Simón Bolívar, el hombre de las dificultades (IV)

El venezolano, General Simón Bolívar, El Libertador, estuvo en su labor revolucionaria, públicamente, durante el transcurso de 20 años que se comprende desde el 19 de Abril de 1810 hasta el día de su muerte el 17 de diciembre 1830. Bolívar comienza su lucha revolucionaria poco antes de cumplir los 27 años de edad y ella continúa inalterable hasta los 47 años; y lamentablemente tal revolución no logra establecerla en su totalidad. Esto nos dice que las luchas por establecer un sistema de gobierno justo, en donde todos los habitantes de un país puedan gozar de los recursos que el país posee y sea éstos repartidos equitativamente entre todos sus nacionales, es una tarea hartamente difícil, ello debido a las ambiciones de los grupos que forman las oligarquías nacionales, que penosamente es una condición humana detestable, pero que produce mucho bienestar y poder a quienes están dentro este grupo élite, y se sabe que ese bienestar queda impuesto por la explotación del hombre por el hombre. Este perverso sistema de gobierno fue combatido por el propio Jesucristo y al final tampoco pudo abolirlo debido a la envidia y traición de su propia gente. La muerte de Jesucristo fue auspiciada por los sacerdotes judíos que conformaban el llamado Sanedrín, su propia gente, y esas son las cosas del mundo que hay que combatir. Aquí en Venezuela aquel Sanedrín está hoy representado por la Conferencia Episcopal de Venezuela, institución que favorece abiertamente a la oligarquía criolla, que quiere se imponga un gobierno autocrático para entonces explotar a otros hombres para ellos darse la gran vida mientras la mayoría de la población navegan en la pobreza más infamante.- Después de esta pequeña introducción, volvamos a los atentados que el Libertador sufrió a lo largo de su vida. Veamos.

4º) Primera conspiración contra Bolívar proveniente de sus oficiales militares.

Al perderse la II República a finales de 1814, vino la discusión entre la oficialidad militar patriota sobre quién era el principal culpable de este fracaso, y muchos de ellos atribuyeron la culpa a Simón Bolívar por no haber sabido dirigir las operaciones militares y que era un incompetente, y hasta que se había pasado a los españoles y le estaba sirviendo de aliado para que la revolución se perdiera. Que Bolívar no utilizó su don de mando como en anteriores oportunidades para derrotar al enemigo, que ello demostraba estar parcializado a su favor; y que la única manera de salir de esa traición era dándole muerte si se quería ganar la independencia. Entre los militares sostenedores de estas ideas se encontraban los margariteños Antonio Mariño y Juan Bautista Arismendi, el carupanero José Francisco Bermúdez y su pariente Manuel Carlos Piar, y el colmo era que también estaba su tío político, José Félix Ribas. Ellos en forma encubierta atentaron en varias oportunidades contra la vida de Bolívar, pero parecía Bolívar estar protegido por la Providencia, ya que al sufrir varios atentados salía ileso. Bolívar, al ver tanta intriga contra él, decide alejarse del Oriente del país y se marcha de allí. Es en esa época que Bolívar escribe lo que se llama: El Manifiesto de Carúpano, fechado el 7 de septiembre de 1814, en el cual da una explicación de las causas del fracaso de la segunda República de Venezuela. La II República estaba constituida por 2 Centros de Poder. Uno en Caracas al mando de Simón Bolívar y el otro en Cumaná al mando de Santiago Mariño.

El Manifiesto de Carúpano, publicado por el Libertador el 7 de septiembre de 1814. Es en este documento en donde explica Simón Bolívar las causas del fracaso de la Segunda República, República que tiene su inicio cuando se da la liberación de Cumaná el 3 de agosto de 1813 por las fuerzas del General Santiago Mariño, como culminación de la Campaña de Oriente, y sobre todo por la entrada en Caracas el 6 de agosto de ese año del Libertador Simón Bolívar, a la cabeza de su ejército victorioso en la llamada Campaña Admirable y cuando le otorga la libertad a sus conciudadanos, llegando así el fin de la esclavitud en nuestro país. Es entonces el 7 de septiembre de 1814, cuando Simón Bolívar, el Libertador de Venezuela y General en Jefe de sus ejércitos, dirige aquella carta a sus conciudadanos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3766 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a248390.htmlCd0NV CAC = Y co = US