ANC Diferencia entre días laborables semanales y días de la semana


Los empresarios capitalistas han jugado mucho con la Gramática y la Matemática, siempre detrás del acrecentamiento de sus ganancias que es el principal objetivo de todo inversionista.



Tal es el caso de la correcta remuneración del salario diario, de las horas extras, de los días de vacaciones, del pago de los días feriados, de asueto y fiestas nacionales, de los días correspondientes al pago de las prestaciones sociales.



Hemos hecho circular en Internet los siguientes artículos:



http://https://www.aporrea.org/economia/a253076.html


http://https://www.aporrea.org/trabajadores/a232804.html

http://https://www.aporrea.org/energia/a219149.html

https://www.aporrea.org/actualidad/a85543.html



Para algunos lectores , esos artículos han resultado "conflictivos", como si las relaciones obrero-patronales en algún momento hubieran sido o pudieran ser conciliables o armoniosas.



Para el día de hoy y desde agosto del año 2.009, por ejemplo, uno de ellos alcanza casi 90.000 visitas.



El juego gramatical del empresario ha sido muy diplomático, con el que los portavoces suelen ser muy respetuosos de sus interlocutores, pero no por ello dejan de exponer hasta con precioso lenguaje y lujosas vestimenta las verdades y las mentiras a que hubiere lugar según los diferentes intereses en juego y la correspondiente coyuntura internacional.



Así, de perogrullo, toda semana tiene siete (días) continuos, mientras los días de trabajo semanal pueden ser de otro monto. Por ejemplo, actualmente la LOTTT establece 5 días semanales de trabajo obligatorio, pero esa misma Ley se contradice cuando dispone y señala que el salario diario sea = el salario mínimo mensual dividido entre 30 (1/30 del SM). Este numerito = 30 días se usa para evitar montos fraccionarios y porque responde a un redondeo defectuosos del cociente = 365/30 = 12 y piquito.



Ya con esa definición de salario diario, la LOTTT engaña al trabajador, lo ha perjudicado, pero sin mala intención, así lo creemos. Ese mal cálculo responde a atavismos de muchas décadas durante las cuales el salario diario semanal ha involucrado 7 días, a pesar de que la obligación al trabajo ha sido sólo de 6 días a la semana, y actualmente es de 5 días.


Ahora bien, los pagos semanales y mensuales no afectan al pago semanal, ni de vacaciones cuando estás se expresen en meses, ni al pago de aguinaldos por la misma razón. El problema se nos presenta con el salario diario y sus derivados calculatorios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 681 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: