Por la biblioteca de Eleazar Díaz Rangel o la tristeza de la invisibilidad

Eleazar Díaz Rangel, por razones de salud y prescripción médica, se vio obligado a buscar a quién donar su biblioteca. Nada más lógico que pensar, en primer término, en la Biblioteca Nacional. Siendo el notable periodista además una figura importante, sin que duda me quede, lo más natural era o es pensase que esa institución diese albergue y uso a sus "casi 4000 libros", según su propia cuantificación. Problemas pulmonares, según él mismo confesó en su artículo del pasado domingo, le hacían poco recomendable un ambiente lleno de libros, supuestamente polvo, hongos y hasta alguna otra cosa nociva que en ese mundo o ambiente se acumula.

Eleazar, como dijo él mismo, seleccionó unos cien libros –creo fue esa la cifra que mencionó, aunque pude haberla imaginado yo- de esos que cada uno de quienes coleccionan libros, según los gustos, para decirlo de manera simple, nunca se desprenderían.

Yo, un simple mortal, también me vi en la necesidad de hacer lo mismo que Eleazar, en cuanto a eso de deshacerme de unos cuantos libros. Pero, para fortuna mía, no por razones de salud y por supuesto menos prescripción médica, sino porque llegué a la conclusión que esa enorme cantidad de libros que había reunido durante largos años, haría un gran bien en otro u otros sitios. Nada hacían en mi biblioteca. Pues no estaba en mis planes hacer uso de ellos y al conocimiento es malo ponerle freno o enjaularlo. Entonces hice, como ya dije, lo mismo que Eleazar Díaz, seleccioné una cantidad, creo que la misma o simplemente esta fue la mía y ahora yo se la atribuyo a él por pura comodidad. Por cierto, entre los libros que decidí siguiesen a mi lado, está uno sobre la "Historia del Beisbol Venezolano", escrito entre el ahora director de "Últimas Noticias" y Becerra Mijares. También una Antología de Literatura Hispanoamericana que lleva la firma autógrafa de personajes como Orlando Araujo, dedicado a Caupolicán Ovalles, que en una noche de farras quedó en mis manos, estando allí sólo de mirón o arrimado, aunque pagaba mis tragos que me servían directamente en la barra. Pero escuchaba y deleitaba con aquel torrente de palabras e ideas. Me guardé unos cuantos de narrativa que es en buena medida mi lectura preferida desde hace muchos años.

Eleazar, después de tomar la dura decisión de deshacerse de aquello tan querido que le había acompañado por años, escribió a los directivos de la "Biblioteca Nacional" haciendo saber que donaba su biblioteca privada a esa institución. El donante es, como todos sabemos, un brillante periodista a quien he leído desde sus comienzos como redactor deportivo, aquellos, ¡cosas curiosas de la vida!, de cuando "Juan Vené" o realmente José Machado, cubría la fuente de la política. Ejerció por largos años como docente en la Escuela de periodismo de la UCV, hasta fue senador y, como él mismo informó, preso político en el cuartel San Carlos en la "era democrática". Siendo un columnista de fin de semana en el diario que dirige, es uno de los más leídos del país, pues generalmente es muy equilibrado, de estilo sobrio y con el respaldo de la copiosa información que recibe por estar al frente de aquél y sus muy buenas relaciones con ricas fuentes. En materia informativa pues, Eleazar es como uno de esos ríos enormes, quizás el Orinoco, que recibe cientos de ríos tributarios. Es decir, como ya dije, además de excelentes dotes de cordura y buena prosa, maneja copiosa y fresca información .Además, es inocultable que Rangel está entre quienes ven con buenos ojos al gobierno y desea a éste, con fuerza nada disimulada, encuentre el derrotero y por supuesto pueda eludir los zarpazos que los contrarios le lanzan.

Pudiera ser, eso uno siempre, informado de manera precaria no lo sabe, por aquellas cualidades, a los dos días de haber enviado su carta mediante la cual donaba sus libros o su tesoro, vio llegar a su casa un enorme camión destinado a recogerlos. Él no lo dice, pues parece más bien lamentarse haber tenido que desprenderse de aquello, que es un como decirle adiós a la vida pasada, pudo sentir más adentro, como en las gradas del medio, la satisfacción que lo que pudo coleccionar y utilizar por años será destinado a un fin que lo llena. Es decir, como dije antes, su trabajo, paciencia para atesorar aquello, será recompensado de manera que le agrada.

¿Pero por qué todos los mortales no tenemos la misma suerte? ¿Por qué para recibir esos tratos, pese la buena fe y los hermosos gestos, hay que formar parte de un círculo? ¿Cómo es posible que para que a uno le reciban algo que dona, que deja después de haberlo atesorado y reunido por años con amor y paciencia como una biblioteca, sea necesario ser bien visto por quienes habrán de recibir la donación? ¿Qué sería de uno si tuviera qué pedir?

Estas preguntas pudieran ser extrañas, pero son buenas para juzgar la conducta del Estado o instituciones hasta privadas, en otros casos, como cuando uno no es del gusto o goza del respeto de quienes debieran recibir una donación un tanto parecida.

No tengo un millón de dólares para donarlos a una biblioteca. Si lo tuviese y lo donase, seguro que la oferta me la arrancarían del brazo. Pero si tuve una cantidad de libros no muy lejana de la que donó Rangel. Y hasta casi me atrevo asegurar que en buena medida había muchos de los libros que él coleccionó. Como una casi completa colección de "El Cojo Ilustrado", que ayer fue un tesoro y hoy lo sigue siendo. Un buen día me aparecí a la Biblioteca del Estado, aquí en Barcelona y verbalmente manifesté a quien se me identificó como directora de la misma que había decidido donarle a aquella mi biblioteca o inventario de libros.

-"No podemos recibir esa donación porque es casi seguro que esa biblioteca está infestada".

Esa fue la respuesta a lo que creí un bello gesto.

Pero pese todo me atreví a preguntar:

-¿Pero cómo asegura usted eso si nunca ha estado en mi biblioteca?

Me atrevo casi a asegurar que el ambiente de mi biblioteca es mucho más sano que el de esas bibliotecas caraqueñas que no gozan del sol nuestro. Pero la funcionaria decidió por adelantado otra cosa. Como médico que no ausculta al paciente. Por mi insistencia, casi sintiéndome ofendido, optó como para calmarme y por sugerencia mía enviar dos "expertos" al día siguiente a mi casa para que observasen el estado del material que a mis ojos estaba muy sano. Además, le señalé que si no les parecía apropiado destinar ese material a esa institución por su estado de salud, donde a mis ojos los libros no estaban mejor tratados que en mi casa, podían a su vez donarlos a una o varias escuelas. Me fui con la promesa que irían a visitarme.

Cinco días después, cansado de esperar, volví a insistir y escuchar la misma cantaleta, salvo que esta vez no recibí ninguna promesa.

Menos mal que un colega se llevó una buena parte para la pequeña biblioteca de su pueblo, pues por asuntos de transporte no pudo llevarse todo y otros los doné a un buen muchacho, estudiante que nos hacía trabajos en la casa, quien logró venderlos en su sólo beneficio, unos al mayor a un revendedor y a unas cuantas personas al detal, habiéndose instalado por días en las cercanías de la plaza Bolívar de esta ciudad oriental.

De donde, cada día que pasa parece tomar fundamento una pesimista idea que viene acompañándome, según la cual hasta para que a uno le reciban una donación hay que estar cerca de los dioses. Porque hay quienes al parecer estamos contaminados y "quien nace barrigón".

De todos modos Eleazar, me alegro por la atención que recibiste, pues pese no nos conozcamos y sólo hayamos hablado unas dos veces, sin que tú nunca supieses de mí, no solo te leo como con devoción desde hace mucho más de cincuenta años, porque en mucho he coincidido contigo, me agrada tu estilo literario, manera de abordar los temas políticos, porque de tu figura emana sensatez y hasta bondad. Sé que los míos, tal como son la mayoría de ellos, andan por allí repartiendo inconformidades, pues de verdad, verdad, la mayoría son de un pensamiento "infestado". Me alegra que mejore mucho tu salud y sepas que a esos libros tuyos le darán un buen destino. Además, deseo fervientemente mejores tu salud. Haces falta.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 932 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a261381.htmlCd0NV CAC = Y co = US