Memorias de un escuálido en decadencia

Plebiscito

¡El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra! ¡Dos veces! No joda, nosotros nos hemos dado coñazos que jode con esa piedra, y nadie la quita del camino todavía. Allí donde nos dicen que hay un error, allí corremos nosotros a lanzarnos de cabeza como pájaro buchón, para cometerlo de frente, y eso sí, después no reconocemos un carajo. Allí está el plebiscito, cuando tenemos a los social terroristas en la calle quemando, asesinando, destrozando, puputeando, ahora salimos con un plebiscito, o plesbicito, como dijo el compañero Embajada Radonski en las elecciones a gobernadores y nos dieron palo que jode. Bueno, tenemos el plebiscito, que ahora no es plebiscito, porque alguno de esos asesores carísimos que tenemos nosotros, dijo que era mejor consulta popular, porque eso sí es vinculante, y el plebiscito no lo es, qué bolas, lo que sí sabemos es que es un error más, un fracaso más, una pendejada más, porque no es serio este cementerio de opositores que somos nosotros que nos queremos tanto o más o menos.

Y ocurre, acontece, dicen los finos, que va a votar hasta el gato, según Embajada Radonski, y de bola que sí, porque quién carajo dice que el gato con botas no votó, si esa vaina es para levantar la mano primero y pasar vergüenza después. Nadie en su pleno juicio final sale a votar en una vaina que no tiene ningún cinco sentidos, aunque Luis Vicente –Datólogo- León dijo que eso era simbólico, como para darle un justificativo lingüístico a la vaina, semántico, hubiese dicho el ecologista, Humberto Eco adormecido de este lamento.

Entonces nos encontramos con que el domingo 16, día del niño, niño al que nosotros hemos puesto a manifestar en la calle con una cuerda de… mejor no le echamos más candela al asunto, ese domingo hay dos simulacros. Un simulacro verdadero, que es el que va a hacer el CNE, gente seria, para que los venezolanos sepan cómo van a votar, y pondrán 2000 máquinas en todo el país y listo, y el otro simulacro es el nuestro, que es más falso que Ismael -Talanquera- García hablando de justicia social. Allí no hay un carajo, nadie se atreve a ser testigo de esa vaina, solo Monseñor donde digo digo es Diego Padrón, dijo que era la sociedad civil la que organizaba eso y por lo tanto la iglesia… y púyalo que vas en bajada.

El papá de Margot, viendo su twitter en la computadora venezolana que le compró a un chavista, empezó a comentar: "Ahora este pendejo dice que no llamemos plebiscito a la vaina del domingo, que le digamos consulta popular, es que perdimos la vergüenza hace mucho tiempo, y quedamos como unos verdaderos sinvergüenzas". Se puso de pie y fue al cuarto, y antes de darle el coñazo a la puerta, dijo: "Fracaso es como debemos llamar esa vaina". Y el vecino gritó: "Hasta cuándo, carajo".

  • Perdámonos.- Me canta Margot



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5477 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: