Crear un “Quijote sin locuras”: ¿para qué?

   
Todo evento científico o educativo, lo programe quien lo programe, que represente enseñanza y aprendizaje del conocimiento tiene su mérito incuestionable. Y éste, téngase por seguro, es la misión y la meta que se proponen los jóvenes del Frente Francisco de Miranda con lo que han denominado “Quijote sin locuras”. Sin embargo, es necesario decir unas pocas cosas no para convencernos los vivientes de la buena intención del evento, sino para que Cervantes, Sancho y, especialmente, el mismo Don Quijote no hagan una mala interpretación del sentido de la propuesta de los jóvenes mirandinos.

 
La “locura” de don Quijote, así lo quiso hacer conocer Cervantes, no tiene absolutamente nada que ver con problemas de la mente de don Alonso Quijano. Se trata de la interpretación y exposición de una situación socioeconómica de La Mancha y, por lo menos, sus alrededores de entonces que les hacían ubicar como un sistema donde predominaba la injusticia y desigualdad sociales. Si Cervantes se hubiera propuesto escribir una obra sobre un “Don Quijote con corduras”, es decir, “sin locuras”, Alonso Quijano –sin el Bueno agregado-, su novela se hubiese titulado: “Don Sancho de La Mancha” y no “Don Quijote de La Mancha” y, menos,  El caballero de la triste figura”. Eso hubiera significado que La Mancha y su gente eran el reflejo de una sociedad justa, libre, solidaria, tierna, armónica, alegre y llena de vida digna, sin tristeza ni egoísmo, sin deuda por satisfacer, sin cautivo por liberar, sin viuda por socorrer, sin sinrazón por emendar, sin abuso por corregir, sin agravio por deshacer, sin villano por derrotar, y sin entuerto por enderezar. Todos los habitantes de La Mancha, al haber hecho un sancocho, si es que algún día pensaron en hacerlo, hubieran metido sus manos como protagonistas de su destino y de sus gustos. En otros términos: si en el mundo imperase el reino de la libertad sobre el reino de las necesidades, si cada quien trabajase de acuerdo a su capacidad y tomase bienes de acuerdo a su necesidad, no habría ninguna razón para crear ni un Quijote con ‘locuras’ ni un Quijote sin ‘locuras’. Todos serían seres buenos dotados de una infinita cordura.

 
En este mundo de globalización capitalista salvaje, la misión revolucionaria es crear millones de millones de militantes con esa dosis de ‘locura’ del Quijote, que resulta imprescindible a la conciencia para poder romper con todos los silencios y miedos; quitarse la camisa de fuerza y colocársela, precisamente, a los poquísimos ‘cuerdos’ que tienen el mundo andando de patas arriba, plagado de injusticias y desigualdades, cometiendo la minoría atrocidades contra la mayoría, siendo los pocos los únicos ricos y privilegiados y los muchos los pobres y oprimidos. Sin la ‘locura’ del Quijote jamás hubiésemos entendido que detrás del molino de viento estaba el dueño de la riqueza jodiendo y vilipendiando a un pueblo, precisamente valiéndose de su propiedad privada y de un ejército que era lo que Don Quijote quería vencer cuando ‘equivocadamente’ atacaba a los molinos de viento. En ese ‘equivocadamente’ está parte de la grandeza de la obra de Cervantes, sin lo cual no tendría sentido la misión histórica de las ‘elucubraciones’ de Don Quijote y los aciertos de Sancho Panza. Este, era buena gente pero por carecer de esa dosis de ‘locura’ de Don Quijote, no fue capaz, en un mundo de injusticias, de enfrentar los males siendo gobernador de una ínsula. De esa manera, abandonó el poder y dejó a los entuertos sin enderezar, a los cautivos sin liberar, a los agravios sin deshacer, a los abusos sin corregir, a las viudas sin socorrer, a las sinrazones sin emendar, a las deudas sin satisfacer, y a los villanos sin derrotar. No confundía un molino de viento con soldados, pero nunca invitó o incitó a Don Quijote a combatir a los verdaderos gendarmes que eran custodios y resguardaban las injusticias en La Mancha. Sancho era el prototipo del pacifista, del buen demócrata, del generoso y solidario, pero resignado al status que combatía Don Quijote con sus ‘locuras’. Sancho es la expresión de la amistad más desinteresada que se conozca en la historia de caballerías. ¿Podríamos imaginarnos a un “Don Quijote sin locuras” montado en un asno y un Sancho Panza con ‘locuras’ encima de rocinante? En la primera página de la obra de Cervantes el lector se hubiera percatado que no valía la pena seguir con la lectura.

 
En fin, las ‘locuras’ de Don Quijote tienen el sentido revolucionario de su tiempo: la lucha contra la injusticia social. ¿Acaso esas ‘locuras’ no se encuentran en el pensamiento y obra de Bolívar, de Marx, de Lenin, de Jesucristo, de Engels, de Trotsky, de Rosa Luxemburgo, del Che, de Camilo, de Lumumba, de Argimiro, de Fabricio, de Miranda, de Zamora, de Sucre, de Zapata, del soldado desconocido que murió en combate por la libertad de su pueblo, y de todos los que luchan por aniquilar el capitalismo para poder construir el socialismo, que no es otra cosa que: entuertos enderezados, abusos corregidos, agravios deshacidos, villanos derrotados, viudas socorridas, sinrazones emendadas y deudas satisfechas?

 
¿Vale la pena en este perverso y atroz mundo de capitalismo salvaje que nos pongamos a crear “Quijote sin locuras”? ¿Si lo creamos no le estaremos quitando a Chávez esa dosis de ‘locura’ que lo hace capaz de denunciar las atrocidades del imperio bushesino en su propio territorio?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4177 veces.



Freddy Yépez


Visite el perfil de Freddy Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: