¿Y después de las elecciones qué hará Maduro?

Sin una idea clara de lo que queremos como sociedad todas las "tácticas" son inútiles; cuando mucho, frente a un enemigo que sí tiene la suya bien definida, pudieran llegar a ser respuestas reactivas. Sin tener una estrategia, un objetivo central y fundamental, una razón sagrada para la lucha, como dicen, cualquier cosa que se haga es producto de la improvisación. En estos cinco años se perdió la visión estratégica de la política y todas las decisiones han sido reactivas, han dependido exclusivamente del comportamiento hostil de los enemigos. Pero sin una motivación consciente las acciones son más bien reacciones para igualar los golpes enemigos, son movimientos defensivos. Lo que ahora llama el gobierno "política" ha sido un ir resolviendo entuertos según como han ido viniendo; solo para sostenerse en el poder; huérfanos de verdaderas razones políticas y razones sociales para la lucha.

Antes de morir Chávez hubo una estrategia bien demarcada para perfilar la política: el socialismo definido en el Plan de la Patria. Sin embargo el socialismo es uno solo, un cambio del espíritu, un entusiasmo por cambiar la sociedad, una actitud de lucha sostenida, y un cambio al orden social, una revolución económica y cultural. Como estrategia esto supone que una dirigencia política socialista nunca renuncia a ella; aún frente a las embestidas del enemigo siempre se tiene en mente avanzar en dirección al socialismo, no es una reacción sino que persigue al enemigo y lo enfrenta en todos los terrenos; cuando se busca cambiar el orden de las cosas, volear la tortilla social así debe ser. Por otra parte, los ataques del contrario son naturales, no son maluquezas. Los socialistas pujan por el cambio social, económico y espiritual, y la derecha y los capitalistas, la burguesía, luchan con todas sus armas por conservar sus privilegios. La revolución es una lucha sostenida y cuando vamos a la guerra, lo menos que podemos esperar de nuestro enemigo es que nos haga mucho daño.

Sin la dirección estratégica uno se pregunta ¿Buscar financiamiento para qué, para apoyar el mismo esquema de un supuesto desarrollo económico sin alma? Ahora mismo el Petro no tiene sentido mientras la sociedad de los más necesitados y la clase media de empleados está por fuera de sus supuestos beneficios. Mientras se espera por los efectos salutíferos de la "mano invisible del mercado" los más pobres cargamos con los sacrificios, "mientras se activa el aparato productivo", mientras los ricos se hacen más ricos, el resto debemos pagar con esfuerzos inusitados. El Petro no significa en nada que van cambiar los actores sociales, que van a desaparecer los parásitos de la renta petrolera; se seguirá financiando, con tozudez, a este nuevo modelo "madurista" de sociedad clasista el cual en algún momento se dijo que iba ser transitorio, una respuesta de emergencia a la "guerra económica". Perro ahora los claps, y el carnet de la patria son una institución, el modelo perfecto de sociedad precaria nacida de la improvisación.

Por otra parte la sociedad está fragmentada, es presa fácil de los demagogos haciendo las más absurdas promesas. Hay un candidato que promete todo, acabar con la corrupción, con las colas, con la escasez, con los sueldos bajos, promete la unidad de la sociedad y la paz. Y el presidente promete arreglar lo que el mismo descompuso por su cansancio político y por abandonar a Chávez y el socialismo, y la gente todavía cree que va a concurrir a unas verdaderas elecciones, es decir, que realmente va a elegir… ¡Da risa y tristeza a la vez!, pero por lo ridícula y patética de la situación.

¿Qué pasará después del 20 de Mayo? Gane quien gane, indiferentes a las expectativas de la población y sus necesidades, el gobierno que venga va endeudarse en los centros financieros internacionales para levantar los destrozos, y los más pobres vamos a pagar esa deuda, como siempre, la misma que contraerá el gobierno a nombre de los distintos grupos económicos convocados para la recuperación, que están como caimán en boca de caño, al asecho de lo que deben ser beneficios para toda la sociedad.

Gane quien gane las soluciones que se prevén no indican cambios sino retrocesos dentro del modelo capitalista, en ningún lado aparece la posibilidad de una revolución social verdadera, solo se habla de dolarización, de inversiones extranjeras poniendo por delante a PDVSA (como en la expo de la "Venezuela Potencia"), se habla de endeudamiento, de dinero fresco, de entregar Petros a los empresarios, y todas esa "recetas" son para favorecer a los mismos oligarcas, banqueros empresarios y burócratas, los mismos sátrapas que quiso vencer Chávez alguna vez.

Ahora nuestro destino depende de promesas, no de nuestro propio esfuerzo y voluntad, eso murió con Chávez; depende de la activación de las fuerzas productivas CAPITALISTAS, privadas (de una reputación oscura como mercachifles que no producen ni un clavo), o de la "mano invisible del mercado", que es la misma cosa: las mentiras siempre son mentiras, no importa de dónde provengan.

28/04/2018



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1022 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a262450.htmlCd0NV CAC = Y co = US