Detrás del uranio vienen los misioneros con bayonetas

Allá viene el Diablo: ¡dale con la cruz!

Desde hace algunos años hemos escrito sobre las características del Diablo para poder hacerle la analogía con las de Bush, y llegar a la conclusión de que éste es aquél. Pero igualmente hemos descrito a los diablillos que gobiernan en unas cuantas naciones del mundo sirviendo de epígonos sumisos al jefe, al que se autoproclama como el elegido o predestinado por Dios para ser, en la Tierra, su viva encarnación y ganarse el derecho a gobernar el mundo a su imagen y semejanza en provecho del interés económico imperialista.

En su discurso, como invitado al reino de los cielos otorgándosele un doctorado honoris causa inmerecido, entre tantas cosas, el Diablo dijo: “Ante usted, Señor Dios y Creador de todas las cosas, mentir es uno de los diez pecados capitales. Tal vez, el peor de todos. En mi reino nadie esconde su ego. El solo hecho de haber llegado allí, implica unas verdades irrefutables que no pueden ser desmentidas con palabras huecas ni lloriqueos con lágrimas de cocodriloToda historia tiene su tesis y su antítesis. Unos la describen ajustándose a la verdad, y otros a la mentira. Unos la narran correctamente respetando los hechos tal como se produjeron, y otros la deforman, revisándole la esencia para privilegiar la forma. Creo, mi Señor Dios, he sido víctima de un revisionismo que ni siquiera puede ser comparable al profesado y propagado por los marxistas reformistas en relación con las enseñanzas de sus progenitores: los bandoleros Marx y Engels”.

Sorprendido de los aplausos se inspiró para decir: “Hay quienes mienten tan descaradamente que si yo tuviera un poder mágico los transformaría en serpiente. Nos dicen que sólo existen dos reinos: el Cielo y el Infierno. Si las almas buenas vienen al Cielo y los cuerpos de almas malas al Infierno, entonces ¿qué guarandinga juegan la Tierra, el Purgatorio y el Limbo?

La mentira más prodigiosa de este tiempo, para invadir un imperio de armas sofisticadas a una nación desarmada de las mismas y robarle sus riquezas económicas, es acusar a la víctima de victimario señalando que tiene armas de destrucción masiva. Irak es la prueba irrefutable de la mentira del victimario verdadero y de la verdad de la víctima verdadera.

El señor Bush, a través de sus voceros del gobierno y del pentágono, antes de producirse el proceso electoral del 3 de diciembre del presente año donde se tiene por vencedor seguro a Hugo Chávez, ha comenzado a decir que se encuentra Estados Unidos preocupado por el uso de uranio de parte del gobierno venezolano. Se sabe que el uranio es un elemento químico de número atómico 92 (es decir, con 92 protones en el núcleo). Su símbolo es U. Tiene diversos isótopos, incluidos radiactivos empleados para la fabricación de armas nucleares y la producción energética en centrales nucleares. El imperio no acepta que el uranio sea utilizado por ningún Estado que se declare antiimperialista en producción de energía para beneficio de su economía. Se le acusa de uso para la producción de armas de destrucción masiva, y eso es un atentado a la paz del mundo bajo el dominio del imperialismo que sustenta su derecho a explotar y oprimir el mundo a su imagen y semejanza, agregándole a su interés.

La acusación del gobierno estadounidense nos avisa una intervención muy pronta en nuestro territorio que nada extraño tendría reventaría desde dentro. Una vez la violencia expandida, las fuerzas amparadas por la mayoría de la OEA, caerán sobre nosotros como leones, tiburones y halcones hambrientos a devorarnos y despojarnos de nuestro indeclinable derecho a la autodeterminación. No es una torpe invención de Bush, sino que lo hace para que la mayoría de los venezolanos y venezolanas adoren la serpiente y el dragón –que es el imperio- en vez de Chávez y vote por su candidato, que es Rosales. Bush, está tan enfermo de poder para que su imperio domine el mundo, que llega al límite de la irracionalidad en creer que hasta el reino del cielo es de él y no de Dios.

Bush tiene la creencia de que las desigualdades sociales deben ahondarse, convertirse en ley y ser protegidas por barreras infranqueables. Su principio es que los pueblos deben, por obligación, seguir y obedecer en todo a su patrono, que es el imperio, y el imperio es él y no el Estado. Para Bush, los pueblos sólo viven en la fornificación, la impureza, el libertinaje, la idolatría, la hechicería, los odios, las discordias, los celos, las iras, las rencillas, las divisiones, las disensiones, las envidias, las embriagueces, las orgías y cosas semejantes, por lo cual no heredarán jamás el reino de Dios que Bush representa en la Tierra, y que se lo disputa a todos los terrenales haciendo sus guerras imperialistas con armas de destrucción masiva. No nos extrañe que la infraestructura de un latifundio recuperado por el Estado sea la imagen que Bush presente al mundo como escenario donde se está enriqueciendo uranio venezolano para construir armas de destrucción masiva conteniendo ojos de vaca y bolas de toro.

Pelemos el ojo. Tenemos el deber de estar en guardia. No hay que cerrar todos los ojos al mismo tiempo. De que vienen, vienen. De que nos harán la guerra, nos la harán. A Bush le encanta que donde pisen sus tropas de muerte los pueblos escondan la cruz creyendo que los invasores son buenos y aman la luz. Todo imperialista invasor tiene el hocico delgado y curvo, las orejas rectas y cuadradas, y la cola rígida y bifurcada. ¿Acaso no es el Diablo en persona?

Ahora, lo que sí debemos tener presente y como principio, es que dándole con la cruz no derrotaremos jamás al Diablo. Los misioneros con bayonetas vendrán con su uranio en forma de alfa, de beta o de gamma a derrotarnos y esclavizarnos.

 

Preparémonos para resistir y vencer. Es nuestro deber. No gozamos de tanto tiempo como para esperar ese día en que Dios nos diga: “Sufridos y Sufridas de este maligno reino bajo el dominio de este maligno Diablo: ¡Manos a la obra! ¡Emancipación o muerte! ¡Venceremos! Salud y éxitos”. La emancipación es obra únicamente de los esclavos que deciden hacerse libres.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5555 veces.



Freddy Yépez


Visite el perfil de Freddy Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: