Iris Varela, Vielma Mora, Aristóbulo y Maglio Ordoñez. Que paguen los más pendejos

Se suele decir que "lo que es igual no es trampa". Iris Varela, que unos años atrás apuntaba como una dirigente revolucionaria en quien muchos habían puesto interés, sobre todo cuando aparecía, aunque con cierta discreción, sólo en relación con esto, vinculada a aquel muchacho tachirense, como ella, que empezó a expresar la discrepancia desde la izquierda ante el hacer del gobierno, llamado Luis Tascón y aceptó que la burocratizasen para sacarla de aquel camino, reaparece ahora en como su viejo rol, dando unas declaraciones, en las cuales censura a Vielma Mora y le inculpa de la derrota. Pareciera ser ahora "la fosforito" que llamaba la atención por su actitud vigilante sobre asuntos del partido y gobierno.

Dice la "Fosforito" refiriéndose a los gobernadores "Ellos tienen que lucirse dándole respuesta a lo que el pueblo demanda". Si bien esto es tanto como un saludo a la bandera, a uno que vive un poco más o menos a mil kilómetros de distancia, parece como muy ligero para juzgar lo que pasó en el Táchira. Pero al margen de Vielma Mora, Iris Valera pasa por alto, cuando miramos en sentido general o nacional, como las autoridades nacionales del partido, a las cuales ella está muy cerca, cometen graves errores como imponer candidaturas sin sustento en la opinión de quienes por ellas habrían de votar, como sucedió en Anzoátegui.

Dice ella, intentando explicar la causa de la derrota en su estado natal, el Táchira, que "la militancia chavista está descontenta a cómo se estaban llevando las riendas del gobierno regional" y agrega como quien tiene la piedra filosofal en la mano "no podemos tapar el sol con un dedo". Y termina reclamándole a la dirigencia de Caracas, "hemos descuidado a Táchira".

Se dice que "lo bueno para el pavo lo es para la pava". Esas justificaciones de Iris Varela tienen mucho de eso. Porque pueden aplicarse en cualquier parte del país, donde se ganó o perdió, pues todo él, por las razones que sean, luce en exceso descuidado.

Creo que el Táchira, visto desde lejos, donde esos descuidos no pudieran ser distintos y hasta no más graves que en el resto de Venezuela, merece un trato diferente, más inteligente y menos visceral al momento de analizar los resultados. Por ejemplo, en Sucre, el candidato chavista ganó, como decimos los venezolanos, "de atraco", sacó a su opositor una ventaja descomunal, pese sus notorias carencias intelectuales y el estado de abandono que prevalece en la entidad regional, aparte de las dificultades que afectan al venezolano todo. Antes de las elecciones, puse una denuncia de algo que acontecía, hablo en pasado sin saber si eso sigue aconteciendo, que era responsabilidad directa del gobernador y lo venía ignorando, como solíamos decir en Cumaná, "haciéndose el Mogollón". Para más abundamiento pongo al final el link para llegar a esa lectura a quien pueda interesar.* Cumaná, particularmente, que es mi ciudad natal, pocos días antes de las elecciones, parecía una ciudad en el abandono absoluto.

Se me ocurre pensar, no sin dificultad, que al analizar lo acontecido en el Táchira, debe pesar mucho su condición de zona fronteriza, donde Cúcuta y sus alrededores, casi están montados y hasta metidos en Venezuela. El asunto de la doble nacionalidad que allí debe ser significativo tiene un peso. Como lo tiene la estrecha fluidez o "lo caliente de la frontera". Pero además, esa zona está en los ámbitos del narcotráfico y donde se mueven grandes cantidades de dinero que no juegan a favor de un cambio en Venezuela. Es decir, esa fuerza, no me cabe duda, se puso toda en contra de Vielma Mora. Para no alargar más este asunto, del cual desconocemos especificidades, aunque sabemos del derrotado, de cuando fue jefe del SENIAT, su enorme dedicación y capacidad de trabajo y rendimiento, debemos poner en la balanza la fuerza y persistencia que allí puso el factor guarimbero. En estos dos últimos años, por lo menos, la guarimba se sembró en el Táchira y no es que los violentos ganaron, sino que se han impuesto por los elementos antes expuestos y el respaldo de las autoridades colombianas y el paramilitarismo. No me cabe duda que los factores endógenos o externos que conspiran contra la soberanía nacional han definido al Táchira como una zona privilegiada. No olvidemos que por la frontera con Colombia se desarrolla un intenso tráfico que maneja incalculables cifras monetarias, que sin duda conspiran contra el gobierno como también lo hacen los capitales que allí han instalado sus "casas de cambio" para agredir la economía venezolana. Sería bueno saber, si eso fuese posible, cuánto dinero de procedencia ilegal y también su origen territorial, corrió en esa campaña a favor del bando opositor. Táchira forma parte del plan estratégico de la "Media Luna", que tiene como propósito fragmentar a Venezuela y no muy lejos están las bases militares gringas

No niego, pues no vivo por allá y llevo años sin visitar la zona, que el gobierno haya sido poco eficiente, pero no es sólo eso la causa de la derrota. Si esa argumentación de Iris Varela tuviese valor y fuese equilibrada, ajena a lo visceral, el chavismo debió haber sido derrotado en casi todo el país, dicho así por las debidas y normales excepciones.

Por ejemplo, cuando uno analiza el caso de Anzoátegui, se encuentra con eso mismo que Iris Varela cree sólo aconteció en el Táchira. En este Estado Oriental sucede exactamente lo mismo. Como dijo ella, aquí tampoco se han llevado bien "las riendas del gobierno regional", sobre todo bajo los gobiernos de Tarek William Saab y Aristóbulo Istúriz, sin contar las enormes fallas e inhibiciones del gobierno nacional y la guerra económica que se aplica al venezolano todo. Sobre todo, no lo hizo bien Aristóbulo, quien quiso gobernarnos desde Caracas y a través del programa primero televisivo y luego radial de "Dando y Dando con Tania Díaz", contando con la ayuda de sus íntimos. Pero Nelson Moreno, a quien los chavistas anzoatiguenses querían como candidato a gobernador, quien lo estaba haciendo lo mejor posible, tanto que enfrentó con valentía la violencia de las guarimbas y resolvió problemas como la enorme y criminal deuda acumulada a los trabajadores desde los tiempos de Tarek William y el mismo Aristóbulo, fue desplazado para cumplir con la cuota del nativo de Barlovento.

Pero no todo se justifica en la presencia impuesta de Aristóbulo. También hubo y hay otras anomalías, producto de los errores de la dirigencia nacional a la cual Iris Varela omite y lo que revela que el asunto es más complejo de lo que ella piensa. Puerto La Cruz o para mejor decirlo, el Municipio Sotillo, fue unos de los bastiones del chavismo. En las pasadas elecciones de Alcaldes, la Dirección Nacional impuso la candidatura de Maglio Ordoñez. Sucedió aquello por algo que dijimos en una oportunidad, allí como en muchas partes del país, por aquello del hiperliderazgo, esperando que todo lo resolviese la figura y discurso de Chávez, no se construyó un verdadero partido revolucionario, menos un proyecto que poner en manos de la gente y sus figuras pasaron y pasan desapercibidas ante ella. En esa oportunidad propusimos que era preferible perder esa Alcaldía y no optar por Maglio que no era la imagen que la idea del cambio reclamaba.

Maglio es lo que es y no se podía aspirar de él otra cosa. Fue una figura descollante del beisbol y con ello ganó mucho dinero. Sus intereses son otros y para decir lo mejor de él, nunca ha fingido lo contrario. Por eso, Puerto La Cruz parece una ciudad que se quedó en el pasado y hasta parece más bien una bombardeada y plagada de desechos; allí, para parodiar a alguien, toda carencia y desidia tiene su asiento. En ese municipio perdió Aristóbulo ahora, pero también se perdió cuando las elecciones por la AN. En el Distrito Simón Rodríguez, El Tigre, una zona de alta concentración de trabajadores, ciudad de grandes luchas revolucionarias, Aristóbulo también perdió por casi 9 puntos porcentuales.

Son estos asuntos, si no poco significantes como para calificarlos de particulares, si dignos de ser tomados en cuenta al momento de analizar los resultados. Pero es obvio, que en los asuntos que he tratado, la responsabilidad del gobierno y de la dirección nacional chavista es tan notoria que uno no entiende cómo aquella muchachita que acompañó, aunque discretamente, a un discrepante como Luis Tascón, no se percate "donde tuerce la puerca el rabo" o donde hay que apretar las tuercas. Lo cierto es que el chavismo obtuvo un triunfo contundente y, si algo malo aparejan esos resultados, es que los graves problemas se ocultan, como quien mete la tierrita bajo la alfombra y salimos a acusar al más pendejo.

*https://www.aporrea.org/regionales/a252255.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5294 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a253915.htmlCd0NV CAC = Y co = US