Urgente no hay guerra económica. Es puro mercantilismo endógeno

La economía, cuando es mercantilista deja a un lado la producción, por tanto debe ser combatida con la fuerza del Estado ya que en nuestro caso lo que hemos llamado guerra no convencional es una acumulación libre e indetenible del capital interno hacia los comerciantes sin que estos la apliquen a la producción interna, tal como en su época (siglos XVI-XVIII), salvo que entonces se disponía de capital importado en oro y afines para seguir importando, mientras hoy se trata de los salarios y ahorros de los trabajadores del Presupuesto Nacional.

Toda inflación termina con una oferta superior a la demanda, pero esta vez se trata de un mercantilismo que se limita a robarle comercialmente el salario a los trabajadores mediante la inflación, no incrementa la producción nacional ni importada, y el Estado que hasta ahora ha asumido parte de la producción (CLAP) y se cruza de brazos ante la inflación, también está siendo esquilmado.

Los inventarios de los mayoristas podrían ser secuestrados y asimilarlos a reservas para los CLAP; asimismo los de los detallistas en general a quienes se les obligaría a vender a precios asequibles sin importar sus argumentos inflacionistas. Estos detallistas deben ser llamados a cooperar con el Estado para resolver la presente crisis.

Se trata de unas medidas que, de no tomarse, cundiría el caos social.

03/02/2018 01:24:08 p.m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2323 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía