Parte humor y parte en serio

De las Torres Gemelas al uranio

Del 11 de septiembre de 2001, al 11 de septiembre de 2006, han pasado cinco largos años en donde Venezuela ha sufrido los embates de la lucha contra el terrorismo impuesto por el gobierno del Sr. George Bush, presidente del Imperio más genocida que ha tenido esta nave espacial llamada tierra, aunque su mayor cuantía es de agua, debe ser por cierto, el mismo que le puso el nombre al LLANITO en el Municipio Sucre del Estado Miranda (Una urbanización con alturas y bajuras indescriptibles), cosas veredes amigo Sancho. Esta novela cuyo título arriba se señala, pertenece al genero de las fantasías eróticas, debido entre otras cosas a la similitud con el órgano viril del sexo masculino, si lo queremos ver de esta forma, para desarrollar el presente novelado a cinco capítulos, uno por cada año.

El cerro donde reposa este vil metal, seguro, es más largo y tendido que la altura de ambas dos torres citadas, que colocado en el centro exacto de ambas podrían simular lo que les conté, es un ejercicio de imaginación, porque de eso se trata y además porque todo lo que ha pasado desde el primer once ha sido de una tremenda imaginación y elucubración, que ha producido la invasión sistémica de dos países y los que según parecen faltan en la cuenta, no es de extrañar que por ahí salgan algunos resabiados a decir que lo del uranio es una colaboración con Irán para producir las bombas que van a destruir Disney World.

No entendemos y en esto me gustaría la asesoría de algún internacionalista, el como Venezuela se cala cada embuste y mala intención de los colombianos ex y presentes de gobiernos de ese país que a todas luces es una demostración de un mandato muy concreto del Imperio, esto debe formar parte no de una imaginación sino de un plan que hay que unirlo con el reciente descubrimiento de marines de EEUU que entraron por el Delta del Orinoco, algo grande y temeroso se está preparando y no nos queda otra que confiar en los servicios de inteligencia venezolanos, que suponemos están haciendo su trabajo.

Por otra parte, nuestro propio ejercicio de imaginación, porque la tenemos ganada por derecho, nos obliga a elucubrar que todo está concatenado, que no hay cabo suelto y que la imaginación es dueña de su propia esclavitud, por tanto desde aquel 11 de septiembre y del otro hay una sola política, acabar con cualquier signo de populismo como ellos lo califican, lo que está en juego no es cualquier cosa, ni para ellos ni para nosotros, por eso, estar claros sobre las intenciones es el primer paso para estar alertas, no esperemos la reacción del noble pueblo después que sucedan las cosas, es hora de definiciones y una de ellas es la profundización del proceso y desde ya abordar el tema de la ideología revolucionaria y la otra ir delineando el socialismo que queremos.

El Uranio está debajo de la tierra, las torres se cayeron y todo quedó convertido en tierra y metales, entonces la imaginación nos lleva a pensar que la política norteamericana y sus aliados es una y la misma. Obviamente que entender lo que está pasando es necesario y útil para evitar que todo el mundo salga para los cerros de Uranio en el sur del país, creyendo que ahora sí se encontró el paraíso que no será amarillo como el oro pero más peligroso que un gringo en Guantánamo. Y para volver al inicio, lo que debemos hacer y con el perdón correspondiente, es pintarle una paloma como la indicada, a quien se atreva a través de su imaginación terrorista a romper la paz y las elecciones venideras.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3291 veces.



Rafael Febles

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a25249.htmlCd0NV CAC = Y co = US