Nuestra gran oportunidad

No me considero buen escribidor y menos escritor. Aunque me gusta hacerlo. A veces, pasó casi todo el día escribiendo. He tenido grandes maestros a mi lado y, tal vez, no he sabido aprovechar su sabiduría. Consciente estoy de mis errores y horrores gramaticales, de sintaxis, ortográficos, pimpolléricos - no sé qué significa pero me vino a la mente - Me gustaría ser buen escritor y hasta poeta ¿Tendré tiempo todavía?

Hace poco descubrí que tengo en cola casi veinte libros, algunos terminados, que no sé por qué no he publicado aunque los terminé hace muchos años. Y los seis que he publicado, después de hacerlo, nunca me he preocupado por su distribución, venta o comercialización: Los regalo.

Así me pasa con los artículos, en un descuido se me olvida enviarlos para su publicación, los envío y no salen publicados o me los rechazan, otras veces, escribo tres o más artículos en un día y como sólo me publican uno, envío el más indicado y los otros quedan en cola y pasan a una especie de archivo "muerto". Acabo de resucitar uno de ellos y deseo compartirlo con ustedes, lo escribí en mayo de este año. Supongo lo escribí en la primera semana y quedó pendiente. Espero sea aún de alguna utilidad:

"El Presidente Maduro dio en el clavo: ¡Constituyente ya! Vale decir: ¡Gran diálogo nacional ya! Lo pensé y no lo dije, públicamente, cuando el Presidente Maduro, el 19 de abril, designó una comisión para hablar con los representantes de la oposición a fin de "restablecer el diálogo nacional" y así evitar que continúen los actos vandálicos, terroristas e irracionales, promovidos por la oposición venezolana, para desestabilizar al gobierno y "salir" así del Presidente Maduro.

Ese día se me ocurrió escribir un artículo donde pretendía hacer un llamado de atención al Presidente, y a quienes le acompañan, para que tomaran conciencia que a los países, o naciones, no los une la voluntad de nuestros gobernantes, o de quienes aspiren a hacerlo, sino la sabiduría de nuestros pueblos. Ver: "Integración Latinoamericana y Caribeña", en:https://www.aporrea.org/actualidad/a22161.html, donde señalé:

"Lo que sí estamos claros, es que la verdadera integración de las naciones, se hará, finalmente, a través de los pueblos y no de los gobiernos que hoy los dirigen"

Por cierto: sueño con llegar a ver -algún día cercano- quien sabe si impulsado por el ALBA, UNASUR o la CELAC, numerosos encuentros con: militares, políticos, jóvenes, mujeres, pueblos indígenas, jubilados, intelectuales, científicos, ambientalistas, minusválidos… en toda la ancha y larga extensión de América Latina y el Caribe, con el propósito de estudiar la posibilidad de convocar un proceso constituyente en todos nuestros países para elaborar, en colectivo, con la más amplia participación una Constituyente para toda la Patria Grande, respetando las particularidades y singularidades de cada país, de cada cultura y nación.

Reconozco entones que perdí la oportunidad, pero salté de contento al escuchar al Presidente Maduro - luego de encomendarse y pedir protección a los espíritus bondadosos que nos acompañan - que había decidido convocar a un proceso constituyente, apelando a la atribución constitucional establecida en el artículo 347 De la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.

Estamos de acuerdo: El diálogo nacional no puede ser entre cúpulas o representantes del gobierno y la oposición, el verdadero y trascendente diálogo es a nivel de base a través de los líderes más conscientes y comprometidos de nuestro pueblo que, dicho sea de paso, no sólo están en el gobierno y en la oposición, están además y quién sabe si, mayoritariamente, en la gran masa de "oscilantes", a veces "indiferentes", que prefieren no ponerse de un lado u otro sino que se abstienen de participar porque, muchas veces, no se les toma en cuenta. Que esta no sea una de estas circunstancias. Tenemos la gran oportunidad de incorporarlos, no sólo al diálogo, sino a lo que me he permitido en calificar como "triálogo", respetando el "juego triádico" del "Juego Social".

Que no se nos olvide, apreciado y respetado Adán Chávez y demás miembros de la Comisión Presidencial, aunque nos cueste creerlo, más que una dialéctica existe la "trialéctica" como fuerza impulsora de la realidad. (Ver: https://www.aporrea.org/actualidad/a223878.html) es decir: lo que Ami, "el niño de las estrellas", llama la "energía trínica". Por eso, hermano, el "centro" (sea de izquierda, de derecha o puro) también existe. Que no los vaya a invisibilizar el proceso constituyente ¡Cuidado!

Dejemos a un lado los radicalismos de derecha y de izquierda. Aproximadamente, entre el 70 al 80 % de la población está cansada de tantos dimes y diretes. Esa es la verdad. Nos guste o no. Si no hay alimentos, medicinas o bienes y servicios de primera necesidad, por las razones que sean, al menos la gente quiere seguridad y un ambiente propicio para el trabajo creativo y productivo. Quiere PAZ, LIBERTAD y RESPETO.

Como me ha sucedido, muchas otras veces, "algo" o "alguien" me utiliza como instrumento para pensar, y a veces señalar públicamente, aquello que resulte más conveniente. Soy "utilizado" para alertar sobre cosas, o situaciones, que puedan ocurrir. No siempre ocurren, por alguna razón, aunque vivo sorprendido por tantas "casualidades". Pareciese, como le escuché decir a Wyne Dyer en un video sobre "el poder de la intención", que cuando estamos conectados con la "fuente" que algunos llaman "Dios" y que yo llamo: "energía universal en acción", aquello que viene a nuestra mente-alma, cerebro o espíritu, suele "materializarse" o concretarse en la realidad.

En fin, no soy "profeta", ni "futurólogo" y menos "brujo", pero, de que "vuelan vuelan" y cuando, como hoy en la madrugada, llegan "ideas", "pensamientos", "sugerencias" o "especulaciones", suelo expresarlo en público, como en esta ocasión. Porque es bueno alertar y estar consciente: el proceso constituyente y supongo que por eso el Presidente Maduro lo pensó mucho para decidirse a tomar la iniciativa, pudiera írsenos de las manos y tomar un rumbo distinto al esperado.

Ya lo sabemos, en el "Juego Social", no estamos solos. Los otros también juegan y pueden "meter goles" si saben jugar y aprovechan, como lo pueden hacer ahora, las oportunidades. Así que alerta, alerta, alerta… apreciado Adán Chávez, también juegan los "oscilantes", "indiferentes", "indecisos", "ni-ni", "abstencionistas"…que no se nos olvide. Pues, allí está buena parte de la clave de los resultados del juego al que le hemos dado "play". El "centro" si se decide a participar, con entusiasmo, ayudará a marcar la dirección, el sentido y la velocidad del juego. Y si no lo hacen, o no los dejan participar, tal vez, quedemos igual o "pior" que como estamos. Por favor, no se nos olvide esto. Es nuestra gran oportunidad para crear un clima fraterno, de encuentro solidario y consciente, a favor de la paz de la República.

(Por cierto: Creo que escribí este artículo un día en el que escuche una entrevista en el mediodía, sino recuerdo mal, que le hicieron a Adán Chávez en VTV y éste señaló que el CENTRO no existía, o algo así)

El proceso constituyente es nuestra gran oportunidad para muchas cosas, por ejemplo: para profundizar el proceso, para salir del atasco político -con p "minúscula"- para evitar mayores consecuencias y trabajar en serio y con respeto a favor de la paz. Es la gran oportunidad, para crear las condiciones para la Política -con P "mayúscula"- para reformar o mejorar la actual Constitución Nacional, para neutralizar las "guarimbas" y el "paramilitarismo", para renovar el proyecto bolivariano y darle contenido al llamado "Socialismo del Siglo XXI" y paremos de contar. En definitiva, es la gran oportunidad para hacer realidad aquellos anhelos del Presidente Chávez, cuando nos anunció en diciembre de 1998: "A partir de febrero de 1999, el verdadero gobernante será el pueblo de Venezuela".

No desaprovechemos esta gran oportunidad.

Probablemente, no haya otra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 828 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a250938.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO