Alquimia política

J.R. Núñez Tenorio y la Constituyente Universitaria

Al docente e investigador venezolano, José Rafael Núñez Tenorio (1933-1998), se le recuerda con mucha simpatía por su manera directa de decir las cosas y sobre todo, por la explicación certera, fundamentada, profunda, conque encaraba la crítica y el cuestionamiento ideológico. Lamentablemente partió iniciándose el proceso de transformación política en Venezuela y con él se fueron ideas importantes para acometer, en la realidad contemporánea, los problemas y vicisitudes que hoy nos ahogan como sociedad.

Por los escritos de Núñez Tenorio, se pudiera especular que buena parte de las acciones políticas emprendidas por la Presidencia de Hugo Chávez (1998-2013), las hubiera respaldado, sobre todo la redistribución de las riquezas y la apertura de un conjunto de programas sociales que han venido a dignificar la vida del venezolano con pocas o escazas esperanzas de sobrevivir bajo el rigor capitalista; pero igualmente, en negro sobre blanco de las ideas de Núñez Tenorio, no queda duda que no estaría de acuerdo con la postura cerrada de un Gobierno que criminaliza la disidencia, todo lo contrario, sería partidario de confrontarla con ideas y con moral. El socialismo, en acepción de Núñez Tenorio, en el caso venezolano, viene generado por un factor fundamental, o elemento objetivo condicionante: "…el problema de la sustitución de unas relaciones de producción por otras. Es indudable que el dominio capitalista del país, sobre todo en los últimos años, opera en forma evolutiva, pero los elementos político-formales de la revolución burguesa se han truncado, han fracasado, no se han impuesto. Esto se explica por la naturaleza neocolonial del país: la burguesía venezolana es esencialmente traidora a la nación, es agente o socio directo del imperialismo norteamericano y, en consecuencia, traiciona los postulados de la propia revolución burguesa..."

No muy lejos de sus juicios, acerca de la traición y deslealtad de una burguesía criolla, hoy abanderada de la derecha en Venezuela (también tenemos burguesía criolla en el chavismo), Núñez Tenorio, en su interpretación de la realidad venezolana de finales de los noventa, simplificó las tareas ideológicas en cuanto a que era necesario comprender que la complejidad y el éxito de las luchas exigen dotes teóricos y prácticos. "La historia de nuestras luchas nacionales es sumamente rica en este empirismo nuestro ante los diversos órdenes de la vida, particularmente en la lucha política. La marcha ciega, por mística que sea, flaquea y termina por desfigurar la propia realidad de la cual se ha nutrido. El impulso revolucionario necesita ser completado por la teoría científica". En este sentido auspiciaba la activación consciente de una renovación universitaria que dotara a la nueva sociedad post-industrial dependiente y subdesarrollada, de habilidades y destrezas para garantizar la subsistencia de un proceso revolucionario.

Núñez Tenorio, abogaba, en el plano universitario, por un profesional vinculado con la sociedad, con las necesidades de esa sociedad; en el plano académico, percibió necesario confrontar el co-gobierno de las universidades en cuanto a su papel en la formación de un ser humano cívico y nacionalista; la inclusión por encima de las clases sociales, y por una educación superior que produzca investigación y extensión de manera palpable y no efímera. Las universidades están confeccionadas para reproducir dominación y clasismo, por eso, recalcaba Núñez Tenorio, se hace necesario modelar a un teórico-práctico-profesional, capaz de cumplir tres tareas fundamentales: promover el método académico-democrático frente al tradicional hábito burocrático-autoritario de transformar las instituciones; desarrollar una lucha ideológica para expulsar la politiquería de las universidades nacionales; y promover planes concretos y específicos de reforma en cada institución universitaria y de educación superior en general.

El asunto estriba, y en esto fue muy incisivo Núñez Tenorio, en trazar planes multidisciplinarios de investigación teórico-históricos para analizar y someter a crítica la producción-práctica venezolana sobre educación y universidad. El debate debe hacerse, es tarea revolucionaria la confrontación dialéctica, no el sometimiento coercitivo de la disidencia, eso no es revolucionario.

En cuanto a lo teórico, Núñez Tenorio lo destaca como una antesala necesaria para irrumpir con dominio y sapiencia en lo práctico. "Un supuesto teórico -expone Núñez Tenorio- que desdeñe la acción no es teórico sino teoricista. Esto lo tipifica muy bien el científico en su campo de investigación, donde formula hipótesis (teoriza) y busca comprobarlas mediante el experimento (praxis); el revolucionario en medio de las luchas políticas, que debe participar en la práctica y cobrar conciencia de ella elevando su nivel ideológico y político; en fin, el trabajador en el proceso productivo material, que actúa sobre el objeto de trabajo y al mismo tiempo realiza esta actividad persiguiendo un fin consciente…"

El dirigente revolucionario es una personalidad en la historia, y requiere destacar en su actividad de dirigente político, su lado teórico y su lado práctico, para hacer de las luchas político-sociales, un trabajo productivo, donde el proceso de investigación científica, de creación cultural y artística, y de producción de conocimiento útil para resolver problemas de la vida cotidiana, sea expresión integral de ese revolucionario que humaniza y se repliega en razón de proteger a sus semejantes y al valor moral de la política como ejercicio del poder popular y no de cúpulas gobierneras.

A todas estas, se reivindica hoy la figura intelectual e ideológica de Núñez Tenorio, quien en su pensamiento de avanzada rescataba en las ideas de Karl Marx la figura moderna del revolucionario, no ese que se ha enriquecido y se sigue enriqueciendo con el poder, ese la historia lo juzgará, sino ese revolucionario que trascenderá y que seguirá soñando con una sociedad de iguales y de bien común; donde la visión marxista de la unión del pueblo con sus estructuras de poder, dé una completa serenidad a la marcha objetiva de la evolución social y política de la historia; donde se le dé un reconocimiento a la energía revolucionaria, a la creación revolucionaria y de la iniciativa revolucionaria de las masas, y no a un liderazgo mesiánico absurdo. Estamos en un momento crucial de este proceso de transformación en Venezuela, los errores que hoy cometamos nos distanciarían cada vez más del pueblo. Se pretende construir otra Torre populista sobre las fundaciones de un proyecto político-revolucionario como el que propició Hugo Chávez, hacer eso es ir contra corriente del proceso revolucionario originario, único y verdadero. Seguramente Núñez Tenorio, esté donde esté, coincide con nuestra percepción de que está democracia burguesa nacionalista no está preparando un terreno propicio para la democracia socialista, sino que se está aislando de ella. Hay la pretensión de mantener un espíritu democrático institucionalista y esa es la figura que mayor auge está tomando en la concepción del nuevo Estado post-chavista.

A todas estas, no tiene desperdicio los aportes de Núñez Tenorio, quien esgrime: "Que la revolución llegue a ser democrático-nacional y luego patriótico-socialista dependerá del hecho real según el cual el proletariado y su vanguardia revolucionaria puedan ganar de verdad la hegemonía de la revolución. En esta perspectiva, es necesario desarrollar una política de combate abierto y sensato contra el enemigo principal de la revolución, tanto desde el punto de vista estratégico como táctico…" Esto hace plantearse dos interrogantes: ¿Quién es hoy día el enemigo a derrotar por parte de la revolución? Y ¿Acaso ya no es tan sencillo reconocer a ese enemigo como antes?

*.-azocarramon1968@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 905 veces.



Ramón Eduardo Azócar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: