Concretar soluciones

La realidad salta a la vista. Lo ocurrido el domingo 20MY, puede tener diferentes lecturas, pues los números a decir de Pitágoras dan para todo tipo de interpretación, además si fijamos la premisa de que las leyes de la naturaleza son los pensamientos matemáticos de Dios.

Si bien para algunos connotados pensadores dentro del chavismo el resultado electoral no se debe adosar a los jefes partidistas así como tampoco a los burócratas, es claramente una victoria de los de abajo de los que han comprendido la dimensión Patria mientras para unos ha sido una victoria pírrica, para otros fue el mayor de los éxitos del proceso revolucionario, que aún y dándose dentro de un contexto político económico internacional como el asedio permanente al cambio en el cual persiste la revolución bolivariana.

Los resultados electorales siempre dejan una enseñanza, amen de que las derrotas no tienen padre reconocido, la victoria sea cual sea su calificativo, son victorias que llevan el sello y la confianza del soberano.

Lo cierto es que el 20MY, el pueblo salió a ejercer su derecho al voto, su irrenunciable derecho a elegir a sus representantes, a pesar de todos los obstáculos, como la plena paralización de los concesionarios del transporte privado (llamado público por error), la gente logro movilizarse hasta los centro de votación y desafiar en su cara al deseo imperial de suspender las elecciones.

El atreverse a expresar su voluntad de sufragar por los distintos candidatos se convierte en ese contexto de una mortal guerra económica, falta de servicios que no funcionan, escasez de alimentos -en una verdadera osadía- que nos hablan de un pueblo que se agiganta ante las adversidades, pero que reclama a su vez, que todas las propuestas realizadas desde la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) hasta el presente se hagan realidad, se manifiesten en soluciones concretas de manera tangible, que dejen de ser simples aspectos declarativos y se vuelquen a satisfacer las necesidades de todo un pueblo que clama, casi que con suplica la redención de sus problemas.

En una entrevista que el pasado domingo le hicieran al constituyente y hombre de larga y dilatada trayectoria en la política venezolana-Julio Escalona-ante la pregunta del periodista entrevistador, de que hacer luego de la victoria y reelección del Presidente Maduro, el entrevistado respondió de manera diáfana y sincera de que el único camino para preservar la revolución bolivariana el la hora de "CONCRETAR SOLUCIONES".

Julio Escalona, es un hombre de talla de alta moral, que en su momento arriesgó su pellejo para luchar y demostrar sus verdades; hoy día es constituyente crítico que con su sapiencia viene haciendo llamados y alertas a la conducción del gobierno; Julio Escalona, es como uno de los padres políticos del actual presidente de la República, en consecuencia éste debería de escucharle y poner en practica sus sugerencias y observaciones.

Sabe Julio Escalona como gran conocedor del pueblo venezolano, que este es un pueblo inteligente pero también paciente, que sabe esperar y prefiere una salida electoral a los problemas de la actualidad a que una salida eventualmente violenta que puede colocar en riesgo el proceso revolucionario. En ese sentido, plantea Julio Escalona que "la gente esta pidiendo un compromiso con el presente mediante propuestas de soluciones que podemos construir juntos", la población "quiere soluciones para hoy, inmediatas, que para que no sean simplemente coyunturales, tienen que ser por el futuro, que como sabemos, el futuro se construye hoy".

En ese contexto, el concretar soluciones, que es el clamor de hace mucho tiempo, significa hacer realidad y concretar el accionar del poder popular, que el gobierno de calle sea vinculante con la solicitud de la calle ( la gente); que minimizar el burocratismo pasa por disminuir la cantidad astronómica de ministerios, que incentivar la amplitud y horizontalidad es acabar en lo posible con los enroques ministeriales, desmontar la mafias exógenas y endógenas, fortalecer y hacer efectivas las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC),ya basta de precios acordados que benefician a los comerciantes y especuladores, ya basta de afectar al pequeño productor, al bodeguero que es el eslabón más débil de la cadena.

El concretar soluciones, pasa por la urgente necesidad de atacar no de manera efectista sino real y practica lo tangible, lo cotidiano cual es el incremento desmedido y sin control de los precios de todos los productos y el mal funcionamiento de todos los servicios, las fallas y debilidades de los funcionarios de la administración publica, lo que llama Carlos Lanz-la entropía revolucionaria- que no es mas que el papeleo y las alcabalas que tiene que sortear el pueblo a la hora de solicitar alguna solicitud del gobierno.

Concretar soluciones pasa por desenmascarar el problema de las quintas columnas que tienen mas poder de lo imaginado.

En lo político, es necesario tener presente que las maquinarias del partido no puedan estar por encima del poder popular y si somos una democracia participativa y protagónica el nuevo paradigma del cual nos alardeamos ante el mundo, el poder constituido debe estar al servicio del poder constituyente, ese poder que se construye día a día en las profundidades del barrio y la aldea rural del hombre sencillo él cual hasta ahora viene cediendo su poder y exige concretar soluciones.

Un pueblo en revolución necesita que sus dirigentes estén a la altura de su pueblo, la arrogancia de la dirigencia no es buena consejera.

Para finalizar retomo una expresión de Julio Escalona: "El pueblo acusa a la burocracia pública y privada, más allá de PDVSA, de complicidad con el contrabando, los ilícitos bancarios, la especulación. Al Seguro social de negociar con las medicinas. A funcionarios que importan alimentos y materias primas con dólares subsidiados, de entregarlos a canales privados desde donde se organiza el bachaqueo, el contrabando, la especulación. La gente no olvida el cadivismo y otras tropelías. Adelante Nicolás".

La República Bolivariana de Venezuela, constituye hoy la dignidad de los pueblos del mundo, que puja por construir una sociedad diferente, que reclama nuevas caras, mejores acciones sin viejas mañas. El pueblo es sabio y paciente, pero su capacidad de aguante lo puede llegar a rebasar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 895 veces.



Heriberto Rivera


Visite el perfil de Heriberto Rivera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Heriberto Rivera

Heriberto Rivera

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a263684.htmlCd0NV CAC = Y co = US