Una visión real sobre los campos de golf de Caracas...

No juego golf, por varios motivos y el más importante es que es un deporte caro muy caro, el único país que medianamente lo ha podido popularizar sin llegar nunca a las masas es Estados Unidos, donde la gente de clase media ya en su retiro lo toma como su deporte. Además en este país jugar golf para una persona como yo es prácticamente imposible así me lo pudiera costear ya que los campos están en manos de grupos o sectas cerradas y que hacen casi imposible la practica. Por otro lado esta la limitación del propio deporte, su máximo de jugadores por cancha es de 27 o sea que en las 17 hectáreas del country solo pueden ser usadas a la vez por 27 jugadores ¿Cómo se puede masificar un juego en esos terminos?

Es un mito aquello de que en los campos de golf se cierran negocios, tampoco en bares. Los negocios se hacen en oficinas o por lo menos los negocios serios.

Consultado con un experto jugador de golf, me comento que los campos de Caracas, específicamente el Conuntry y valle arriba son malos en función que están dentro de la ciudad, lejos de encontrar el silencio y aire puro que busca un jugador de golf, es un tormento realizar este juego en los sitios mencionados. Bulla y aire contaminado y es esa la principal razón por la cual no se realizan torneos de importancia en estos campos.

Los buenos campos de golf deben forzosamente estar retirados de los cascos urbanos y estar en áreas verdes ya que este deporte busca espacios para una sana respiración y silencio en sus largas caminatas en contacto con la naturaleza. Los campos capitalinos están atravesados por vías de comunicación así uno al pasar de un hoyo al otro debe pasar una calle, procediendo a abrir una puerta y otra ya que se debe ante todo preservar la seguridad de las instalaciones. Uno se imagina jugando en valle arriba al lado de la cola de la autopista de prado del este y respirando el plomo parejo. O tratar de concentrarse para un golpe en medio del ruido automotor.

Así que, los campos de golf de Caracas son malos y son solo la terquedad de unos necios jugadores de golf, por cierto muy malos. Cabe recordar que el mejor jugador de golf que ha tenido Venezuela, el Sr. Ramón Muñoz, no era un acaudalado jugador, fue un cady (El muchacho que carga los palos) quien con tenacidad y esfuerzo logro coronar los torneos locales y a regañadientes le abrieron las puertas de los club a ese negro del coño que juega que jode, ojo que esta es la expresión de todos los que conozco que juegan golf y se refieren a Muñoz en siempre en esos términos.

Hay que ser muy cretino para no comprender una realidad, los terrenos de los campos de golf son inmorales dentro de un entorno como la ciudad de Caracas, son imprácticos. Son como viejas fabricas, aquellos viejitos como yo recordaran la cervecería Caracas la cual fue absorbida por la ciudad, estaba ubicada en lo que hoy es Candelaria en frente de la torre del banco Provincial, Uds, jóvenes se pueden dar la idea de una fabrica de cerveza en ese sitio con sus olores y su transito de vehículos pesados, es ilógico verdad. Pues a los campos de golf les ha pasado lo mismo, la urbe se los ha tragado los ha hecho estériles, insalubres para su practica y es solo un viejo privilegio en manos de unos necios y muy malos jugadores de golf.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7775 veces.



Roberto Pérez


Visite el perfil de Roberto Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Pérez

Roberto Pérez

Más artículos de este autor