60 aniversario del 23 de enero.

Pérez Jiménez: "Así progresa un pueblo"

"El poder en la Venezuela de hoy responde a la idea de gobernar con eficacia, en función del concepto de servir y hacer servir; rechaza el predominio del personalismo, las influencias de intereses y grupos egoístas y la intromisión del sectarismo político en la Administración Pública." MARCOS PÉREZ JIMÉNEZ (1949).

"Ya no imperaba el terror (Gómez) <…> subsistían la desorientación y las circunstancias qué deprimieron el alma nacional durante los gobiernos bárbaros. No había vías de comunicación; no había planes; no se contaba con una doctrina de producción; no se avanzaba con la celeridad requerida para salvar la distancia a que nos encontrábamos de los países medianamente desarrollados; no nos esforzábamos por transformar el medio físico; no alentaba en sumo una conciencia nacional capaz de abocarse a la conquista de un destino superior". MARCOS PÉREZ JIMÉNEZ (1949).

Con ese título, Así progresa un pueblo, se editó en 1956 un libro de fotografías con las obras de infraestructura más importantes realizadas por el gobierno del general Marcos Pérez Jiménez. Si evaluamos la década de los años cincuenta del siglo pasado, signada por un extraordinario desarrollo, encontramos que la mención que se tiene de esa etapa de la historia nacional se refiere sólo a la represión policial y no, a los éxitos formidables en infraestructura física y desarrollo económico/social. Hoy se cumplen 60 años de la rebelión popular del 23 de enero de 1958, que depuso el gobierno del general Marcos Pérez Jiménez. Durante este tiempo ha pervivido la versión de la "oprobiosa dictadura perezjimenista" frente a la "excelsa democracia adeco/católico/copeyana". Pero, si revisamos los resultados económicos y sociales de los gobiernos que sucedieron a Pérez Jiménez, se demuestra que aquella no era tan oprobiosa dictadura ni que los gobiernos posteriores han sido, "excelsas democracias". La represión habida durante el gobierno de Pérez Jiménez se queda en pañales ante el horror de lo ocurrido, tanto con el gobierno adeco/militar/copeyano (40 años), como con el chavismo agorero y todero (18 años).

Realicemos un brevísimo estudio comparativo - tanto en progreso económico/social como en represión policial - de los 10 años del gobierno del Nuevo Ideal Nacional y los 40 años de la excelsa democracia adeco/militar/copeyana, más el gobierno de la Quinta República, su hermano siamés. Si colocamos en el platillo de una balanza la gestión económico/social de Pérez Jiménez y en el otro platillo, la gestión de los gobiernos que lo sucedieron ¿De qué lado se inclinaría la balanza? Y si hacemos lo mismo con la represión policial ¿De qué lado se inclinaría la balanza? La gestión de los gobiernos se mide por sus resultados, por el éxito alcanzado en el mejoramiento económico y social de la población. En este campo, el gobierno de Pérez Jiménez está muy por encima de los gobiernos que lo sucedieron: demagogos, populistas, electoralistas, chantajistas. La obra física del gobierno del Nuevo Ideal Nacional significó el gran paso a la modernidad.

Torres

El gran despliegue arquitectónico de las torres del Centro Simón Bolívar de 32 pisos, con la Plaza Diego Ibarra y la avenida Bolívar al frente, se constituyeron en el símbolo de Caracas, inaceptable para el gobierno adeco. Para tapar la visión de la bella silueta de elevadas torres, plaza ornamental y avenida, les construyeron al frente edificios mamarrachos. Actitudes similares adoptaron con el hotel Humboldt, el Teleférico al Ávila con su prolongación al litoral, el Centro Comercial de la Roca Tarpeya, por el delito de ser obras construidas por Pérez Jiménez. En homenaje a los obreros, ingenieros y arquitectos que ennoblecieron el paisaje con la esbeltez de tan magnífica estructura arquitectónica, se debería demoler los edificios mamarrachos y restaurar la visión del conjunto como símbolo de Caracas.

Desarrollo económico y social.

Si tomamos una escala de 1 al 10 para medir la eficiencia de la administración pública de los gobiernos habidos en los últimos sesenta años, el de Pérez Jiménez califica 10 y la excelsa democracia entre 3 y 4. Por su rotundo fracaso, el chavismo no califica.

Es necesario dejar claro que la obra física de los gobiernos del Nuevo Ideal Nacional, no fue de ¡boato! como pregonaba la campaña de los adversarios políticos, sino, de innegable beneficio económico/social, de desarrollo y progreso. Como ¡boato! calificaron el proyecto de Teleférico al Pico Bolívar ¿Qué sería del turismo en Mérida sin esa infraestructura física? De igual manera, no era boato la red de excelentes hoteles construidos en las principales zonas turísticas del país.

Como demostración de eficiencia de los gobiernos del Nuevo Ideal Nacional, basta señalar un ejemplo entre ciento, la construcción del proyecto en La Silla del Ávila, conformado por el teleférico, sus dos estaciones y la torre del hotel de 19 pisos. Todo ese difícil proyecto - por el acarreo de materiales hasta la cumbre del cerro - se realizó en tan sólo 199 días (4 meses en dos turnos de 12 horas). Mayor eficiencia imposible. Si a la excelsa democracia se le hubiera ocurrido realizarlo, habría demorado años o permanecería inconcluso, como sucedió con la autopista a Oriente, Antonio José de Sucre que, luego de sesenta años, aún no está terminada.

La empresa constructora que firmaba el contrato de una obra a construirse, debía cumplirlo en el tiempo fijado, con la calidad de los materiales exigidos y por el valor establecido, sin reformulaciones presupuestarias. El incumplimiento en el tiempo pautado, se pagaba con multas, y la adulteración o baja calidad de los materiales, con cárcel (robo, estafa a la Nación). Esa disciplina de eficiente inversión y administración de los dineros públicos se denominaba "dictadura", pero, era el requisito que obligaba al cumplimiento y la eficiencia. Fue así, como, en diez años, se realizó el gran salto hacia la modernización del país para sacarlo del atraso en que se encontraba sumergido.

En ese empeño plausible, el gobierno del Nuevo Ideal Nacional construyó la autopista Caracas/La Guaira; la panamericana desde Caracas a Cúcuta con obras de ingeniería como el puente Chama en El Vigía; la represa del Guárico; siderúrgica y petroquímica; puertos y aeropuertos; acueductos y cloacas en pueblos y ciudades de todo el país; superbloques de 15 pisos para la clase obrera, con centros vacacionales (Los Caracas), casas sindicales (San Cristóbal); infraestructura para las instalaciones militares (academias, cuarteles), unido a la adquisición del armamento más moderno de la época (aviones, navíos, tanques, fusiles); dragado de la Barra de Maracaibo (proyecto del puente) y del Orinoco para la navegación de grandes navíos (tanqueros/petroleros); generación eléctrica en KW y redes eléctricas; infraestructura agrícola y ganadera (colonia Turén y Los Andes, IAN); refinerías de petróleo y plantas de gas; minas de sal marítima en Araya; represa La Mariposa y la aducción del Río Tuy para suministrar agua a una población de un millón 500 mil habitantes en Caracas; comedores populares; la infraestructura física de las tres universidades (UCV, ULA, LUZ); la red de hoteles turísticos a escala nacional; hospitales, locales para el Seguro Social, dispensarios; infraestructura escolar amplia y de calidad en contraste con las escuelas adecas de dos metros de altura y techo de cinc (como vaqueras o criaderos de aves), en el clima cálido del trópico, donde los niños se horneaban como pollos a la brasa; la gran corriente migratoria venida de Europa (italianos, portugueses, españoles, otras nacionalidades), seleccionada según el oficio que iban a desempeñar en la construcción de infraestructura física (cabilla, cemento, madera, electricidad) o en labores agrícolas de granjas aledañas a las ciudades para la producción de vegetales, hortalizas y frutas. No quedó actividad económica o servicio social que no recibiera el impulso desarrollista. Tan formidable progreso, en una década, le hace honor al nombre o filosofía política, económica y social: Nuevo Ideal Nacional.

C:UsersLEONARDOPicturesSin título.jpg

Hospital clínico de la ciudad universitaria, Caracas.

Dictadura y represión.

Si en infraestructura, en desarrollo económico y social, la excelsa democracia, no pudo en 40 año superar los 10 años de la oprobiosa dictadura; en represión policial le gana y con creces. La deja en pañales. En el análisis comparativo es necesario establecer la diferencia en las formas de represión de la oprobiosa dictadura y de la excelsa democracia. La represión es el denominador común de los gobiernos habidos en 200 años de vida republicana. Sea cual fuere el signo político, la represión contra el adversario constituye el acto o fundamento de todo gobierno como forma de imponerse, mantenerse o perpetuarse en el poder.

A.- La oprobiosa dictadura

La diferencia entre la represión de Pérez Jiménez y los gobiernos adeco/católico/copeyanos, está en que, la de aquel era selectiva, individualizada y la de estos, masiva. Con Pérez Jiménez quien fuera señalado de conspiración para derrocar el gobierno era detenido, encarcelado, en algunos casos torturado, confinado en alguna prisión o campo de concentración (Guasina: obreros y comunistas) o enviado al exilio dorado como ocurrió con la mayoría de dirigentes adecos. Algunos dirigentes fueron asesinados (Leonardo Ruiz Pineda, Antonio Pinto Salinas, así como dirigentes sindicales y activistas del partido comunista).

B.- La excelsa democracia.

Durante los 40 años de gobiernos adeco/católico/copeyano, se impuso la orden de Betancourt, "disparen primero y averigüen después". La represión fue masiva contra las manifestaciones obreras, estudiantiles, gremiales; contra los barrios populares; contra las universidades con allanamiento de la autonomía; contra zonas campesinas por medio de campañas en 5 teatros de operaciones militares (TO) que eran centros de tortura: Cabure (Falcón), Cachipo (Monagas), Tocuyo (Lara), Cocollar (Sucre), Yumare (Yaracuy); bombardeo por la aviación de zonas campesinas; las víctimas eran lanzadas desde helicópteros o aviones a la manigua o el mar (Alberto Lovera); asalto a las casas de partido de la izquierda (MIR, PCV) y de locales sindicales; genocidios de El Nula, Cantaura, Yumare; allanamiento de la inmunidad parlamentaria con detención y prisión, durante años, de diputados y senadores, luego enviados al exilio. Como corolario de todo lo anterior, ocurrió el genocidio del 27 y 28 de febrero de 1989, para reprimir la rebelión popular conocida como el caracazo. Los gobiernos de la excelsa democracia militarista, inauguraron en Venezuela todas las formas de tortura física y sicológica ideadas por la Escuela de Las Américas (CIA, Mosad israelí), que luego fueron llevadas a las dictaduras del Cono Sur del continente (Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay, Brasil, Bolivia). La excelsa democracia venezolana sirvió de escuela y laboratorio para la represión policial y militar en el continente.

C.- El chavismo agorero.

Si la excelsa democracia adeco/copeyana, dejó una historia de torturas, asesinatos, desaparecidos, el gobierno chavista no se queda atrás en violencia y represión contra las mayorías nacionales. Dirigentes obreros, por el delito de exigir mantenimiento de las instalaciones petroleras (refinerías, petroquímica) o fabriles (siderurgia, cementeras), por reclamar mejoras salariales o el derecho a la organización sindical autónoma, son detenidos y condenados a penas de años de cárcel. Si eso ocurre con un gobierno que se declara obrerista, no es de extrañar la actitud de inaudita violencia que asume frente a la protesta justa de las mayorías nacionales por reclamar el derecho a la comida, medicinas, trabajo estable y reciben represión, detención, cárcel, torturas físicas,

sicológicas, exilio. El chavismo excedió en violencia represiva a los gobiernos de la Cuarta República. Los crímenes políticos y sociales del chavismo se pueden concretar en:

(1)-. Dictadura del hambre contra 30 millones de venezolanos por desabastecimiento, escasez, carestía, hiperinflación, sueldos de miseria. Carencia de medicinas, de servicios hospitalarios. Desempleo por destrucción del aparato productivo.

(2)- Destrucción de la producción petrolera (la gallina de los huevos de oro), el mayor delito cometido contra la economía del país al destituir a 20.000 técnicos (2003), crimen de lesa patria. Por dicha causa la producción disminuye, no puede recuperarse por cuanto se carece del conocimiento que poseen los técnicos excluidos. "Si los mejores obreros se van, el capital fijo pierde mucho de su valor <…> puede haber plan más suicida para todas las clases del país que el de debilitar la nación al exportar sus mejores obreros fabriles <…>" ("Manifiesto de los Algodoneros de Lancashire, 1863) . Pero el éxodo provocado por el gobierno chavista no se detiene, va en crescendo. En busca de oportunidades económicas, que no existen en Venezuela, la diáspora de venezolanos hacia otros países aumenta día a día: médicos, ingenieros, profesorado universitario, técnicos en diferentes actividades, obreros, la mayoría jóvenes de ambos sexos: el país se desangra, pierde la inversión en la formación tecnológica de la fuerza de trabajo, pérdida irrecuperable.

(3)- La violencia represiva con saldo de muertos (reciente asesinato de Ernesto Pérez), numerosos heridos, detenidos que permanecen en la cárcel sin juicio, en violación de los derechos humanos. El gobierno chavista debe responder ante el Tribunal Penal Internacional por 156 muertes causadas por la violencia represiva contra las protestas pacíficas en todo el país. Los pueblos no generan violencia, se defienden de la violencia del Estado.

(4)- Es una infamia contra el socialismo decir que el gobierno chavista es revolucionario y "comunista". No es revolucionario ni bolivariano ni socialista ni mucho menos comunista. Es militarista/chavista. Vaya usted a saber qué ideología es esa. En todo caso no es de desarrollo y progreso, es de hambre, represión y pobreza, los resultados de 18 años están a la vista.

5.- El falso discurso socialista le pone la guinda al coctel de los fracasos del gobierno chavista, al anunciar la criptomoneda, "Petro", instrumento de intercambio económico utilizado por una elite capitalista. Sistema de intercambio económico que, en

consecuencia, excluye a las mayorías nacionales. ¿El obrero, el campesino poseen la tecnología y la capacidad económica para adquirir los equipos que le permitan realizar" "minería" con la criptomoneda? Si el objetivo del socialismo es la eliminación de las clases para alcanzar la igualdad social, la criptomoneda es un novedoso instrumento de dolarización, dominación, explotación y alienación al servicio de los intereses especulativos, consumistas y acumulación capitalista de la burguesía.

6.- El discurso electorero de Chávez anunciaba: fortaleza del Bs; fortaleza de la economía; defensa de los recursos naturales de la rapiña que realizan las transnacionales capitalistas; cancelación de la deuda externa; eliminación de la pobreza. Han transcurrido 18 años y ocurrió todo lo contrario: liquidación del Bs (dolarización); quiebra de la economía (desempleo); entrega de los recursos naturales a las transnacionales (Faja del Orinoco, Arco minero); cuadruplicó la deuda, cuyo pago conducirá a la pérdida de la soberanía; la pobreza crece en todo el país. Ningún gobierno en toda la historia republicana, por causa de sus políticas, creó la situación de ruina y desastre económico en que se encuentra el país luego de 18 años de gobierno chavista/militarista.

Toda represión es violencia, pero puede diferenciarse.

¿Por qué decimos que la represión con Pérez Jiménez fue selectiva? Porque nunca se reprimió a las mayorías nacionales, nunca se asaltaron sindicatos ni universidades ni se bombardeó zonas campesinas ni se asaltó ni baleó barriadas populares ni se desaparecía a dirigentes o activistas políticos ni desde helicópteros lanzarlos al mar o a la manigua donde no pudieran ser localizados. Actos de inaudito terror represivo ejecutados por la excelsa democracia (1959-1998). Tampoco con el gobierno de Pérez Jiménez se condenó a la población del país a la dictadura del hambre y la muerte por falta de alimentos, medicinas, servicios hospitalarios o ser víctima de la delincuencia y el desempleo. En lugar de destruir el aparato productivo, los gobiernos del Nuevo Ideal Nacional crearon la infraestructura para motivar el desarrollo económico y social, aun cuando en éste, como, en los gobiernos que lo sucedieron, la pobreza sigue siendo el fardo de injusticia que en medio de la riqueza debe ser recogido por la historia. El chavismo practica la consiga de 2000 años de cristianismo ¡Bienaventurados los pobres! sin que ningún pobre haya dejado de serlo; y asimilaron el lema del papa Pacho I, "iglesia de pobres para pobres", o sea, gobierno de pobres para pobres, que consiste en empobrecer la población para tener el pretexto de repartirle limosnas (el clap, la tarjeta de la Patria), con fines chantajistas electoreros, y así pretender la permanencia en el gobierno.

El mejor gobierno.

Los gobiernos que se sucedieron, en los últimos 60 años, se encargaron de reivindicar el gobierno de Marcos Pérez Jiménez y elevarlo a la mención de ser el mejor de nuestra historia republicana. A los pocos años de haber sido desterrado, el pueblo reconoció en las urnas electorales el éxito económico/social de su gobierno y ante la avalancha de votos para elegir diputados perezjimenistas, el gobierno del Pacto de Punto Fijo se atemorizó e introdujo una enmienda constitucional que tenía nombre y apellido: Marcos Pérez Jiménez, que le impedía ejercer cargos públicos. Aquella enmienda constitucional adeca es un acto similar al golpe de Estado de la Constituyente chavista para mantenerse en el gobierno. El Pacto de Punto Fijo (MUD) y el chavismo, son hermanos siameses unidos por el cerebro militarista, represivo, fascista. Requeriría de alta cirugía el poder separarlos.

Conclusión.

No es el progreso y desarrollo económico/social la visión que se presenta del gobierno de Pérez Jiménez, sino de represión. ¿Qué concepto de la historia se tiene cuando la alusión que se hace del gobierno del Nuevo Ideal Nacional es en absoluto negativa y la que se difunde de los gobiernos adeco/militaristas/copeyanos es en todo positiva? ¿De cuál dictadura hablar? Pasa como con el cristianismo y las catacumbas ¿En verdad en la Roma imperial ocurrieron esos crímenes, o el cuento fue inventado por los vencedores y de tanto repetirlo pareciera ser cierto? ¿En verdad Marco Polo estuvo en China? De manera parecida se inventa el cuento de las armas de destrucción masiva que no poseía Irak o el derribo de las torres gemelas de Nueva York realizado por la CIA y achacado a los talibanes de Afganistán. De falsedades y conveniencias está llena la historia.

La revisión histórica conduce a concluir que el gobierno de Pérez Jiménez es el mejor de nuestra historia republicana. No lo dice el autor de esta nota, lo convalidan y le dan esa mención de honor los gobiernos que lo sucedieron.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1392 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /actualidad/a258178.htmlCd0NV CAC = Y co = US