Me encanta lo que escucho pero odio lo que veo

Tenía días sin escribir, las típicas penurias de los pela bolas, arreglar un equipo son millones y comprar uno nuevo en las actuales circunstancias es algo inalcanzable para los que con mucha dignidad pertenecemos al exclusivo mundillo de los "pendejos".

Así las cosas, durante este tiempo han pasado muchísimas vainas muy interesantes, algunas muy intensas, sobre las que se han anunciado medidas y se han hecho propuestas muy prometedoras, y sobre las cuales, también, cantidad de opinadores de oficio han escrito sin parar. Muchos para seguir echándole la culpa de todo al presidente Maduro. Lo que me recuerda algo que en una amarga ocasión me comento la compañera de un gran amigo fallecido trágicamente y demasiado temprano, embargada por la pena y la soledad me dijo…" gus, que difícil es ya no tener a nadie a quien echarle toda la culpa de las cosas".

A pesar de los esfuerzos de mucha gente honesta que permanece fiel al legado y las enseñanzas del comandante Chávez…

Sigue la especulación desatada, los comerciantes aprovechándose de la ansiedad y el descontrol generalizado sembrado por los laboratorios del enemigo, se vuelven cada vez más ricos robando descaradamente al pueblo, sus propios hermanos.

Continúa el sabotaje, incluso desde adentro de las empresas del estado, bochornosos actos realizados por traidores tarifados que piensan que al privatizarse las empresas, ellos, por colaboradores serán mantenidos en nómina y solo los chavistas serán afectados… si, ponte a creer… el capitalismo neoliberal no funciona así.

A pesar de la valiente actitud de nuestro fiscal, el cáncer de la corrupción, amparado y aupado por los cipayos de las elites financieras imperiales sigue en metástasis.

Aunque sabemos que existe una mayoría de funcionarios policiales y de nuestras fuerzas armadas honestos y patriotas, aun podemos ver policías y guardias matraqueando y protegiendo a las mafias de bachaqueros, grandes y pequeños. En la frontera el contrabando de extracción sigue desangrando a la patria, y es imposible pensar que no existe la complicidad de algunos encargados de proteger la frontera que se venden y lo que es peor, venden nuestro futuro por unos dólares más.

Las mafias del transporte, una creación maligna de los gobiernos adeco/copeyanos, siguen haciendo de las suyas, cobrando lo que les da la gana, tratando a los usuarios peor que si fuéramos animales y parando sus decadentes unidades en los peores momentos.

Terratenientes sin escrúpulos, guapos y apoyados por jueces corruptos, utilizan a la guardia para someter, reprimir y expulsar de sus predios a comuneros que solo quieren producir.

Los vende patria de la derecha pitiyanki, exigen en las cortes imperiales, más y más ataques (son ataques, no sanciones, porque lo único malo que ha hecho Venezuela es exigir respeto a su soberanía y el derecho a gobernarnos sin injerencias) y desde el exterior los administradores del imperio siguen mintiendo descaradamente, empeñados en sumir a Venezuela en el caos y la violencia, para volver a apoderarse de nuestros inmensos recursos.

Podría seguir quejándome ad nauseam sobre todas las desgracias que nos agobian, pero como siempre, prefiero humildemente terminar con algunas reflexiones y unas humildes sugerencias.

Es ilusorio pensar que podemos erradicar todos estos vicios, naturales del desquiciado sistema capitalista, monstruo de mil cabezas apuntalado por la maquinaria de guerra más poderosa que la humanidad haya conocido, desde un estado burgués que todo lo corrompe y cuyas estructuras son netamente capitalistas, sobre todo cuando debemos insertarnos en un mundo netamente corrupto y combatir al monstruo en sus entrañas y con sus armas.

Los revolucionarios verdaderamente entregados que tienen cargos en el estado, deben hacer lo posible por ayudar al pueblo a organizarse, apoyar e impulsar los diversos movimientos transformadores que van creándose al fragor de la lucha, y seguir desmontando lo más rápidamente posible el corrupto estado burgués que, nos guste o no, aún prevalece, traspasándole sin miedo el poder al pueblo organizado, recordemos al comandante "comuna o nada".

Para esto es necesario que existan, ética revolucionaria, eficiencia y sobretodo total transparencia, a todo nivel! no más secretos ,utilicemos la tecnología para mantener informado al pueblo de absolutamente todo.

El compañero presidente debe tener cuidado con las falsas promesas de los empresarios y sobretodo de las corporaciones transnacionales y las nuevas elites creadas en revolución, no volvamos a permitir las traiciones que destruyeron los sueños de nuestro gran Bolívar y de la mayoría de las revoluciones del pasado. Con respecto al petro, muy pilas, no volvamos a poner a los zamuros a cuidar carne!

Los revolucionarios en los movimientos sociales, colectivos, consejos comunales, comunas y cada uno de nosotros individualmente, debemos revisarnos y empezar el cambio desde adentro, desde lo más profundo de nuestros corazones , el cambio hacia el país y el mundo que deseamos, hacia una sociedad más humana ,comienza en cada uno de nosotros.

Sera necesario muchísimo trabajo, muchísima organización y constancia, y la fe absoluta de que un mundo mejor es posible. Un mundo que quizás no lleguemos a ver personalmente, pero que miraremos con suprema felicidad a través de los ojos de nuestros descendientes, es por ellos nuestra lucha, asumámosla con amor y pasión!

Por último, debo decir, que a pesar de todo, a pesar de los errores, de las decisiones equivocadas y de todas las cosas que me disgustan de algunos personajes, a pesar de tanta confusión y sufrimiento, en estas nuevas elecciones, quizás las más importantes de mi vida, mi voto, al igual que en el 98, seguirá siendo por la revolución bolivariana, y sin que me tiemble el pulso, les guste o no, así me insulten y critiquen, será para el compañero Maduro.

La revolución solo puede ser mejorada desde dentro, de llegar nuevamente la oligarquía neoliberal al poder, el fascismo y su violencia serian inevitables.

Hoy más que nunca, es eco socialismo o barbarie.

"que nadie se equivoque, se puede criticar a la revolución…. Pero nunca apoyar a la burguesía"!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 867 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Corma

Gustavo Corma

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a259550.htmlCd0NV CAC = Y co = US