Los grandes perdedores del 30J son Trump, la oh-posición, "Piratanálisis" y el "chavismo" criticón

Este domingo 30J, el país apoyó de manera diáfana y contundente la elección de los candidatos a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC). El Presidente Obrero, Nicolás Maduro, se la jugó con las masas y se ha alzado con una victoria indiscutible; a pesar de la guerra económica, el terrorismo de la MUD y el acoso internacional, el pueblo bravío acudió a refrendar la ANC más democrática que se haya conocido en el devenir de la Humanidad. La negación o trivialización de la Constituyente era dar la espalda a Venezuela. Los 8.089.320 votos de esta jornada histórica y sin parangón universal, ofrecen una avasallante legitimidad a la naciente Asamblea Nacional Constituyente. ¡Eso es incuestionable!

Los connotados perdedores del 30J son los que han apostado a la conflagración, la subordinación, la desinformación y la división. La bofetada que les ha propinado el "hoi-polloi" ha sido de antología y aún no se recuperan de la abrumadora concurrencia a los pretéritos comicios dominicales. Donald Trump, el títere de los halcones de Washington, ha constatado que de nada han servido sus bravuconadas, sus amenazas, sus sanciones y su financiamiento ilegal a los reaccionarios tropicales. ¡Acá ningún patriota se intimidó! La oh-posición local, vapuleada franquicia del gobierno estadounidense, ha devenido en el hazmerreír absoluto al autoexcluirse de la Constituyente y atisbar cómo el chavismo volvía a crecer en votos (*). La MUD no supo aprovechar el rédito político que sacó a la guerra económica aquel 6 de diciembre de 2015, y ha quedado anegada en su torpeza más estridente. Su desastrosa gestión al frente de la Asamblea Nacional, la trampa cazabobos de "la última cola", la gansada de las rúbricas para la solicitud del Referéndum Revocatorio y su descarada apología al terrorismo, han pasado factura a la derecha criolla. Jamás una camarilla partidista dilapidó tanto "capital político" en tan poco tiempo. El 30J es un "déjá-vu" de la metedura de pata de la Descoordinadora Democrática en diciembre de 2005.

Igualmente, Luis Vicente "Pelón" y su "Piratanálisis" dominan el podio de derrotados de este 30J. En su más reciente "estudio de opinión", Luis Vicente sostenía que 72% de los venezolanos estaba contra la Constituyente (¡!) [**]. De seguro esa encuesta no cubrió más allá de Alto Prado, Valle Arriba y La Boyera, puesto que los guarismos del pasado domingo entran en abierta contradicción con la cifra de "Piratanálisis". Si sufragaron 8.089.320 personas, eso representa el 41,53% del padrón electoral. Sin embargo, debemos recordar que en Venezuela hay una abstención tradicional, crónica, que oscila entre cuatro y cinco millones de individuos. C'est-á-dire, gente que nunca participa en elecciones a pesar de estar empadronada. Por ejemplo, en las legislativas de 2015 se abstuvieron 5.118.757 personas. En las presidenciales de 2013, la cantidad fue de 3.844.734; en las de 2012, el nivel de inhibición política se ancló en 3.757.047. Si nos vamos más atrás, el ausentismo en las presidenciales de 2006 fue de 3.994.380 ciudadanos y en el Referéndum de 2004, en el cual fue ratificado el Comandante Chávez, la abstención se situó en 4.222.269. Por lo tanto, podemos platicar en este campo de una tendencia histórica -y no coyuntural- que varía entre 21 y 11%. Es por ello que lo lógico es tomar como piso el número de votantes asistentes y no el padrón como tal, por el motivo antes expuesto. En el evento más cercano, el de 2015, el total de electores involucrados fue de 14.385.349. Teniendo como base dicho guarismo, sólo hay que establecer el porcentaje de 8.089.320 sobre éste y ello nos arrojará como resultado un 56,233% (***). O sea, más de la mitad del electorado tradicional respaldó a los candidatos a la Constituyente y eso otorga una legalidad sin precedentes a la actual ANC. Los mentados dígitos derrumban la vulgar falacia de "Piratanálisis" y confirman que la mayoría del país defiende el proceso de marras. Voilá!

Los "chavistas" criticones son otro flanco abatido que ha denostado de la ANC. Los autoproclamados "defensores" del legado de Chávez, no han desperdiciado la oportunidad de machacar -día y noche- que son los "auténticos" herederos del pensamiento del Comandante Eterno y no desisten en sus pertinaces ataques al Presidente Obrero, Nicolás Maduro. Al idéntico ritmo de la MUD, la única función de los "críticos" es oponerse de manera visceral a todo lo que proponga el Gobierno Bolivariano y utilizar la figura del Comandante para sus mezquinos propósitos. Si en realidad fuesen chavistas, estos personajes habrían apoyado la convocatoria del Ejecutivo Nacional a una Asamblea Constituyente y hubiesen presentado sus propuestas a la Nación. Por desgracia, estos abyectos murmuradores son unos oportunistas de oficio y nunca les ha dolido la suerte de la República.

En conclusión, la ANC de este 2017 ha quedado avalada por una votación récord y su carácter originario la autoriza a implementar medidas de enorme calado en vastos ámbitos del acontecer nacional. Ni Trump, ni sus lacayos lograron amilanarnos y hasta las aguerridas féminas del Táchira cruzaron los ríos con el fin de cumplir con su deber. Lo más perentorio, por el momento, es destituir a la mitómana Fiscal General y reestructurar -a profundidad- un Ministerio Público secuestrado por los adecos de siempre. ¡Viva la Asamblea Nacional Constituyente! ¡Viva el Bravo Pueblo! ¡Viva el legado de Chávez!

 

P.D. El domingo 30J arribamos a las siete de la mañana al centro de votación para consumar nuestra cita con la Historia. Percibimos los aires de 2004, cuando los masas enardecidas fuimos a convalidar al Comandante Eterno en la Presidencia. Eso lo palpamos en el ambiente y no nos equivocamos. Hemos ido a la campaña más exitosa -hasta ahora- de nuestra Revolución: teníamos la mejor propuesta (la Constituyente), los mejores candidatos, el pueblo más combativo e informado, y la canción más pegajosa. Eso sí, cero triunfalismos: sólo hemos ganado la primera parte de la batalla. La segunda tanda es tan o más crucial que ésta y se cristalizará con la imponente aprobación popular de la novel Carta Magna.

(*) Una cuantía modesta de seguidores de la MUD se movilizó a las urnas el 30J. El hastío por las "guarimbas" se convirtió en el principal motor de estos individuos, no obstante, han sido minoría dentro de los escrutinios electorales y ello yace patente en los resultados favorables para los candidatos de la Revolución. Al contrario de la narrativa escuálida predominante, bastantes simpatizantes de la derecha se postularon a los comicios del 30J y los oposicionistas, sin duda, sufragaron por estos.

(**) 72% de los venezolanos desaprueba la Constituyente: http://www.el-nacional.com/noticias/politica/datanalisis-los-venezolanos-desaprueba-constituyente_195934

(***) Entre 2015 y 2017, sólo 300.896 personas se han añadido al padrón electoral. Una variación de apenas 1,54%.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 914 veces.



Adán González Liendo

Traductor, corrector de estilo y locutor

 elinodoro@yahoo.com      @rpkampuchea

Visite el perfil de Adán González Liendo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a250305.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO