Mi pobre país rico...

Unos dos meses fuera del aire, utilizando términos de radio, ausente de Aporrea, no por Aporrea en sí, ni por quienes escriben, opinan con toda libertad, los que aún defienden al ciento a un equipo de gobierno, los de izquierda radicales, marxistas-leninistas, los que creen en la dictadura del proletariado, en el materialismo dialéctico e histórico, sin duda una doctrina científica, pero utópica, los revisionistas, los híbridos de socialismo, socialdemocracia, socialcristianismo, y los que ya convencidos que aquí no ha habido ninguna ‘’revolución’’; hubo intentos iniciales, en teoría y práctica, todo parecía ir bien encaminado, pero de repente todo se fue derrumbando, hasta llegar a los extremos deprimentes por los que estamos atravesando.

En honor a lo que podemos confesar como verdad, pensamos que, es posible que seamos proclives a someternos a profundas reflexiones y análisis, y llegar a pensar a veces, nos invade la sensación de dejar de opinar o escribir y sumirnos en el silencio, pero tampoco es lo lógico, aunque hay silencios que son semilla,germinan y dan fruto, pero en este caso sería la semilla infértil de la indiferencia, mejor es poder concatenar decisiones, que no son casuales, sino que estas provienen de la profundidad de pensamientos y sentimientos, arrancados de la calle de las vivencias diarias, que por lógica podamos quedarnos en una especie de neutralidad o escepticismo, ante lo que avistamos y vivimos en la cotidianidad, quién puede ser indiferente ante situaciones que nos han venido dejando fuera de la tranquilidad familiar, la tranquilidad para alimentarnos acorde a nuestros alcances y gustos, para cubrir necesidades de salud, de educación, de vivienda, de tener un medio de transporte individual o colectivo para desplazarnos con libertad y facilidades, para un sano esparcimiento sin las limitaciones a las que hemos llegado, y para colmo nuestros hijos, nietos, sobrinos, familiares emigrando ante la indiferencia de la sociedad, y más de un Estado y un gobierno que nada hizo para evitar esta fuga de talentos nuestros, nada hicieron las Universidades, tampoco la Iglesia, ni mucho menos los ‘’Gremios de Profesionales’’, Sindicatos, Organizaciones civiles o militares, nadie se apiadó de este grave y traumático problema, hay, opiniones diversas al respecto, pero culpables quienes tienen en sus manos las decisiones: El gobierno sus instituciones, y, las Universidades, que se olvidaron de que son los que preparan a los jóvenes y deben de llevarlos por caminos del éxito, sin abandonarlos o dejarlos apenas con sus títulos a la deriva, sin orientación, atención, porque de triunfar se trata, aquí en el país primero, y después en otras latitudes, está sucediendo lo contrario, tristeza, desolación, abandono, pérdidas, al tener que vender hasta de lo poco que habían obtenido los más avanzados de edad y que trabajaron y lograron ahorrar, y que de repente la hiperinflación los consumió y los que ni siquiera han trabajado pues se van, con menos riesgos, la aventura les espera.

Por estas y otras tantas razones, las ideas, que en un momento dado pudieron ser coherentes alrededor de un proyecto ofrecido, hasta con ordenamiento jurídico como respaldo; sin embargo factores diversos, como la pugnacidad o fuerte diatriba ensartada en los extremos del fanatismo o pasiones exacerbadas del politiqueo, tuercen el rumbo y perdimos la brújula para escoger navegar en un barco a la deriva, razones por las que se dividieron las opiniones e ideales políticos; por eso en Aporrea, observamos posiciones diversas de los otrora seguidores de la ‘’Revolución Bolivariana’’, luego inoculada con el híbrido del Socialismo del Siglo XXI, más armas para el enemigo, luego surgen posiciones de auténticos chavistas, o maduristas, o cabellistas y otras posiciones dentro de la revolución, u otras corrientes, por lo visto muy lejos de ser seguidores de la autóctona doctrina de quién está en el pedestal de la historia como el hombre más preclaro del siglo XIX, creador de Repúblicas, orientador en materia legal, democrática, a mi juicio una vez más traicionado, por liderazgos políticos en constantes enfrentamientos, a pesar de la CRBV, que contempla sus postulados, pero como todo, aquí a través de los tiempos, las leyes se convierten en letra muerta, y quienes mandan, ahora en forma de partidos políticos, son unos anarquistas, que obedecen a intereses individuales, élites, grupos y hasta sirven a intereses transnacionales, una vez más fracasan los liderazgos políticos, las razones las hemos esbozado en escritos por artículos anteriores en Aporrea.

En ese sentido hemos venido siguiendo las peleas entre los que se auto catalogan como verdaderos chavistas, y quienes defienden la corriente del presidente gobernante, es decir divididos en parcelas o individualidades, que asumen como líderes de verdad, pero como creer en tantas posiciones personalistas, que ya con sus peleas intestinas, y sus desaciertos como servidores públicos, muchos en entredicho, mostraron quienes son como llamados ‘’revolucionarios’’, por eso en Aporrea leemos a unos y a otros, y también la sensatez, las propuestas lógicas y críticas dentro del equilibrio justo y necesario de la real crítica.

No podemos dejar de confesar, que muchas veces sufrimos decepciones, no aquellas muy comunes en cuestiones amorosas, no, aquí se trata de las decepciones o frustraciones por los engaños de los liderazgos políticos, cuando ofrecen en buena retórica la mayor suma de felicidad posible para el pueblo que les siga y apoye con el voto, y sus planes de gobierno; gran número de venezolanos, mayoría pues, llegamos a creer en una o varias fórmulas políticas, según nuestros principios ideológicos políticos, pero el tiempo va marcando todo, los triunfos, éxitos o fracasos; es la ‘’Ciencia Política’’ desde el punto de vista teórico, filosófico, un legado de esperanzas para las naciones por sus contenidos y objetivos de gobernabilidad, dentro de un sistema democrático, concebido doctrinariamente como la mejor forma de gobierno para servir a los pueblos. Sus conductores, sus líderes que se proyectan a través de la mediática comunicacional, terminan siendo demagogos y populistas, así ha sido, sigue siendo, aquí y más allá, hasta que las masas en forma coherente algún día se formen en la real ciencia política, y opten por crear partidos políticos con ideologías no desgastadas heredadas de siglos idos.

MI POBRE PAÍS RICO: Hace muchos años, que leí esta obra, del médico rural, Felipe Carrera Damas, poco recuerdo ya de su contenido, pero se hacía referencia a que Venezuela para la década del cincuenta era el cuarto país del mundo con el PIB más alto por encima de países, como Canadá, China, Brasil, Chile y otros, ¿Qué fenómenos o circunstancias han ocurrido en los últimos 60 años? Es como para acercarnos a investigar la historia política y económica. Paradojas de la vida, pero solo tomé el título como para significar que la Patria de Bolívar, sigue siendo rica por privilegio geográfico, riquezas naturales ya reconocidas, riquezas en recursos humanos, también los ha habido y los hay, pero desafortunada en la Administración de sus Recursos por parte de muchos de sus gobernantes o líderes, que en los últimos sesenta años han derrochado todos los multimillonarios recursos por los ingresos petroleros y mineros, los que pretendieron ser sembrados para el progreso, desarrollo y salir de la dependencia, los malos hijos de la patria dejaron ir la luna nuevamente, otra oportunidad perdida, en estos sesenta años, década del setenta y década del 2010, fueron décadas en que se recibieron los ingresos más altos en toda la historia, era para crecer, para vivir en armonía y bienestar para todo un pueblo. ¿Qué Ocurrió? La voracidad, las aves de rapiña encarnadas en la burocracia, el derroche, la corrupción, el nepotismo, tráfico de influencias y los vicios o rémoras como herencia, junto con el mercadeo del politiqueo político, nos ha ubicado en una fuerte crisis, bastante hemos escrito en Aporra y hablado en forma pormenorizada de las causas y efectos del problema, humildes propuestas como derecho constitucional, también hicimos, por lo que ya no vamos a llover sobe mojado, todos sabemos dónde estamos y a dónde vamos, con la manera en que los liderazgos en la República, que siguen vendiendo la falsa conciencia, la falsa ideología.

Demás no está decir, que cuando escribía este artículo ya el país estaba enterado del nuevo incremento del salario mínimo y sus bonos adicionales como el cesta ticket u otros, un 58 por ciento el anuncio gubernamental, eso fue finalizando febrero, aumentos a partir primero de marzo, y aún sin haber ingresado el aumento a los bolsillos de los trabajadores, ya se notaban incrementos hasta de un 100 por ciento en algunos servicio o productos, por ejemplo un servicio de lavado de un carrito del 2005, que a comienzos de esta semana que termina cobraban 80 mil bolívares hoy sábado subió a 130 mil bolívares un 61 por ciento más, así subieron algunos rubros de alimentos, es la anarquía más grande nunca vista, donde las leyes son letra muerta, no hubo gobierno ni autoridad que desde hace más de cinco años pudiera poner orden en casa, cada quien vende como quiere, y ya en dólares, quien niega ya que estamos dolarizados en la práctica, será ya la ley de la costumbre, parece ser, carros, casas, muebles, objetos se venden en dólares, como medida que marca a la moneda nacional, un dólar paralelo hoy, en 216838,82, ha habido alguna leves bajas, pero igual los alimentos y todo siguen subiendo de precio, la semana que se acerca sufriremos los embates de la carrera especulativa, sin freno, ya sabemos que hay kilos de productos alimenticios de los otrora más populares que llegan al millón de bolívares por kilo, otros ya pasaron hace rato como el jamón, y algunos quesos, el cafecito de nuestras mañanas y tardes, ya si acaso de la mañana, porque es uno de los que sube camino al millón, ahora está sobre los 600 mil y más.

Tampoco podemos seguir diciendo que es la guerra económica, esta se impuso, junto con las medidas aplicadas al país contra el gobierno actual, porque el imperialismo sigue en su política de vieja data, quien no esté con ellos, está contra ellos, vieja política de Seguridad Nacional, por encima del Derecho Internacional, la Carta de la ONU y tratados, es el poder omnímodo cuyas leyes lo son ellos, basados en su poderío económico, político, militar, bélico, industrial desarrollado, y que muchos gobiernos de nuestro continente son aliados del famoso otrora Coloso del Norte, y de Europa también porque este continente es aliado del norte.

El gobierno de Estados Unidos le declaró la guerra a Venezuela, y a otros países también, estos para amenazar y aplica medidas económicas, lo hacen hasta con Rusia y China, que queda para otros pequeños países sub-desarrollados, caso nuestro, que no logramos sembrar el petróleo, que toda las abundancias habidas las hemos derrochado, malbaratado, nada productivo, si hacemos el balance lo que tenemos son deudas, todas las industrias nacionales funcionan a media máquina, salvo la excepción de la regla, fracasó Lácteos Los Andes, Industrias Diana, las procesadoras de Harina de maíz fundadas al comienzo de la Revolución, las torrefactoras de café ya no se ven sus marcas en los mercados, cierra la empresa privada y la pública, aquí en Valencia recorrimos zonas industriales, y solo se ve a doña soledad, sería que el Socialismo del Siglo XXI era para crear y destruir a la vez, la Ford, la General, la Pfizer, la Colgate Palmolive, la Industria Automotriz Venezuela, minimizada, ni lavó ni prestó la Batea, sí ese es el socialismo, digamos emparentado no sabemos con qué otra corriente económica, porque todo se está paralizando, algunas industrias productoras de consumo masivo, están palo abajo, ya con menos trabajadores, muchos de estos se fueron del país, ¿Es esto progreso? Tampoco creemos que sea la Revolución Bolivariana, doctrina única, autóctona, que se enraizó en nuestra Carta Magna, ahí quedó en el papel, pocas cosas positivas se destacan como cumplidas y efectivas, lo demás denegado y quebrado por los mismos liderazgos que en momentos la enaltecieron, toda la dirigencia política se empeñó en sus intereses ideológicos políticos, económicos, y se olvidaron de la historia, de nuestros héroes libertadores, y sucumbieron ante los Santander y otros tantos, que fueron los que archivaron la doctrina bolivariana en el subterráneo de la historia.

¿La vox populi se pregunta a dónde iremos a parar de seguir como barco sin tripulación, será el tiempo y la conciencia del pueblo la que pueda decidir?

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 762 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a260122.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO