Maduro: ¡Hay que volver a Chávez!

Pero no es posible si el presidente no admite que ese Plan de la Patria (chimbo) que bandeó en su último consejo de ministros es FALSO. Claro, le pusieron la misma portada del original, pero es más gordito, parece una ley, y es falso. Volver a Chávez es retomar el camino donde quedó la revolución a su asesinato, buscar las razones políticas del crimen, y radicalizar a profundidad la revolución partiendo de una lectura fina del Plan de la Patria ORIGINAL, entender cada palabras de cara al socialismo y no de ningún "modelo mixto": eso no está escrito ahí. El hecho de que Chávez hablara de un espacio para la pequeña y mediana industria no significa un modelo mixto capitalista socialista, eso es solo un deseo, por demás eternamente insatisfecho. El modelo socialista de Chávez va contra la lógica del capital, así se presenta su Plan transitorio hacia el "punto de no retorno". Otra vez los "camarados" de Maduro y Maduro, confunden la táctica con la estrategia.

Para volver a Chávez se debe rectificar en todos los acuerdo y negocios adelantados con el gran capital y con la burguesía criolla (Volmer, Cisneros, Lorenzo "el innombrable"). Se debe "deshacer" ese abrazo y el apretón de mano dados a los pelucones en febrero del 2013; convocar al pueblo a la calle sin los escándalos acostumbrados, sin la musiquita distractora de siempre, para defender el legado político de Chávez y el socialismo, pensando en el por qué político de su asesinato. Llamar al diálogo a los chavistas, a los obreros, campesinos y gente humilde (NO a los empresarios. Los empresarios fueron cómplices del asesinato de Chávez, junto al Imperio).

¡Claro que hay que volver a Chávez! Pero en la práctica política, en su pasión política por el socialismo y la transformación de la sociedad.

Terminar con la Venezuela rentista quiere decir crear otra Venezuela que viva del fruto de su trabajo productivo y creador, no quiere decir sustituir el ideal socialista y la conciencia del deber social por un modelo mezquino capitalista y depredador, como lo dice y lo siguen vendiendo los "camarados" del presidente. Jesús Farías dice que seguir con el modelo socialista es dar un salto al vacío; Aristóbulo encorbatado, lo mismo; el otro, dijo que se "actualizó" el Plan de la Patria de Chávez para una época distinta del capitalismo de hace cien años; TODOS están convencido de que el fin de la Venezuela rentista es la Venezuela Potencia Capitalista, de la cual habla Maduro y su fundado Modelo Mixto, para el cual debe entregar PDVSA a los privados y 100.000 kilómetros cuadrados de territorio casi virgen en el sur, para ser desbastado. El capitalismo NO permitirá jamás un modelo mixto. No importan las buenas intenciones de algunos oportunistas, las mentiras de algunos empresarios "honestos" en su afán por ganarles la partida a sus competidores caimanes. Al capitalismo no le interesa un modelo mixto. Es por eso que el Plan fundado por Maduro huele a chamuscado, murió en el vientre su madre.

Si queremos volver a Chávez, ¡Bien!, ¡hablemos con la verdad!; convoquemos al chavismo para una consulta de rectificación socialista, a todos los socialistas, "sin complejos", como dice el mismo presidente. Hay que cambiar la dirección, o tomar una dirección "contraria" a la que ha guiado al gobierno hacia un remolino, como una nave rio abajo, sin control. Es demagogia eso de que "yo respeto solo al venezolano que trabaja", como si pensar y subsistir no fuera trabajar. El pueblo trabaja, pero bajo engaño a favor de los capitalistas y el capitalismo. Eso lo sabe el presidente y todos sus "camarados", indulgentes a todo tipo de dispares.

El país chavista no es solamente el "condescendiente", el que todo lo ve en colores HD, el chavismo también ve el lado gris del asunto. Sospecha que se gobierna a favor de los que más tienen y que para defender a este raro socialismo son muchos los sacrificios que se hacen; marchando como borregos sin esperanzas, al matadero de la explotación capitalista. Es a ese pueblo al que debe convocar Maduro y hablarle con seriedad y honestidad, para que lo ayuden a salvar el legado de Chávez (si es eso lo que quiere) frente a los "condescendientes", a los aduladores y a los oportunistas, estén donde estén, en el gabinete, en el PSUV, en su familia. Y si no lo hace, que siga cayendo en el remolino en su locura; ¡tampoco es que nos vamos a hundir todos con él! Ya vendrá otra oportunidad de liberación, con más experiencias y sabiduría. Este debacle no será el único, quizá habrá otros, pero seguro habrá otras oportunidades de triunfo.

Para volver a Chávez el presidente tendría que ser tan valiente como lo fue el comandante, no basta con hablar como él, ponerse creativo con las palabras, bailar salsa como cantaba Chávez, ponerse altanero y gritón de forma explosiva; también DEBE SER SOCIALISTA, coherente, crítico y reflexivo, verdaderamente humilde y no regalarse una exposición en Miraflores, pero sobre todo HONESTO. Para volver a Chávez debemos ser honestos y habla con la vedad como lo haría un auténtico socialista.

El camino se extravió en la mentira, retomémoslo en la verdad, no es tan fácil, pero es el camino.

12/09/2017

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 349 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a252193.htmlCd0NV CAC = Y co = US