Único chavista que reconoce públicamente los derechos de la oposición

Varias veces en medios de comunicación he dado declaraciones reconociendo los derechos de la oposición, a pesar de que cierta gente diga que mi postura es extraña y quiera difamarme por ello.

Fíjense, hay un grupo chavista extremista numeroso que plantea aplastar a toda la oposición y negarle todos sus derechos, dicen: disuelvan la Asamblea Nacional, metan presos a todos los dirigentes opositores y que las elecciones sean cómo y cuándo al gobierno le dé la gana. Esto es extremismo antidemocrático, adulancia hacia al alto mando chavista y no se corresponde con el legado de Chávez que siempre propuso una revolución democrática y respetuosa de la Constitución. Por lo tanto la oposición debe ser tratada con justicia y legalidad, y debe ser sancionada hasta donde lleguen sus delitos o faltas, pero no con ensañamiento ni abuso.

Otro grupo muy pequeño se hace llamar chavismo crítico (pero hace rato dejó de ser chavista) y propone el derrumbe del chavismo como fuerza gobernante, lo que en la práctica significa entregar el poder a la cúpula opositora. Este grupo no tiene fuerza (ni pueblo ni militares ni nada) para llegar al poder, se sospecha que cobra por dar declaraciones; por lo tanto fantasiosamente se presenta como una alternativa de gobierno. Practican la difamación contra los líderes del gobierno bajo el disfraz de crítica revolucionaria. Su único efecto práctico es confundir o desmoralizar a chavistas para que se abstengan o voten por la MUD.

Yo no pertenezco a ninguno de los anteriores, soy del chavismo de a pie, gente que vive del trabajo propio, que no cuida ni busca ni tiene cargo público, que por lo tanto habla claro y sin tapujos para señalar errores y aciertos de gobierno, buscando siempre presentar una propuesta de solución a los problemas del país. Un chavismo que cae mal a burócratas arrogantes que creen que el pueblo es su esclavo.

Nuestro chavismo de a pie reconoce que la oposición tiene sus derechos, por ejemplo, su ganan elecciones limpiamente se les respeta el resultado, si manifiestan pacíficamente y sin armas no deben ir presos, el parlamento no puede ser eliminado pero si no cumple sus funciones se debe resolver esa omisión legislativa, si legalmente cumplen requisitos para ir a referendo revocatorio hay que acatar eso aunque si meten firmas falsas el proceso es nulo; y así sucesivamente.

Conclusión: si hace meses yo no digo absolutamente nada a favor de la oposición es porque su cúpula dirigente (MUD) se metió a terrorista guarimbera durante 4 meses de 2017 y eso la ha desprestigiado ante toda Venezuela incluyéndome a mi. Entonces no soy yo quien ha renunciado a la objetividad como opinador político sino la MUD quien se deterioró así como muchos opositores que justificaron sus acciones violentas criminales. Evidentemente los terroristas pierden todos sus derechos, salvo el de la vida y el de la integridad personal. Pero electoralmente no merecen nada.

Dicho todo esto no creo que soy el único chavista que reconoce los derechos de la oposición, aun que tal vez el más notorio en los medios y sin temor a que algunos pretendan distorsionar mis declaraciones, porque rechazan mi llamado a la cordura y se lucran mejor en ambiente de polarización enfermiza.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2908 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: