¿Perdimos en el Estado Nueva Esparta? No lo creo

En las elecciones pasadas la oposición nos ganó la gobernación del Estado Nueva Esparta en la persona del, entonces alcalde de Porlamar, Alfredo Díaz, y saliendo derrotado el gobernador chavista Mata Figueroa.

¿Perdimos la gobernación? ¿Perdimos el estado Nueva Esparta?, no lo creo; y no lo creo porque la gestión de Mata Figueroa fue tan insípida que pareciera que no existió gestión alguna.

Por primera vez desde que Morel Rodríguez y Fucho Tovar salieron de la gobernación, un margariteño genuino toma las riendas de la isla; tanto Mata como Navarro nacieron en Margarita, eso es cierto, pero sus vidas profesionales los alejaron de la isla y su regreso a la isla y su postulación para el cargo fueron una imposición del partido o del líder supremo de la revolución; (ojo imposición tanto para ellos que recibieron esa orden tan alejada de sus aspiraciones como para nosotros los votantes que por disciplina partidista cumplimos la orden de votarlos) ya por ahí empezaron mal.

Tanto Morel Rodríguez como Fucho Tovar hicieron vida plena en la isla, y se postularon al cargo de gobernador por iniciativa y empeño propio (o interés) y eso les sirvió para afianzar el liderazgo que tuvieron; quizás con Alfredo Díaz se está repitiendo esa historia de alguien que lucha por lograr una meta personal o colectiva (como él la vea), sólo que como las circunstancias son distintas su gestión no debería ser como la de aquellos.

Alfredo Díaz viene invicto en todos los procesos electorales en los que ha participado, concejal, presidente del concejo, alcalde y ahora gobernador. Tiene don de pueblo y en un momento de lucidez política se alejó del bate quebrado Ramos Allup y se plegó a la Asamblea Nacional Constituyente, reconociendo que si ésta no convocaba ese proceso electoral él no habrá sido electo gobernador.

Acción Democrática, sigue viva y podrá seguir viviendo dentro del espectro político venezolano si se deslastra de los vicios que generaron y de los lideres que gobiernan la organización desde hace más de medio siglo. En cualquier momento el pueblo adeco se revelará y dará un golpe interno sacudiéndose todos esos carcamales que jodieron esa organización, pero esa es otra historia.

¿Perdimos Nueva Esparta?, no lo creo; la finalidad del gobierno es garantizar la mejor calidad de vida de los ciudadanos y para eso cada parcialidad política aspira dirigir con su gente a esos ciudadanos, gobernarlos y administrar las rentas públicas pues; pero no siempre lo hacen con la eficiencia que el ciudadano espera y ya de eso Nueva Esparta y Todos los estados de Venezuela tienen tomos y tomos de historia.

El partido PSUV perdió la gobernación, pero los neoespartanos ganaron un gobernante nacido del pueblo; ojalá, además del origen, que es muy importante para conocer las necesidades y las aspiraciones del pueblo, además se rodee de gente eficiente con ideas innovadoras propias del siglo que vivimos.

Nueva Esparta tiene el potencial para figurar como destino turístico mundial, pero  para eso el gobierno regional y el nacional deben unir esfuerzos en un plan de desarrollo viable y eficiente.

Un destino turístico requiere de un sistema de seguridad que garantice al visitante su vida y sus bienes, para esto es obligatoria una intervención total a las policías y demás cuerpos de seguridad que hacen vida en el estado.

Un destino turístico requiere de un sistema de transporte que garantice al visitante la posibilidad de recorrer con calidad y eficiencia las posibilidades que ofrece la región; La isla de margarita es prácticamente plana, así que un plan ferroviario podría darle la vuelta completa a un costo menor que avenidas y autopistas y seria además de mas barato más puntual en los horarios de los recorridos, este escribidor vivió por Los Millanes (cerca de Juan Griego en los años 80) y en esa época ir al cine era muy costoso por el transporte nocturno de Porlamar hacia allá, eso no ha cambiado para nada, hoy cualquiera que viva fuera de Porlamar gasta una fortuna en taxi para darse el gusto de ver una película o cenar en un restaurant o ir a una obra de la casa de la Cultura, lo mismo para los turistas que se hospedan lejos de los centros de entretenimiento. Para cualquier habitante de Macanao y sitios alejados un simple mercado se transforma en una costosísima inversión (aparte de los costos de los alimentos) por el transporte.

Un destino turístico requiere de vías alternas para los accesos a los puertos y aeropuertos, en Margarita si se tranca, por lo que sea, la JVA, no hay manera de ir al aeropuerto ni al puerto a menos que se cuente con un helicóptero.

Un destino turístico requiere de servicio de Agua y luz eficiente, permanente y de calidad, Las islas de Margarita y Coche no tienen capacidad instalada autónoma en ninguno de los servicios, seguimos dependiendo de un cable submarino que nos conecta cual enchufe gigante a tierra firme y una tubería submarina que tiene más huecos que los necesarios por lo que se pierde el flujo y la presión con que debería llegar el agua a las islas, eso debe ser solucionado, con plantas desalinizadoras y con termoeléctricas.

Un destino turístico requiere de un sistema confiable de alimentos y de productos nacionales e internacionales para atender visitantes de diferentes culturas y costumbres, para eso la figura del puerto libre es primordial y el acceso a las divisas y la posibilidad de la autogestión que las genere deben ser de primer orden.

En Fin si el gobernador de Margarita atiende a la isla como es debido y no se enfoca en seguir los planes eternos de ver el estado como el habitad de los pescadores de sardina y las empanadas de cazon, sino que visualiza la entrada de Margarita al comercio turístico mundial, sin descuidar la relación armónica del pueblo, la naturaleza, la tradición y las costumbres, habremos ganado todos. Incluyendo los pescadores de sardina que podrán revalorizar su producción y las empanaderas cuya clientela será cada vez mas grande.

Alfredo Díaz ya tiene su nombre inscrito en la historia del Estado Nueva Esparta, en sus manos está hacer los movimientos adecuados para que ese nombre sea sinónimo de progreso, avance y a la vez inclusión.

Los políticos tienen el deber de llegar a acuerdos que generen bienestar general, ojalé el nuevo gobernador de Nueva Esparta no defraude a quienes votaron por él y de paso nos haga ver a todos que no hace falta que un partidario gane las elecciones para que ganemos todos, eso es democracia pura y genuina.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1793 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: