¿Y ahora qué?

Una vez concluida la jornada del 16 de Julio donde los sectores polarizados salieron batirse en duelo cual gladiador de los tiempos modernos y vista la pasión que un pueblo le entregó a dicha jornada, queda en el tintero una interrogante, ¿Y ahora qué va a pasar en Venezuela? En honor a la verdad e independientemente de toda pasión que alguien le pudiera poner a la lectura del esfuerzo que colocó una inmensa cantidad de venezolanos quienes organizaron, motus propio, una mega jornada de la magnitud como la vivida en tierra Patria, se demostró que el pueblo entero desea vivir en democracia; que es en el camino de los votos donde está la solución a la severísima crisis que padecemos; que se auto-coloca una tarea y por muy compleja que ella sea es capaz de resolverla por sí misma; que no es necesario invertir tantísimo dinero para una elección; que no es necesario es uso de máquinas tramposas y ni siquiera de la tinta marca gente; que no es necesario ningún Plan República, pues, el pueblo es capaz de cuidarse sólo; pero también quedó demostrado que el CNE tiene capacidad real para montar un proceso complejísimo en tiempo record como lo es el de la mega- elección constituyente, es decir, que no es verdad que se necesita una año para organizar un Referendo que tiene sólo dos palabritas para responder, SI o NO. También los paramilitares demostraron que son capaces de organizar la danza del diablo y asesinar, con la cobardía que les caracteriza, a ciudadanos cuya arma era su voluntad de participar en una jornada cívica, de igual manera los organismos encargados de darle seguridad a los ciudadanos también vienen demostrando que ellos reciben órdenes de no actuar para aterrorizar a todos aquellos que se atrevieron a expresarse.

Pero, también es bueno apuntar que ese pueblo fue capaz de organizarse en muchas ciudades fuera de nuestras fronteras, lo que le dio carácter mundial a la jornada, en suma, el mundo entero colocó sus ojos en la cuna de Simón Bolívar quien si por algo es admirado es por su espíritu libertario que puso a prueba libertando cinco naciones. Las dudas de lo que sucederá me saltan porque en cada ocasión que la dirigencia opositora logra un triunfo, ni lo piensa para tirarlo por la borda. Queda un capital político que debe ser administrado con una altísima dosis de paciencia e inteligencia. El chavismo crítico, intelectuales de izquierda, desmoralizados y pueblo en general que andan en la búsqueda de nuevos liderazgos capaces de abrir caminos certeros, tienen una gran oportunidad para retomar la lucha con posturas claras de rescate de la institucionalidad democrática y de evitar la entrega de nuestra Soberanía Nacional.

Aquella vieja consigna de "El pueblo unido jamás será vencido" está hoy más presente que nunca, pues, aquí nadie se debe apropiar de la voluntad de esos millones que salieron y de los que no pudieron salir por temores infundados, pero, allí están soportando el peso de una crisis que día a día golpea más fuertemente a las familias venezolanas. Si alguien está clarísimo de lo que Venezuela vivió en esa jornada es el Gobierno/PSUV/FANB, si continúan con sus bailes, risas y amenazas no quieren entender el mensaje y nos colocarían al borde de la guerra civil (léase escenario Siria), por el contrario si se aprestan a una negociación con resultados en lo inmediato, evitarían más derramamiento de sangre.

En momentos complejos un buen consejo es muy necesario y para eso son los amigos, así los Rusos, chinos cubanos, bolivianos, ecuatorianos, tienen una tarea importante. Sin pueblo, sin dólares, sin apoyo internacional es muy difícil levantarse de la lona y serán los descalzos, los trabajadores, los enfermos, las amas de casa quienes en su calamitoso estado de desesperación saldrán a buscar pan, medicinas, leche para amamantar a sus crías y recibirán balas, bombas, sus cuerpos serán golpeados sin cesar y en coro dirán, "Más prefiero una libertad peligrosa que una esclavitud tranquila". Aún para tomar la más dura decisión se requiere valor, el Papa Francisco nos envió un mensaje, el cual deseo llene de coraje al Gobierno/FANB y tomar la mejor de las decisiones en el entendido que el Planeta Tierra seguirá girando y esa dirigencia puede reservarse para otros momentos, pero, el pueblo ya no puede esperar más, demasiado paciente ha sido. Recuerden camaradas del Gobierno/FANB que la peor decisión es marchar contra la voz de Dios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 444 veces.



Ezequiel Aranguren


Visite el perfil de Ezequiel Aranguren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ezequiel Aranguren

Ezequiel Aranguren

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a249347.htmlCd0NV CAC = , co = US