Miren, señores de la ANC, cómo brilla ese puñal en la noche

Cuando fui a votar vi a muchas fieras ateridas de mal de rabia: lanzaban sus dentelladas al aire y me mostraban sus dientes homicidas, sus ojos inyectados de incontenible fatuidad; un odio demencial apabulladoramente alimentado por perrarina fina importada del Norte. Estuve tomando nota para ver si Dios me da fuerzas y escribo una Divina Comedia.

Allí estaba yo, digo, mirando a aquellos CANCERBEROS que balbuceaban solos, que buscando ecos y reacciones para sus locuras, apoyados, insisto, estratosféricamente sobre los báculos de los gringos y europeos. Vi sus enormes babas azuladas, expulsando bocanadas de improperios, con voces roncas que transfiguraban las prosopopéyicas poses de las blancas ranas plataneras de Trump, Rajoy o la Merkel.

Señores de la ANC: ¡Ya basta de que sigamos aceptando que Trump y Almagro nos muevan sus muñequitos de guiñol, que andan en el plan desintegrador de la república.

¿Somos o no somos mayoría, ¡CARAJO!? ¿Habló o no hablo el pueblo? ¿Qué más le vamos a seguir pidiendo al pueblo que ha dado su sangre, torrentes de lágrimas, sacrificios infinitos y permanentes? Hay que militarizar sin cortapisas el Táchira y Zulia, para que los neogringos santanderistas no osen hollar la patria, ni se crean mucho menos que tienen a Dios cogido de la chiva. Por ahí va ahora el plan criminal de la derecha: decretar la liberación de ese arco por donde se desangra nuestro pueblo. Hacerlo con tiempo.

Esto es grave, queridos hermanos: los que han sido quemados y van por allí por las plazas, por los mercador y campos ardiendo como teas; los aherrojados , los escupidos y atormentados de tantos siglos.

Hay que entender que ellos, los de la derecha, no tenían candidatos sino patiquines simplemente reactivos a nuestro proyecto. ¿Quién conoce la dimensión política en Mérida de un Ramón Guevara, de un Guanipa en Zulia o de una Leidy en Táchira? Sencillamente son petulantes negadores de todo lo que hace la revolución por el pueblo. Más nada.

Hoy comienza otra dura etapa de la guerra mundial contra Venezuela. La prepotencia y la alevosa malicia de la MUD no le permitirán en lo más mínimo perder la oportunidad para tratar de hacer de la elección de gobernadores otra escalada en su plan destructivo de la patria. No se les debe permitir en absoluto esa arrogancia criminal, so pena de vernos asfixiados a un estado desintegrante. Es muy clara su estrategia: "¡Ganamos TODO!", "¡Nos hicieron FRAUDE!", "¡Esto sigue siendo una DICTADURA!", "¡Maduro debe irse YA!".

Ahí están llamando a movilizarse y a quemar el país otra vez.

Reconozco el extraordinario, valiente y loable trabajo de la ANC, pero a la vez es esencial tener sumo cuidado con los paliativos de cada hora, con los parches y remiendos verbales, con los escarceos jurisprudentes (aplazando decisiones cruciales) e ir cediendo terreno lentamente ante las arremetidas de la derecha, que nos ponen en la posición, camaradas, de estar chapoteando e impidiendo que no se avance lo necesario en cuestiones vitales de nuestra honrosa empresa revolucionaria. Recordemos a aquel guariqueño Miguel Palacio que en el Congreso de 1848, gritaba que no se debe pelear enchiquerado. Recordemos a Bolívar: "Todo el cuerpo de la historia enseña que las gangrenas políticas no se curan con paliativos". Y paliativos son esas reacciones a veces divagatorias frente a la banca criminal, frente a la altanería burguesía, ante los sabotajes de empresarios, sindicaleros...

En el trabajo coordinado, en la acción determinante, en la responsabilidad visionaria y certera, de ustedes señores de la ANC, reposa la inmensa fuerza rectificadora para salvar la patria. Sin vacilaciones se debe actuar para evitar que estos monstruos nos sigan poniendo el país como la representación del palacio de Satanás.

¡Hay que pararles el trote de manera fulminante a estos superdotados de silicona que ya se creen apoyados por todos los mariners y los misiles nucleares del Gran Rana del Trump!

Empezarán por no reconocer a la ANC, como tampoco juramentarse ante ella. Otra vez tratando de imponerse con esa artera y despreciativa jactancia que tantos inocentes asesinados nos han costado. Otra vez creyéndose elevados a la popa, alados, sobre el propio copete (o cresta de gallo pataruco) de Trump.

Ya Uribe y Santos baten palmas.

Ahora, con el apoyo del uribismo pretenderán montar un filón (cuña) como Alepo en Zulia y Táchira, abriéndose paso a través de los Andes, por Mérida, para acosar Barinas y Trujillo. En Zulia y Táchira pondrán todo su empeño por volar la integridad territorial, acrecentar el contrabando, abrirse al paramilitarismo y al narcotráfico, de tal modo que nuestra gloriosa Fuerzas Armadas debe desde ahora mismo poner un colosal frente (tapón) a esta pretensión.

En pocos meses tendremos otras dos contiendas electorales y no podemos seguir cogiendo por la sombrita de las grandes trampas que ellos nos están tendiendo. Toda nuestra esperanza la tenemos puesta en la ANC, y ahora no puede ser que el mismo CNE que ha reconocido a los gobernadores triunfantes de la derecha, pretenda ésta ahora arrogarse desconocer los mandatos y poderes de nuestros constituyentes.

O nos hacemos respetar o nos llevará el diablo.

Ya la derecha cree tener otra vez listo el polvorín para otros actos de terror como los que les encanta a Washington: otro grito de arrechera como el de Capriles, otro temblequeo como el de la "salidita" de López o el de los últimos dantescos cien días que provocaron unos ciento veinte asesinados.

Ya al pueblo no se le puede seguir pidiendo más apoyo sin que se vea en el horizonte la determinación de ir a fondo en contra de este horror diario de trancas, incendios, odios bestiales; sabotajes eléctricos, en CANTV, desde la banca, desde los empresarios y grandísimos expoliadores de la patria. El pueblo está sin duda desgarrado de dolor por lo que ha pasado en Mérida, Táchira y Zulia, y seguirá dando muestras del mismo valor de aquel general Urdaneta que le decía al Libertador. "aunque quedemos sólo usted y yo dando la batalla aquí seguiremos teniendo patria. Adelante, …".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1000 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a253778.htmlCd0NV CAC = Y co = US