Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Venezuela. Soplan nuevos vientos. ¿Falta un bravo capitán?

A Evo, como a Maduro lo cercan. Al segundo han podido haberlo defenestrado pero no se les han dado los planes. Se suele decir en nuestro lenguaje coloquial que quien mucho abarca poco aprieta. Como diría un mexicano, "no es suficiente querer, hace falta que a uno le quieran" y tomar los caminos adecuados, aunque sea atajos. Los partidarios de la injerencia han aspirado demasiado. Hasta han jugado a la guerra, por ahora no a la tradicional, que está en los planes desde años atrás, para eso existen las bases militares, pues ellas no son para hacer excursiones ni deporte, pero si a la que ahora llaman de nueva generación que empieza por la propaganda, lo que implica mentir y sembrar valores falsos, la idea que ellos están sujetos a la amenaza del mundo entero, hasta de los extraterrestres y por supuesto de nosotros, los casi desarmados latinoamericanos y la económica que tiene muchas facetas. A Cuba, al margen de lo que se pueda opinar acerca del régimen de la isla, eso es asunto de ellos, esa guerra entre otros nombres tiene el de bloqueo. A Bolivia le han hecho de todo y lo que más les incomoda, son vainas de los racistas, que un indio, de aquellos recogedores de coca, haya resultado el mejor de los presidentes que allí haya habido allí en muchísimos años. Lo que mal habla de los descendientes de los conquistadores y bastante bien de los de Tupac Amarú y Manco Capac y todos los descendientes del sol.

Quieren hacer esa guerra a Venezuela, porque hay aquí una constitución que hace escabroso lograr a corto plazo lo que quieren. Y ellos suelen siempre andar muy apurados, por los caminos rectos, no por pulcros, sino por ser más cortos; por eso siempre ponen por delante ese juego con armas convencionales donde es difícil ganarles, por la cantidad de ellas que poseen y el entrenamiento de sus guerreros, mayormente mercenarios. Para ellos, la inversión debe recuperarse rápidamente y de manera ajustada, que nunca lo será, por lo tanto que cargan y les gusta cargar. Por eso sucedió el golpe de Carmona. ¿El primer decreto de éste cuál fue? Pues derogar la constitución del 1999 y disponer de manera personal, casi como si fuese Dios, hacer vigente la de 1961. Justo lo que quieren los injerencistas.

A Lugo en Paraguay, le montaron una trampa jurídica y le sacaron del poder antes de tiempo. No sé si fue Dios u otro, pero a Chávez le sacaron de la vida y sin duda, eso tuvo una enorme trascendencia. Pudiera ser, como dijese un cristiano, lo que no es nada irónico, que de nuevo nos puso a prueba para sepamos el material del cual estamos hechos. Vilma, la brasileña, también resultó víctima de una sucia jugada en la cual personajes convictos en corrupción como Eduardo Cunha, por eso está preso, sentenciado y sin nadie quien le defienda, y Temer, ejerciendo la presidencia con un rechazo popular descomunal. En esto creo que tiene la palma mundial. En Argentina, esa vez por la vía electoral, no por los golpes que allí han dado los gorilas con apoyo de EEUU, sin que, por lo menos que uno sepa, se haya hecho un balance comprensible y pedagógico, el grupo peronista de los Kirchner perdió las elecciones. Por ahora solo diré, lo que no explica para nada el asunto, es un simple comentario, me pareció, por las veces que le vi en la tele, el candidato apoyado por Cristina y su partido no es justamente un hombre de mucho carisma, no lucía convencido del rol que había asumido. Tanto es así que no sé cómo se llama. Lo importante es que Macri ha hundido la economía Argentina, sin que allá haya un "dólar to day" jodiéndole la vida y tampoco los gringos le hagan la guerra económica. Pero sí, todos los días, los trabajadores argentinos están en la calle peleando contra el saqueo a sus bolsillos, por la inflación, aumento desmesurado de los servicios y el recorte de todos los beneficios alcanzados en los últimos años, tal como recomienda el FMI, "salga sapo o salga rana", sin importar los tiempos, sitio y el daño que eso cause. El "respaldo popular" a Macri se le ha ido como agua entre las manos. Es un ejemplo clásico de lo que los nuevos conquistadores quieren. Sería bueno que la gente escuchase el discurso de Petro y Fajardo en Colombia a lo largo de la campaña, particularmente lo relativo a la educación gratuita. Y luego, después de haber ganado, pero quedando en desventaja, escuchar a Duque, del uribismo, asumir, de embuste-embuste, como se dice en Venezuela, el discurso de ellos por el tiro que recibió en el ala.

En Ecuador pasó lo que todos sabemos. No obstante, es bueno reconocerlo, pese los enfrentamientos entre Lenin Moreno y Rafael Correa, la política internacional o latinoamericanista de ese país no ha variado mayor cosa. Han estado firmes en reconocer el derecho de nuestros países, incluyendo Venezuela a resolver sus asuntos internos. En Uruguay uno, desde acá, la caliente costa caribeña, nota un frío tan intenso como si ese país se hallase en la Patagonia. Uno, en veces, no sabe a ciencia cierta si Tabaré "es chicha o limonada", para hablar al estilo de Pepe Mujica.

Solo hemos hablado de Suramérica. Porque hasta ahora el resto, más allá de nuestro paralelo norte, había estado igual.

Ese cuadro que no le ha sido suficiente a Almagro y su pandilla injerencista de la OEA, organismo que se volverá a reunir ahora en junio intentando se les dé carta aval para invadir a Venezuela, pareciera empezar a cambiar para peor. Ahora mismo, con mucha amargura para los injerencistas, los resultados electorales de Colombia han marcado una pauta que pudiera ser la recomposición de un cuadro nuevo, distinto para ellos. Este domingo quedó hecho polvo el eterno control de los partidos Liberal y Conservador. El uribismo, heredero de aquellos y con vínculos por demás conocidos, llegó en primer lugar, pero en desventaja con respecto a las fuerzas que le adversan. Tanto que, en las elecciones de segunda vuelta en junio, pudiera resultar vencedor Gustavo Petro, con el apoyo de todo el universo colombiano contrario a la guerra, dentro y fuera de Colombia. Y pese lo que algún extremista y hasta con poca perspicacia para captar las diferencias diga y hasta de verdad perciba, entre Duque y el ex alcalde de Bogotá hay mucha diferencia. Además, el cuadro político colombiano, en buena medida también aderezado por la paz interna y la incorporación a la lucha legal y pacífica de nuevos factores, como quienes integran ELN, allá, en la hermana república, las cosas tomarían otro cariz, tal como la empezaron a tomar ahora mismo, después de firmado el acuerdo de paz con las FARC.

En México, ese México tan cerca de EEUU, pero separado de ese país por un cruel e inmenso muro que habla de racismo y tan lejos de Dios, las cosas también tienden a tomar un carácter distinto a lo tradicional. El PRI y el PAN que, en los últimos cincuenta años por lo menos, han dominado la política mexicana y en estrechos, como demasiado, compromisos con EEUU, según las encuestas todas, pierden las elecciones con Manuel López Obrador, un candidato a quien hasta en diarios muy serios como La Jornada, se le califica de "izquierda". Pudieran tener que unirse los partidos de la derecha toda, como en Venezuela, para detener el avance del candidato de Morena, pero, en el menor de los casos, sería esa una advertencia que los vientos vienen fuertes.

¿Y Brasil? ¡Ay Brasil! Para decirlo en recuerdo de aquel narrador del futbol de origen español llamado Lázaro Candal que tanto nos alegró la vida, las tardes y noches de partidos. La derecha, manejada por el injerencismo, ha hecho de todo para anular a Lula. Hasta preso le tienen por un delito que no existe. Porque el verdadero "delito" del ex presidente y dirigente obrero, de esos que trabajó en las fábricas, marcó tarjeta y se retrató para cobrar salario, es ser el favorito de las masas populares para volver a ejercer el gobierno. Y Lula, ya sabemos lo qué significa y podría significar para volver a recomponer el cuadro latinoamericano, aunque sigamos lamentando que ya no están Néstor Kirchner y Hugo Chávez. Lula podría ser un bravo capitán.

Pese uno tenga mucho poder, riqueza, servidores y hasta talento, las cosas no siempre nos resultan fáciles, pues la vida es demasiado correosa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1691 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a264102.htmlCd0NV CAC = Y co = US