Por culpa de Nicolas

Cuando ya la esperanza caía en un letargo y en una modorra de tarde de aburrimiento, cuando el pesimismo se anidaba a lo largo y ancho de la patria otra vez el Señor Presidente Nicolás Maduro, nos zarandea, nos jamaquea por un brazo como diciéndonos ¡Epa carajo no se me duerman! y con todas las intenciones del mundo le hace llegar a la Asamblea Constituyente 8 leyes para que se discutan con carácter de urgencia.

8 Leyes que no son otra cosa que inyecciones reanimadoras, transfusiones potentísimas de miles de kilos, centenares de hectáreas, trillones de litros, catajarras de metros o centenares de XXX unidad en lo que se puedan medir los sueños y la alegría que de inmediato hicieron que el pueblo se sacudiera la desesperanza, el adormecimiento, la apatía y el pesimismo que se le venía inoculando en la sangre y acomodándosele entre pecho y espalda.

Todo ello porque veía que los días de Constituyente transcurrían uno tras otro sin que nada ni nadie le moviera las agujas de la ilusión y el optimismo, porque pasaba el tiempo, y aunque habían habido avances desde el punto de vista político, en lo económico aun no había ocurrido nada que le hiciera sentir como más cercana esa bendita luz después del túnel.

Tenía que aparecerse el señor Presidente Nicolás Maduro con todas las intenciones del mundo a inyectarle a la ciudadanía nuevo aliento, nuevas esperanzas que de inmediato hicieron, que la sonrisa que tendía a transformarse en un rictus amargo, sonara a carcajada infantil con la policromía de un kinder en esplendor.

Cuando nuevamente la desesperanza tendía arropar al ciudadano de a pie, los precios, la inflación, la escasez, la impunidad, el robo, el desabastecimiento y tantos otros males que acogotan el pueblo y que además empollaban nuevo desaliento, cuando todo tendía a congelar la sonrisa, porque a un mes y pico de la Constituyente aun no se le ha visto queso a la tostada desde el punto de vista económico y aun no se han visto acciones contundentes que le quiebren el espinazo y haga tragar polvo a la guerra económica, a los desgraciados bachaqueros, a los desalmados empresarios y comerciantes, a los ladrones, a la carestía y al momento aciago que está viviendo la nación.

Ante todos estos males que azotan en el día a día, se aparece el Nicolás con ocho leyes que en cuestión de segundo sirvieron de bálsamo para que en al pueblo nuevamente se le despuntara la alegría y se le reviviera el entusiasmo, para que experimentara la grata sensación de que estamos muy cerca de que las vainas se van a mejorar y de que la situación va a cambiar y de que vamos a poder vivir mejor, sin estrecheces y con más holgura.

Por culpa de Nicolás y sus nuevas leyes entregadas a la ANC al pueblo le floreció nuevamente la esperanza, se le acomodó un nuevo dulzor en la boca, anda estrenando sueños y muerto de la risa...

Pero como los deseo no empreñan, por ahora solo nos resta esperar, lo importante es que eso no se quede allí en un nuevo discurso, en nuevas proposiciones, en solo deseos porque el pueblo no aguantaría un desencanto mas, no aceptaría ni soportaría que esas nuevas leyes sometidas por el Presidente a la ANC se conviertan en un nuevo filón o en nuevos yacimientos de desencanto y frustración. Sería sumamente peligroso ya que catapultaría y cristalizaría la alerta de Última Oportunidad, sería el tiro de gracias para los sueños y el optimismo, y el pueblo que es despiadado e inclemente a la hora de hacerse respetar, tomaría venganza por sus propias manos con el voto castigo en las próximas elecciones que tenemos en puerta, lo que traería como consecuencia el asestar un coñazo mortal a los sueños y al legados de nuestro Máximo Comandante, sería propinar un vergajazo bien dado a todo lo que huela a Bolívar a Chávez y a Patria.

Señores constituyentita, señor Presidente se requiere con urgencia soluciones económicas drásticas, efectivas y contundente en lo que respecta a la situación económica asfixiante e insoportable que azota a la población.

 

HORA MÁS QUE NUNCA CHÁVEZ SOMOS TODOS.

¡Y EN EL NOMBRE DE BOLIVAR, DE CRISTO Y DE Chávez, LA LUCHA SIGUE!

torcatizw@gmail.com, torcatizw@yahoo.com, torcatizw@hotmail.com

Maturín, 11 de Septiembre del 2017



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1330 veces.



William Torcátiz

Ingeniero, Poeta, Musico, Chavista. Analista Mayor de Conformación y Seguimiento de Empresas Mixtas Internacionales de PDVSA.

 torcatizw@yahoo.com      @torcatizw

Visite el perfil de William Torcátiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Torcátiz

William Torcátiz

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a252139.htmlCd0NV CAC = Y co = US