Mi palabra

Chávez, por ahora, y siempre

El diablo antes de ser diablo fue Ángel,

y judas andes de ser traidor fue discípulo de Jesús.

Anónimo.

El tiempo va dejando huellas imborrables en medio de su paso indetenible, hasta convertir en recuerdos cada momento de cualquier poblador. Sin embargo, la historia registra nombres de grandes hombres por su aporte invalorable al despertar de los pueblos, en busca de su verdadera emancipación. En esa selecta lista se ha sembrado el inolvidable "arañero" de Sabaneta; el eterno soñador Hugo Chávez Frías, quien nació para andar los caminos, como el niño, cuando se divierte en el columpio, en un alegre ir y venir, consciente y seguro en medio de su inocencia, disfrutando cada movimiento con la alegría, y felicidad, tan valiosa y necesaria para volver a impulsar el aparato, tan lleno de emociones, como el día anterior.

Han pasado cinco años de haber entrado a las páginas de la inmortalidad. El 5 de marzo de 2013, cuando el combatiente Nicolás Maduro, anunciaba su muerte física, para regarse en todos los rincones, y llenar de lágrimas el rostro de millares de hombres, y mujeres, conscientes del vacío dejado por este hombre universal, quien supo ganarse el cariño de un pueblo, cuando no se veía la luz en medio de las grandes dificultades, bajo el dominio de los dos grandes partidos (AD y COPEI), el cual se turnaban el poder con la mirada complaciente de los gobiernos estadounidenses. Chávez, llegó para despertar a ese pueblo, cuando la represión era la respuesta ante los reclamos, hasta llegar a un episodio muy triste y negro en la historia contemporánea de nuestro país: "El caracazo".

La fuerza, la valentía, y la moral del comandante, es un ejemplo a seguir, como sigue un hijo los pasos de su padre, cuando lo guía por el camino de la sabiduría, por eso es bueno recordar una máxima muy poca difundida, cuando el progenitor le dice a su descendiente: "Mira por donde caminas" y al instante el hijo le responde, con una precisa reflexión: ¡el que tiene que tener cuidado, eres tú, porque yo sigo tus pasos! Chávez, supo andar en medios de esas grandes dificultades planteadas por la derecha apátrida, y por el eterno enemigo de los pueblos: el imperialismo, el cual cada día se muestra más amenazante, y sumamente peligroso, por la grave crisis del capitalismo, porque su finalidad es conseguir su objetivo, sin importarle, si desatan un conflicto bélico mundial, con tal de mantener la hegemonía.

Desde el mismo momento de la muerte del Comandante, se presentaron las disidencias de antiguos acompañantes, por unas u otras razones, hasta convertirse en verdaderos títeres del capitalismo. Bien lo dice un entusiasta camarada: "Estamos metidos en una tarea muy difícil, pero estoy consciente, porque Chávez, siempre lo decía, estamos enfrentados a un enemigo muy poderoso: el imperialismo, y a los que se le van arrimando" Por eso, no es extraño ver y escuchar voces, como si estuvieran en un juego de niños, hablando y haciendo planteamientos, sin atacar en profundidad la verdadera esencia del capitalismo, y la ubre que lo amamanta: el imperialismo. El Comandante, estaba muy claro en su visionario pensamiento, porque en ningún momento titubeó, cuando la muerte lo asechaba, para pasarle el testigo de relevo al camarada Nicolás Maduro, como su sucesor para llevar las riendas del país.

Al Presidente Nicolás, le ha tocado recoger las verdes, y las maduras, pero se ha mantenido firme, levantando las banderas de la dignidad, cumpliendo con el compromiso adquirido de un maestro. A cinco años de la siembra del comandante, nos encontramos haciéndole frente a la tempestad, con la fuerza, y la moral, que nos dejó sembrada en la conciencia, porque pueden más las ideas, cuando se lucha por un pueblo noble y generoso, como el que dejó Simón Bolívar, que un batallón imperialista, y los gritos de lobos en medio de la oscuridad pidiendo a todo pulmón una invasión. Nadie pensó, ni el mismo Comandante Chávez, que aquella palabra pronunciada para hacer un alto en la lucha: ¡POR AHORA! se iba a convertir con el correr del tiempo en un faro de luz de los pueblos del mundo por su emancipación. ¡Chávez, vive! ¡Hasta la victoria siempre!


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 374 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a260288.htmlCd0NV CAC = Y co = US