Unas palabras al cantor del pueblo venezolano a 75 Años de su natalicio

Año 1973. Éramos adolescentes, con edades entre quince y dieciséis años, éramos soñadores. Cursábamos tercer año de bachillerato y hacíamos ejercicio de publicación de unos volantes al que le adjudicábamos la categoría de periódico. Dichas páginas la identificamos con el nombre de "ALARCÓN", como una manera de homenajear al joven estudiante Juan Alarcón Galíndez asesinado por la Guardia Nacional frente al Instituto Pedagógico de Barquisimeto.

En una de las reuniones preparatoria de uno de los números del periódico "ALARCÓN", un camarada nos informa que en la Biblioteca Pública "Pío Tamayo" "están presentando a un guaro bien arrecho, un carajo que canta sin pelos en la lengua". Decidimos vernos en la noche en el auditorio de la referida institución. En verdad la entrada al auditorio – que aún permanecía cerrado – estaba muy llena, la mayoría gente joven y no había comenzado nada a la espera del cantante. En la entrada del auditorio se formó un verdadero ataja perro, porque los organizadores del acto estaban cobrando la entrada. Creo que era a diez bolívares y quienes nos encontrábamos allí eramos estudiantes, dirigentes populares y algunos intelectuales. Diez bolívares para nosotros en aquel entonces era mucho dinero. Pues, llegó la persona esperada. En la mano derecha traía el estuche con la guitarra y en la mano izquierda el estuche con el cuatro. Mandó a abrir el auditorio y que todos entráramos. Aquel río humano buscó la mejor manera de acomodarse para oír por segundo día a quien simplemente conocimos esa noche como Ali Primera.

Pocos años después tendría la oportunidad de conocerlo más, porque cuando venía para Barquisimeto se quedaba en el apartamento de mi amigo y camarada Julio Valero Roa, en la urbanización "La Estación". Allí era el lugar de reunión de quienes integrábamos la Comisión Regional de Finanzas de la Liga Socialista. En una de esas reuniones en casa de Julio Valero, Ali sale del baño peinándose la "tumusa" con una especie de peine de cuatro dientes y llamó mi atención dos cosas: una carterita de "caballito frenado" que tenía en uno de los bolsillos de atrás; y lo otro fue que se colocó una franela azul claro que en el frente tenía escrita la palabra Coma-Caca, en el mismo formato de la palabra Coca-Cola aquello me causó risa y le pregunté que dónde la había comprado y me dijo que Gloria Martín se la había traído de España. Ese día, a los camaradas que nos encontrábamos en casa de Julio Valero Roa, Ali nos obsequió el disco que recién había grabado en homenaje a Aquiles Nazoa "Cuando Nombro La Poesía". Esa noche no nos pudimos reunir, había ordenes expresas de parte de la Dirección Nacional de La Liga Socialista para el camarada Julio Valero Roa de atención exclusiva a Ali Primera.

Ali Primera es digno de todo un estudio sociológico. El movimiento de la llamada Nueva Canción Latinoamericana va a tener en Ali Primera su mejor representante, su más destacado vocero, llegando a definir a este movimiento en nuestro país como La Canción Necesaria. Logró conjugar Ali Primera las penurias del pueblo venezolano, sus saberes y haceres, y darle magistral interpretación poética, demostrando así que las expresiones populares para nada están reñidas con el sentido de lo estético de la creación humana. Su compromiso solidario con las luchas del pueblo lo demostró una y otra vez desde el canto, con el canto y en la calle. Ali hizo posible el reconocimiento y dignificación de muchos cultores y héroes patrios: Armando Reverón, Zobeida La Muñequera, Luis Mariano Rivera, Cesar Rengifo, Simón Díaz, Aquiles Nazoa, Josefina Leal de Molero, Don Pío Alvarado, Simón Bolívar, José Leonardo Chirinos, Antonio José de Sucre, Cruz Salmerón Acosta, Luis Beltrán Prieto Figueroa, entre otros. Lo afirmativo venezolano y el carácter positivo y esperanzador de su canto está presente en cada canción. No hay el menor ápice de derrotismo, de desilusión y de pesimismo en el canto de Ali Primera. Todo lo contrario. Hay toda una invitación a la lucha, al equilibrio entre la rabia y la ternura y a elevar cada vez más la voz. Por eso su canto fue solidario con Vietnam, con Cuba, con El Salvador, con Nicaragua, con Uruguay, con Haití, con toda la Patria Grande. Su canto hizo reconocimiento de la lucha revolucionaria llevada a cabo por figuras como Angela Davis, Malcon X, Salvador Allende, Ernesto Che Guevara, Ho Chí Minh, Camilo Torres, Fabricio Ojeda, Tania, Nguyen Van Troi, Jorge Rodríguez, Alberto Lovera, entre otros. Su canto también fue para denunciar la acelerada destrucción del ambiente. De allí las acciones emprendidas para la defensa de espacios como el Cerro Galicia en el estado Falcón y La Puerta en el estado Trujillo. Pero lo que nunca perdió y nunca debe perder la Canción Necesaria es su carácter irreverente, rebelde, cuestionador y crítico de la realidad. Por eso el faranduleo no tuvo cabida en Ali Primera. Nos atreveríamos a afirmar que el canto de Alí Primera es el equivalente al Plan de la Patria del Comandante Chávez: Alí cantó a la lucha por la independencia y soberanía del pueblo, al respeto al ambiente, a los valores culturales que forman parte de nuestra identidad, le cantó a la unidad latinoamericana y estaba convencido de la potencialidad que reúne nuestro país cuando cantó a los poderes creadores del pueblo en homenaje al genial Aquiles Nazoa.

Vale destacar también el carácter amplio que desarrolló Ali Primera en las convocatorias a un mismo escenario hechas a agrupaciones y cantantes con los cuales no tenía coincidencia ideológica. Los actos en solidaridad con los presos políticos o en solidaridad con pueblos de nuestro continente así lo demostraron. Para nada el sectarismo formó parte del trabajo cultural desplegado por Ali Primera. Andrés Castillo y Grisel Marroquí en el libro "Ali Primera a quema ropa" así recogen el siguiente testimonio: "... me he convertido de un cantor para la izquierda en un cantor para el pueblo. Ya no soy el fanático de antes que veía un enemigo en toda persona que no fuera de la izquierda. Yo le decreté la muerte al sectarismo y ésto me ha llevado a tener una visión más amplia de mi pueblo y su realidad y hoy creo, que en el combate por hacer la patria más digna, cabemos todos por encima de coincidencias o divergencias políticas."

Hoy no somos adolescentes, pero seguimos siendo soñadores.

rolomejo1957@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 707 veces.



Mervin José Rodríguez López

Docente. Productor Radial. Miembro fundador del Colectivo de Comunicación Alternativa “Voces Urgentes”.

 rolomejo1957@gmail.com

Visite el perfil de Mervin José Rodríguez López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: