CABAÑUELAS

Crónica y Poesía (I)

 


 

Crónica y Poesía (I)

 




(a mis hijos)

 En un libro publicado por el periodista, poeta y narrador José “Cheo” González aparece una conferencia que dictáramos con el título de esta entrega. Fue editada, junto a las de otros escritores y académicos, invitados por el ya desaparecido e inolvidable Cheo González a una jornada sobre comunicación social, por la Universidad del Zulia.

 Años después, en estas horas, algunos intelectuales organizadores de la “Plataforma Sevilla Bolivariana” echan mano de nuestra condición de hacedores de poemas y contempladores de un tiempo, para invitarnos a charlar en el Teatro del Duque de Comisiones Obreras, en la citada urbe española, sobre “Venezuela y el llamado Socialismo del Siglo XXI”, y para leer algunos de nuestros temblorosos versos. El 11 de Septiembre, día emblemático para América –del Sur y del Norte-, a las 20:00 h. será el evento. Expresamos nuestra gratitud al sociólogo de origen quiboreño Jacinto Castillo y al documentalista hispano Samuel Pérez Arguellada por esta invitación.

 La Crónica, como su nombre lo sugiere, es el uso de la palabra en función de dar cuenta del tiempo, del Dios Cronos, del devenir social. Es de origen e incidencia colectivos. Se refiere a la pluralidad del acontecer de las comunidades no sólo en el presente, sino en toda la continuidad histórica. Tiende a ser sencilla pero precisa en informaciones y detalles que podrían, a la larga, ayudar a reconstruir y comprender la vida de las sociedades en las cuales es desarrollada.

 Como profesores de comunicación, la experiencia de nuestra convivencia quiboreña, por ejemplo, nos condujo en su momento a escrutar el problema de la tenencia de la tierra y los personajes más resaltantes, honestos los más, y abyectos varios, de esa población. En ocasiones generamos sonrisas y complicidades, pero también odios e intrigas. Dejamos, sin duda, un material informativo que podrá ser útil a los historiadores. Unos nos condenarán por subjetivos, o tal vez seamos recordados por pretender estimular en el prójimo preocupaciones por su entorno, sus tierras, sus aguas, sus gobiernos, sus artistas, su fauna, sus tradiciones, en fin, su realidad: la suma y el continuo de sus vidas.

 La poesía es otro asunto. Más íntimo, más personal. En el caso del poeta-cronista a veces se confunden emociones y géneros. Ello irá a caracterizar el estilo del cronista. Existen los directos, de intencionalidad objetiva; los graciosos, humorísticos; los light, los de tendencia filosófica, los políticos. La crónica es la desnudez del tiempo. La poesía es, en mucho, la propia desnudez. Cuando el poeta se desnuda en una crónica asume su condición de ser social. Su criptoescritura en cambio, le otorga, en cierta forma, el dominio exclusivo de sus demonios, su más acendrada libertad personal.

 Por ello, sirva lo anterior para mostrar a seres muy queridos, lo que sucede cuando un poeta-cronista es insultado en público, sin razón, con odio fríamente calculado, oportunista y destemplado:

 
1. El cronista querrá echar el cuento; ubicar al agresor en su lugar; señalar sus vicios, su egolatría, su cinismo, sus frustraciones, su soberbia; es decir, desnudar al tiempo, ubicar al referente en sus diversas contextualidades históricas, sociales, económicas, políticas, sexuales; como hacíamos en Quíbor con un Alcalde a quien llamábamos Dr. Acude, o con los terratenientes que usurpaban las tierras de “El Pueblito”, “La Florencia”, “Cerro Morón” y hasta del cementerio, o con los transportistas de tesoros todavía ocultos en esta supuesta o real revolución.

 
2. El poeta optará por el silencio, caerá en una pasajera crisis, llamará de madrugada a sus más largos amigos, cometerá las mismas o nuevas impertinencias, llorará sobre los senos de su mujer, mirará el álbum familiar, recordará las virtudes de su agresor que de seguro las tiene a raudales, porque el tiempo no es bueno ni es malo, es la suma, ya dijimos, de la realidad. Y el poeta, también advertimos, es parte del colectivo, en cuanto ser social. A lo mejor olvidará la agresión y dirá para sus adentros: no quiso molestar al poeta; hirió al cronista.

 Entonces, el vaticinador llegará sonriente a Madrid. Y hablará en Sevilla y en París del llamado “Socialismo del Siglo XXI”, de la vigencia o la muerte de la lucha de clases, de la libertad de expresión, en Venezuela y en Barquisimeto, de Globovisión, de PROMAR, TELECENTRO, de “El Informador” y de otros que ¡Ay! ocupan un capítulo en la novela que escribimos con regusto.

 Pero un día, no sabemos cuándo, brotará de su pluma una gota, una pequeña gota, una sentida y dolorosa gota, lo que Lubio Cardozo llamó, con nosotros, “El Insobornable pudor del poema”… Y nacerán versos desnudos, pobres y huérfanos.  

 

(continuará)

 

nunezsilva@hotmail.com 

Barquisimeto, 06 de Septiembre de 2006 


Publicado por la ANPA. noticias del pueblo



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8567 veces.



Tito Núñez Silva


Visite el perfil de Tito Núñez Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: