Ni Capitalismo ni Socialismo, lo que debe imperar es el Pragmatismo

Para este artículo quiero referirme a un discurso pronunciado por el Ex Presidente de Costa Rica, Oscar Arias, en la Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago el 18 de abril del 2009, en el cual se refería a que los latinoamericanos algo hicimos mal para tener el bajo nivel de desarrollo en comparación con los países industrializados y nos decía estas palabras “…Porque mientras nosotros seguimos discutiendo sobre ideologías, seguimos discutiendo sobre todos los ‘ismos’ (¿cuál es el mejor? Capitalismo, socialismo, comunismo, liberalismo, neoliberalismo, social cristianismo…), los asiáticos encontraron un ‘ismo’ muy realista para el siglo XXI y el final del siglo XX, que es el pragmatismo”.

Luego en su discurso nos cita un ejemplo, “…recordemos que cuando Deng Xiaoping visitó Singapur y Corea del Sur, después de haberse dado cuenta de que sus propios vecinos se estaban enriqueciendo de una manera muy acelerada, regresó a Pekín y dijo a los viejos camaradas maoístas que lo habían acompañado en la Larga Marcha: ‘Bueno, la verdad, queridos camaradas, es que a mí no me importa si el gato es blanco o negro, lo único que me interesa es que cace ratones’…Y mientras los chinos hacen esto, y desde el 79 a hoy crecen a un 11, 12 o 13% y han sacado a 300 millones de habitantes de la pobreza, nosotros seguimos discutiendo sobre ideologías que tuvimos que haber enterrado hace mucho tiempo atrás.”

Muy sabias palabras del ex presidente Arias que deberían tener muy presentes los políticos venezolanos de cualquier tendencia, ya basta de ideologías, lo que hace falta es hacer propuestas prácticas que resuelvan los verdaderos problemas de los venezolanos, que por cierto, no son políticos. Los 5 problemas principales son: Una inflación desmedida, una delincuencia desatada, una corrupción que arruina al Tesoro Nacional, una educación deficiente (en el que se incluye una carencia de valores inmensa) y la falta de una buena cantidad de fuentes de empleo.

En los últimos años se ha dado demasiada importancia al tema político, un poco al social y casi que nada al tema económico. Cuando el tema económico debe tener un interés fundamental por parte de los gobiernos, ya que de esa manera se tendrá el piso para atender los temas sociales.

Al referirme que apenas se atiende un poco lo social, me refiero a que si bien en algún momento se atendió un pequeño porcentaje de las personas de más escasos recursos, ha sido de mala manera, porque lo social incluye a todos los habitantes de un país, y no a un solo sector o estrato. Cuando se devalúa la moneda, para tener enormes cantidades de dinero y sufragar un gigantesco gasto público, se pierde tanto el poder adquisitivo de la moneda que esto arrastra a toda la población del país, incluyendo a los que por una que otra medida demagógica se beneficiaron por alguna prebenda de un gobierno paternalista en un momento determinado, pero que al final termina empobreciendo a todos por igual, porque en lugar de lograr la “justa redistribución de la riqueza”, lo que se ha hecho es una “injusta redistribución de la miseria”.

Es tiempo ya para que los políticos reflexionen, se den cuenta que se equivocaron, y apliquen el dicho de “errar es de humanos y rectificar es de sabios”, estamos a tiempo que apenas somos 30.000.000 de habitantes, imaginen cómo será la situación en el 2050 cuando se estime que seamos 40.500.000 si seguimos con esta crisis inflacionaria, de escasez y falta de producción. El gran problema es de una pésima administración de la gran cantidad de recursos que poseemos, Colombia con 48.000.000 de personas, Estados Unidos con 320.000.000 y China con 1.367.451.000 no tiene tan graves problemas como nosotros; en esos países si se discuten los temas políticos es en las universidades, pero los políticos y los ciudadanos en general no pierden el 80% de su tiempo en discusiones ideológicas, de modelos, sino que se concentran en el plano económico, como administrar los escasos recursos para satisfacer las múltiples necesidades, punto central de la economía, para de esta manera tener la suficiente capacidad para encargarse de los temas sociales.

Gracias por leerme.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1677 veces.



Luis López

Abogado UCV, Especialista en Gerencia Empresarial USM, maestrante en Teoría y Política Económica UCV, TSU en Recursos Físicos y Financieros, Consultor Gerencial, Jurídico y Tributario en Libre Ejercicio, Profesor de Economía y Política Fiscal en la Escuela de Estudios Internacionales de la UCV, productor y conductor del Programa Radial Construyendo una Nueva Venezuela, Presidente de la Fundación Construyendo una Nueva Venezuela.

 unavenezuelaposible@gmail.com

Visite el perfil de Luis López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: