Yuan Today

 

"OH VIL METAL DORADO QUE TIENES "OH VIL METAL DORADO QUE TIENES

LA VIRTUD DE TRANSFORMAR LO FEO LA VIRTUD DE REMENDAR VIRGOS"

EN BELLO, LA VEJEZ EN JUVENTUD"

Willian Shakespeare Miguel de Cervantes

 

El gobierno de Maduro y sus asesores económicos están obcecados por la quimera del oro, piensan que poseer abundantes reservas áureas en las bóvedas del Banco Central los hará inmunes ante el bloqueo financiero decretado por Donal Trump el cual prohíbe la adquisición de bonos de la deuda respaldados por PDVSA a posibles inversionistas estadounidenses, dejando a Venezuela sin fuentes de dinero fresco en un momento donde se conjugan la caída de los precios petroleros ,con un inmenso servicio del pago de la deuda externa que para este año está estimada en 9.691millones de $ que deberá pagar la Nación para evitar el default; esta situación agravará la capacidad importadora del país en todos los rubros y sobre todo en materia de alimentos y medicinas acentuando el sufrimiento de la poblacion. Con respecto a los precios petroleros se aprecia una recuperación de los mismos debido a los acuerdos de reducción de la producción acordados por la OPEP y productores no OPEP, específicamente el gran gigante de los hidrocarburos como lo es Rusia; sin embargo, desgraciadamente este ascenso de los precios del crudo no lo podremos aprovechar a plenitud debido a la irresponsable política de falta de inversiones de nuestra empresa Estatal quien no modernizó los obsoletos equipos para la producción de petróleo y menos aún las realizó en la neurálgica y rentable área de la petroquímica. En materia gasífera seguimos quemando en los mechurrios de la apatía este valioso recurso, subutilizando sólo un pequeño porcentaje del mismo en lugar de sacarle el máximo provecho como si lo ha hecho la República de Bolivia que hoy ostenta una economía en expansión.

El gobierno de Maduro nos habla del fin del rentismo petrolero, pero la alternativa que proponen es sustituirlo por un rentismo extractivista fundamentado en la explotación de diamantes, coltán y oro, dadas las grandes reservas de estos minerales, sin importarles los graves daños ecológicos que están ocasionando en nuestra Amazonia que es un reservorio de agua y biodiversidad. Decimos que los asesores económicos del gobierno, cifran sus esperanzas de recuperación de la economía, específicamente en el metal dorado, cayendo en el fetichismo que cegó a los mercantilistas del siglo XVI encarnándose esta obsesión en la inútil y dispendiosa nobleza española que durante más de tres siglos apalancó la industrialización holandesa, francesa y británica con los metales y minerales preciosos expoliados a las colonias americanas.

La parasitaria boliburguesía y sus retrógrados tecnócratas parecieran no entender que el oro es una mercancía más de las existentes en el extenso mundo del mercado, ya en el siglo XVIII el destacado banquero y economista David Ricardo la caracterizó ampliamente despojándola del halo de misterio con la cual la cubrió el Mercantilismo que plantea, que los países deben poseer en sus arcas un superávit en la balanza de pagos medido en oro y plata, metales que sustentan según dicha teoría la fortaleza económica de las naciones, el argumento de Ricardo para esta función del oro como respaldo monetario, radica en que este metal es escaso en la naturaleza,lo cual lo hace proclive para respaldar el valor de la moneda y evitar la tentación por parte del Estado de emitir dinero inorgánico para alimentar el gasto público que termina por engendrar inflación. De resto, el oro se comporta como un comóditi común, cuyo precio depende de la abundancia relativa a la que la someten los descubrimientos de nuevas minas, al aumentar la oferta del metal disminuirá su valor de mercado, hasta que el agotamiento de las mismas, produzca de nuevo un alza del precio.

Alquimistas maduristas, aprendices de brujo que os creéis poseedores de la piedra filosofal del Arco Minero, pensando con facilismo salir del atolladero de la crisis en que nos metisteis, sabed que los precios del oro son más volátiles que los del petróleo, debido a que el valor de uso del metal dorado es inferior al del petróleo ,por la sencilla razón que este último posee cualidades energéticas que resultan estratégicamente apetecibles, por ser insustituibles desde el punto de vista industrial a mediano plazo.

Pregonáis a los cuatro vientos el fin del rentismo petrolero en Venezuela y realmente lo que buscáis es sustituirlo por otros rentismos, ¡flojos!

Si en esta sufrida tierra no se cambia el modelo económico, fortaleciendo el aparato productivo agrícola e industrial, si continúa el clientelismo del Estado caracterizado por una inmensa e ineficaz burocracia de 3 millones de empleados, si las políticas asistencialistas no exigen un esfuerzo por parte de los beneficiados que los haga sentir dignos de "ganarse el pan con el sudor de la frente", si la educación no sólo crece en cantidad sino en calidad, si no se pone coto a la corrupción; no alcanzarán las Minas del Rey Salomón para satisfacer la incapacidad de quienes nos gobiernan, podremos sustituir el dólar por otra divisa, yuan, rublo ,etc. Pero nuestra debilidad económica seguirá siendo estructural y de nuevo los especuladores nacionales e internacionales se aprovecharan, publicando una página virtual llamada Yuan Today.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4714 veces.



José Burelli

Economista. Maestría en Relaciones Internacionales. Subdirector de Cultura UNESR. Profesor de la UNEFA, Universidad Pedagógica de Caracas.

 joseburelli@hotmail.com

Visite el perfil de José Burelli para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: