Mi palabra

¡Otro aumento de Maduro!

¿No es extraño?

Los mismos que se ríen de los adivinos

se toman en serio a los economistas.

Anónimo

El lunes por la mañana, llamé a una hermana para saludarla, y a la vez saber por la salud de mi madre; no había terminado de hablar, cuando la escuché, como asustada: ¡otro aumento de Maduro! Parecía que el Presidente Nicolás, había anunciado, como en el futbol: ¡Muerte súbita! Me tomé unos segundos para responderle; el tiempo necesario para darle una respuesta claro, tratando de explicarle, como los grandes medios–el poder mediático– van creando las condiciones para hacerle creer al común del pueblo, lo que en el fondo les interesa, y de esa manera anarquizar a la sociedad.

Nadie puede negar la grave situación económica del país, con el deterioro del poder adquisitivo del salario del trabajador venezolano, y por el otro lado, el "vuelo" de los precios de los productos de primera necesidad, de manera escandalosa para convertir a los supermercados, y grandes tiendas en casas de espectadores con los ojos desorbitados, sorprendidos por los aumentos desproporcionados, algunos sin ninguna justificación de la noche a la mañana.

El asombro y desesperación de la población en general, la podemos observar en cualquier ciudadano, pero el problema se agrava por la forma, como el estado, desde hace muchos años atrás fue amamantando, y consintiendo el facilismo, produciendo con el transcurrir del tiempo, una verdadera pesadilla en la mente del ser humano, para finalmente empezar a creer, que algunas políticas implementadas por el gobierno, para paliar la insoportable situación económica, son las causantes de todos los males que padecen; por eso he dicho, y lo sostengo: el gran error del Comandante Chávez, estuvo en hablar de socialismo, cuando el capitalismo nunca ha dejado de mantener su hegemonía en la economía del país.

Alguien se atrevió a decir: "En tiempos de crisis, mientras unos lloran, otros venden pañuelos". Expresión fácil de comprobar en estos momentos en una población seriamente golpeada; la gran mayoría se encuentra pegando gritos al cielo, mientras una minoría se está llenando, sin importarles las consecuencias. Por el otro lado, el gobierno, sigue buscando los mecanismos para ayudar al pueblo a paliar la grave situación económica, chocando con infinidades de obstáculos por la falta de consciencia, y una corrupción enseñada, y copiada, como el abecedario en la primaria, y lo más peligrosa y visible: la "guerra" económica, montada por el gran capital, tratando de sacar a como dé lugar al Presidente Nicolás Maduro, incluso, muchos que se autodenominan "chavistas", lo culpan de haber acabado con los legados del Comandante Chávez, mintiendo de manera descarada – superan a Julio Borges– con el único propósito de hacerle el juego a la derecha, para terminar con el proceso bolivariano.

A cada aumento del mermado salario de los trabajadores, en contraposición se adelanta el espiral inflacionario, creando zozobra e intranquilidad en la población; los mismos economistas opositores–parecen que no existen– se mantienen callados, mientras el mensaje mediático, va taladrando lentamente la mente del pueblo, asustando a más de uno; apenas el gobierno decreta un aumento salarial, se lo devora la indetenible inflación. Es tan grave el problema, que, en muchos casos, nos conseguimos a personas repitiendo el mismo mensaje de empresarios inescrupulosos, rechazando los aumentos salariales, como quien no quiere la cosa, al ser atrapados por el mensaje mediático del capitalismo.

Por eso, no es raro observar, cuando tratan de meterle a los pobres, nociones falsas de economía–un chip– pero en el fondo terminan dándole la razón al fallecido dramaturgo Oscar Wilde, cuando decía: "Aconsejar economía a los pobres es a la vez grotesco e insultante. Es como aconsejar que coma menos al que se está muriendo de hambre". El capitalismo va creando los anticuerpos para defenderse; los mismos perjudicados se convierten en fieles defensores, y mientras no exista la conciencia de clase, el abismo está a la vuelta de la esquina.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 618 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a248700.htmlCd0NV CAC = Y co = US