Aznar, el atentado en Barcelona y las Armas de Destrucción Masiva

Así como desde ningún punto de vista es justificable cualquier atentado terrorista; tampoco debería justificarse la insultante impunidad de la que hoy gozan, quienes con el prefabricado pretexto de las "Armas de Destrucción Masiva", ayer cometieron la más impune invasión y genocidio, que no hasta el día de hoy no tenido sanción alguna.

La verdad es que no sé hasta qué punto las acciones terroristas que lleva adelante el Ejército Islámico tienen algo que ver como una respuesta a la afrenta que ha sufrido; no sólo Irak, sino el mismo mundo musulmán, que más allá de lo que Saddam pudo haber cometido; lo que no tiene justificación alguna es la patraña aquella que fue malintencionadamente maquinada para saquear y asesinar a inocentes iraquíes, con el pretexto -como lo decía- de las "Armas de Destrucción Masiva".

Era un 15 de marzo de 2003, cuando los tres malintencionados mandatarios: George Bush, Tony Blair y José María Aznar, en compañía del anfitrión portugués Barroso, se reunían en una de las islas portuguesas de las Azores, para preparar la invasión de Irak y derrocar a Saddam Husein. Pese al rechazo de la ONU, como el repudio de la opinión pública internacional, se tomó ladecisión puntual -decision points, como titularía luego su libro el genocida de Georg Bush- de iniciar la invasión, y se la ejecutó contra viento y marea.

Posteriormente se supo que aquella inicua invasión había sido un burdo pretexto para hacerse del petróleo iraquí; y que incluso se supo que los tres desestimaron el informe "Chilcot", que negaba la existencia de las armas de destrucción masiva, pero ya tenían inoculada la infame codicia incrustada en lo más profundo de su ser de robar el petróleo iraquí.

Ninguno de los tres; ni han pedido perdón, ni han sido jugados hasta el día de hoy por tribunal alguno del planeta. Es más, José María Aznar; no sólo no ha sido el único que jamás ha reconocido que la invasión de Irak fue un error, sino que además ha afirmado que: "volvería a las Azores una y mil veces", para tomar la decisión que tomo aquel entonces.

Es cierto que inocentes no deben pagar por los infames actos de otros, como los de Barcelona; pero también es cierto que aquella iniquidad cometida contra Irak no puede seguir en la impunidad.

Desde ya no estoy justificando el atentado en Barcelona de la pasada semana, pero mientras cobardemente éste trío de genocidas no den la cara para responder por sus actos; el Ejército Islámico tendrá el mejor "pretexto"-como tuvieron los tres, con las "Armas de Destrucción Masiva"- para matar inocentes como los de Barcelona.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 576 veces.



Rolando Prudencio Briancon


Visite el perfil de Rolando Prudencio Briancon para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: