de un viejo banco de cemento y saboreaba su fruta.

Inicié una conversación con este niño líder, sobre los mangos e incluso los ayudé a visualizar algunos que rápidamente los bajaron, luego me rodearon e hicimos una conversa colectiva, entraron en confianza, me pidieron agua y les traje el agua con hielo, les interrogué y las respuestas eran contradictorias, hasta que llegó un momento en que se franquearon. El mayor dijo—No voy al liceo porque no tengo zapatos—cada uno de ellos dio su versión, pero todos coincidieron en que pasaban hambre y sus padres no tenían los medios para alimentarlos, vestirlos y enviarlos a clases.

En la conversación no hubo vulgaridades, al contrario hubo expresiones amables, de respeto, fue como una reunión de un anciano con sus nietos, un encuentro de camaradas, una asamblea de ciudadanos. Ellos andaban por allí "Rebuscándose", aparte de los mangos no abundaron en otros detalles.

A finales de la década del 70 o comienzos de la siguiente, trabajaba en la ciudad de Caracas para la Galería de Arte Nacional, recuerdo un día de la juventud, me encontraba en el museo organizando unas exposiciones para el interior del país, estaban solas las áreas administrativas, cuando sentí un ruido, y era un niño pasando coleto, y le pregunté, y por qué estás haciendo eso en tu día, me contestó que su padre estaba enfermo y el vino a sustituirlo.

En la década del ochenta estuve unos meses en Bogotá en cursos de la UNESCO; me interesó mucho la situación de los "Gamines " que eran un verdadero azote en la ciudad. Con una cursante colombiana sociólogo de profesión nos dedicamos a hacer algunas indagaciones, sobre estos niños de la calle, origen, lugares donde dormían, sobrevivencia, drogas, etc. Eran tan numerosos que la policía O no tenía retenes suficientes O apelaban a la hipocresía del Estado burgués colombiano no encarcelándolos para no evidenciar la realidad del drama social, y, entonces la policía se limitaba a capturarlos, raparles la cabeza y echarlos de nuevo a la calle. No era difícil imaginar su destino. ¿Después de aquellos años, que ha pasado en la sociedad colombiana, sobre todo en el pueblo humilde? Bastante literatura existe sobre ello.

En un foro donde tratamos estos temas sociales, alguien intervino recordando algunas tesis que manejaban desde hacía bastante tiempo el imperio y las clases dominantes en cuanto a la planificación demográfica para nuestros pueblos pobres. "Es preferible evitar la concepción O eliminar al niño en el vientre, que tener que matar al adulto en la selva guerrillera".

Existiendo numerosas experiencias, La desatención a los niños, es un tema que debe disparar las alarmas en nuestra sociedad, las consecuencias son demasiado conocidas .Por mucho que los sectores clase media y alta, protejamos a nuestros hijos y nietos, nada impediría que los sin escuela, en chancletas, hambrientos, sin hogar y sin afectos, los abandonados de siempre; como suele ocurrir, terminen siendo los victimarios de los mejores ubicados socialmente: de nuestros hijos y nietos.

Hace alrededor de cuarenta años el notable criminólogo Elio Gómez Grillo, publicó un artículo en el Diario "El Nacional"; donde narraba una visita a un país nórdico , sorprendido de lo que veía, le comentó al anfitrión--¡Caramba! Ustedes si tienen guarderías e instituciones que se ocupan de los niños—Así es contestó—nosotros somos un país de escasos recursos, y nos ocupamos de los niños, para no tener en el futuro que construir cárceles para adultos. Es obvio, que el tratarse de niños, es referirse a lo simbólico -esencial de una sociedad: crecimiento demográfico, familia y construcción de nación y futuro.

Confieso que esta conversación con estos ocho niños hambrientos, menesterosos, en nuestra Venezuela desnuda (¿pos-petrolera?)Me trajo INGRATOS RECUERDOS y, lo grave de todo esto, es que, si este fenómeno en esta población de San Joaquín de veinte mil familias existe y se está acentuando, ¿que estará pasando en las grandes urbes con la población de niños y jóvenes?. Comenzando a gobernar Chávez se habló bastante de orientar políticas hacia el desarrollo endógeno, para tratar de escapar de la arraigada dependencia: Política, económica, tecnológica y cultural de los estadounidenses y europeos, y se adelantaron iniciativas, entre ellas el diseño con amplia participación colectiva en una Magna Carta, que aún con gazapos, fue una obra de grandeza política constitucional, pero la vorágine petrolera, el torrente de divisas, el maná, llenó los bolsillos de unos cuantos empresarios vivarachos y de activos escaladores ubicados en la Clase política de turno en el poder, en el marco de un inexcusable comportamiento rutinario en las curules legislativas: Asamblea Nacional, Consejos Legislativos, Cámaras Municipales, todo esto sinergizado con la desacertada acción del ejecutivo agravado con sus inútiles e improductivos enroques ministeriales, etc., etc. Todo ello se tragó ideas, buenas intenciones, debilitándonos y agrietando el entusiasmo sembrado en los primeros años del proceso político Bolivariano, cuestión que vigorizó las históricas intenciones y apetitos de los sectores político-económicos depredadores internos e imperiales.

Temo--- que lo que ocurre en este Municipio donde habito, azotado por diversas expresiones delincuenciales, asaltos a viviendas por grupos armados, atracos en la vía, asesinatos, robos en locales comerciales, bachaquerísmo y especulación, a cielo abierto, anarquía en los precios de cualquier producto--- Pueda ser una muestra-terror de la calamidad nacional que urge enfrentar, sin evasiones .

A esto se une un conjunto de rumores en el pueblo sobre graves irregularidades en el gobierno Municipal, que considero deben ser aclaradas con prontitud, entre otras cosas, porque al frente del Gobierno está una dama profesional de la educación, que tiene nuestra estima y, sería muy lamentable un fracaso en su gestión, pues ya que antes de ella, estuvieron dos alcaldes de ideas teóricamente revolucionarias que han pasado por esa instancia sin mayor significación y, la defraudación popular afectaría un patrimonio teórico-intelectual-ideológico, de esperanza y credibilidad, de aquellos que hemos votado por ellos identificados con las ideas del cambio social y sobre todo, y es grave de toda gravedad la incidencia negativa en una población que espera mucho de sus líderes. Sencillamente hay que hacer honor y respetar la confianza que un sector importante de la población hemos puesto en ustedes.

¡Ojalá! Que Tirios y Troyanos, no sigan ignorando y subestimando a este pueblo, por razones de Clase, por oportunismo O por ignorancia, abusando de los viejos vicios de la socialdemocracia, del nepotismo, el amiguismo y clientelismo…….. ¿Qué dice la Cantata Oriental?...

"Allá en nuestro campo hay humildes flores que no tienen nombres pero dan colores…" (1)

"Si a tanta miseria pusieran remedio, la Paz floreciera por todos los predios, florecería el alma, florecería el hombre…" (2)

LA REVOLUCIÓN ES CULTURAL

  1. Canchunchú Florido (Merengue Oriental)/Colección discográfica Venezuela Plural/Producción Centro de la Diversidad Cultural, a los cien años de Luis Mariano Rivera.

  2. El Dios hecho hombre (Aguinaldo)



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1024 veces.



Rafael Castro

Productor del Programa Historia Cultura y Sociedad, en Radio Comunitaria Panela 96.9 FM, de San Joaquín, Estado Carabobo/miembro de la Comuna Socialista Carabali

 racasc5@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Castro

Rafael Castro

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a264538.htmlCd0NV CAC = Y co = US