Las sanciones de la mafia


Para cualquier ciudadano del mundo, que se considere honesto, con principios éticos y morales, que le duela las atrocidades cometidas contra la humanidad en cualquier escenario de la geografía universal, ser vetado y sancionado por un estado forajido, como Estados Unidos de Norteamérica, lejos de avergonzarlo o hacerle sentir preocupado, debe sentirse orgulloso y dar gracias por haberlo diferenciado del estercolero de la mafia, que desde siempre ha manchado el destino de ese pueblo noble y maltratado a través de la historia.

Es posible que la gusanera miamera, jefaturada por Marco Rubio y sus pares "venezolanos" estén celebrando, que el miércoles 26 de julio, "fue un día muy difícil para 13 altos funcionarios" del gobierno venezolano, pero quienes en el mundo tenemos consciencia de lo que representa el malandro planetario, creo que hasta sentimos un poco de sana envidia por esos compatriotas, que han recibido tan maravillosa distinción.

Quienes deben estar preocupados y avergonzados son los cipayos empeñados en arruinar al Estado Nación y que reciben órdenes imperiales, a través del látigo de Juan Manuel Santos y Enrique Peña Nieto, dos pajaritos de cuidado, que en su propios países no caminan dos metros sin guardaespaldas por temor al "aprecio que les tiene el pueblo" y de que algún viandante se lo pueda demostrar de manera fehaciente en cualquier bocacalle de Bogotá, de México DC o de cualquier otra ciudad, donde se mueven..

Son tan demócratas y tan buen ejemplo para el mundo como gobernantes, que en el caso de Peña Nieto, el Estado mexicano, acaba de ingresar a los récords Guines, como el que más asesinatos ha registrado en un semestre, con 350 mil víctimas, en lo que va de año. El caso Colombiano merece también una página aparte, porque justo en el marco del "tratado de paz", que de buena fe suscribieron los camaradas de las FARC-EP, pero que en lo que atañe al gobierno ha sido de cálculos políticos y de exterminio de sus oponentes, en lo que va de año han sido asesinados más líderes campesinos, obreros y activistas de izquierda, que en todas las épocas anteriores y, el estado voltea para otro lado, mientras los paramilitares siembran muerte y terror entre los guerrilleros desmovilizados y sus familiares.

La familia y sus padrinos están como dicen los llaneros lanzando "patadas de ahogados". Como no pudieron con el Plan Ramos Allup, para ser ejecutado en un semestre, se fueron al plan del enano "Marihuanita", para quemando plantas, mascotas y transeúntes vivos por parecer chavistas, tumbar a Maduro, ya no en seis meses sino en una semana y tampoco pudieron.

Ahora el empeño, es boicotear la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, porque temen que una votación abrumadora por la paz, les deje ante la comunidad mundial, como lo que son fascistas, farsantes, asesinos, con prácticas mafiosas que nada tienen que ver con el ejercicio de la política como arte de gobernar.

Lo que más les infunde terror y por eso recurren al amparo de sus amos en el ámbito internacional, es que la Asamblea Nacional Constituyente va a producir un nuevo marco jurídico, con una comisión de la verdad, com o columna vertebral, que conducirá a la aplicación de la justicia para que paguen por todas las tropelías y crímenes de lesa patria y lesa humanidad, que amparados en las grietas que tiene la actual constitución de manera cobarde han cometido, erigidos en reyezuelos del terror y la conspiración contra el pueblo y la institucionalidad de la patria.

Los crímenes contra la patria y el pueblo, por mandato de sus amos imperiales, los tendrán que pagar y ese castigo no lo evitará ningún poder extranjero, ni amenaza imperial alguna, aunque sancione a los mas de 12 millones de venezolanos, que estamos orgullosos de nuestro gentilicio. Honor y gloria a los compatriotas, blanco de las sanciones de la mafia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 628 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: