Mr. Shapiro... ¡Go home!

El golpe ahora es internacional y ya está en proceso dentro y fuera del país. En el exterior, vuelve a la carga Otto Reich y el "Rambo" cuatro estrellas James Hill, avalados por los medios de USA, Colombia, Inglaterra y España. De Otto ya sabemos sus andanzas, pero la mentira descarada del General Hill sobre un supuesto campamento de Hezbolá (asociado a Al Qaeda) en la Isla de Margarita, repite la monstruosidad mediática de las televisoras privadas nacionales. Se ejecuta la misma medicina aplicada en la dictadura argentina, denominada "Guerra Sucia", auspiciada por la CIA en su empeño por erradicar cualquier vestigio de ideología izquierdista y que culmina con la venta de ese país en tiempos de Mennem.

En nuestro país ya no necesitamos de la oposición o de alguno de sus líderes golpistas ¿Para qué? Con Mister Shapiro, los "demócratas" opositores salen sobrando. Ellos están instalados en sus bunkers, educaditos y modositos, dejando actuar al Tío Sam. Mister Shapiro viene a cobrar lo que ha invertido en golpes, paros, trancazos y demás operaciones que no han resultado en el quiebre de Hugo Chávez. Pero no le va a cobrar a quienes perdieron su inversión por soberbia y desesperación. ¡No, que va!. Tiene en mente desprestigiar al único presidente que se la ha ocurrido, ¡Horror!, la idea de favorecer a las masas populares y "creer" que el petróleo tiene el nombre VENEZUELA estampado en sus barriles. Mister Shapiro se pasea por nuestra casa y opina como cualquier nativo sobre cuestiones elementalmente venezolanas. Habla de terrorismo con una facilidad pasmosa y se atreve a resbalar la santidad de los golpistas y, ¡OJO!, la duda sobre la responsabilidad del estado en cuanto a los últimos ataques terroristas. Incluso, se hace el perfecto pendejo cuando hace sus señalamientos, cuando está muy clara la participación de los golpistas en estas operaciones.

El problema, amigos míos, no es Hugo Chávez. El problema somos nosotros que creemos en un proyecto liberador que no se ajusta a los intereses del imperio. Mister Shapiro fue puesto allí para culminar el trabajo golpista que, cuatro idiotas que se creían dioses, no han podido hacer. El problema, amigos míos, es este pueblo cansado de ver como un ladrón se pasea por nuestra empresa petrolera y asume que es dueño de una vaina que es nuestra. Mister Shapiro no es solo un golpista. Mister Shapiro es la iniquidad del imperio norteamericano jodiendo para quitarnos nuestra esperanza a crear una sociedad más justa. El problema, amigos míos, es que este sujeto ha estado hablando, acusando, mintiendo, conspirando y quiere... nada de "quiere", ¡EXIGE!, que le entreguemos nuestras riquezas para darle continuidad a su imperialismo depredador. Lo más triste, ¡coño! Por que esa vaina si da tristeza, es que existan personajes cedulados con la nacionalidad venezolana, a favor de Mister Shapiro y de su plan expansionista.

Esta es mi tierra, mi país, mi proyecto de país. Yo tengo derecho a exigir respeto por este suelo que piso. Mister Shapiro no tiene más derechos que los que me otorga la constitución y cada venezolano que le duela este país, tiene que asumir su responsabilidad histórica, rechazando este tipo de injerencia imperial. Sabemos que existe un plan que le da continuidad a las torpezas de la oposición. El estado deberá asumir una posición de defensa inmediata para desenmascarar al Tío Sam y sus testaferros. Pero nosotros; los que estamos aquí luchando, debemos estar en pie de guerra y movilizando nuestra revolución, cuidando en extremo que sea vulnerada nuestra soberanía. El norte no es un enemigo fácil. Tienen el poder hegemónico de las armas, la economía y múltiples medios de propaganda. Pero, cada vez más, se le hace cuesta arriba mentir. Y ese es un terreno muy fangoso en el que se pierden batallas importantes. Nosotros tenemos la verdad de nuestra parte y tenemos la obligación de elevarla hasta sepultar la mentira de quienes pretenden ser nuestros verdugos. No tienen más arma que la infamia y eso le convierte en un enemigo con pies de barro.

Mister Shapiro... ¡GO HOME!

msilvaga@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3192 veces.



Mario Silva Garcia

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas