El pueblo tiene que enfrentar la guarimba religiosa

La divina pastora no es guarimbera, ni progresista

Los feligreses nos preguntamos: ¿por qué utilizan nuestra madre divina pastora, para beneficiar a una elite política? ¿Por qué cambiar un itinerario que tiene más de 160 años para complacer a los opositores venezolanos? El pueblo de Lara no está de acuerdo, que utilicen su sagrada imagen en actos políticos guarimberos. Ni en actos políticos de ningún tipo.

Se ha criticado la permanente utilización de la divina pastora en proselitismo político durante las procesiones de la divina pastora. Tampoco la población acepta sacar a la divina Pastora el día 15 de junio, cuando el recorrido siempre ha sido todos los 14 de enero; fecha que conmemora el día en que el padre Macario Yépez en su rogativa, ofreció su vida para que terminara la epidemia de cólera que azotaba a la población de Barquisimeto. Eran sacerdotes consagrados a dios y no a transacciones partidistas.

Las clases altas y medias en alianza con los partidos opositores, le robaron al pueblo su divina pastora, sus tradiciones, sus símbolos, con la complicidad de los dirigentes políticos o clérigos de la iglesia católica. Por esta razón el comandante Chávez los llamó en algún momento "Diablos con sotana".

El pueblo reclama, primero la utilización grosera y excesiva de logos progresistas y la trasformación de las procesiones en actos de campaña del gobernador de Lara y del alcalde (hoy en proceso de destitución) del municipio Iribarren cuya capital es Barquisimeto. Luego vinieron los discursos de sacerdotes llamando a la violencia, al caos y a matarnos si era necesario.

Todo estos comportamientos desviados y perversos de los patriarcas religiosos dividen al pueblo; pues la divina pastora es de toda la población, no de un sector, ni muchos menos de las elites burguesas. Tampoco es un fetiche, ni artículo promocional, aunque el gobernador y el alcalde la tengan como estrategia de marketing electoralista.

Si el pueblo acepta o apoya esta actividad, independientemente de su posición política, estará dejando que los políticos comiencen a sacar la virgen a su conveniencia y se altere el sentido religioso de la procesión de la madre de todos los larenses.

Llama poderosamente la atención, que los sacerdotes hagan silencio ante la muerte de jóvenes, el ataque de guarderías, preeescolares y escuelas con niños adentro, que sigan calificando a las guarimbas como protestas pacíficas; a pesar de que ya los mismos opositores denuncian la violencia y actos vandálicos cometidos por estos "héroes de la resistencia"

Los sacerdotes progresistas continuan con su "guarimba religiosa", participando en diferentes foros, actividades netamente partidistas, manipulando a las feligreses. Ellos insistían en la necedad de hacer un refrendo consultivo no establecido en la cosntitucion. ¿Porque no hicieron una amplia consulta entre el pueblo para cambiar una tradición trans generacional de más de 160 años?

Este comportamiento irregular de la cúpula eclesiástica, ha incentivado una pérdida real de la fé y del sentido religioso de la procesión y fue sustituido por una visión de evento social, romería adeca y exhibicionismo. Personas con franelas y gorras de partidos políticos, equipos deportivos, damas con escotes, licras y otros atuendos sexys. A esto se suma personas caminando con licor y cigarrillos y hasta bailando durante la actividad. Se observan también centenares de vendedores, delincuencia desatada y tarimas con música no acorde a la virgen y muchas irregularidades más.

Es lógico pensar que la vestimenta debe ser apropiada y no debe permitirse el consumo de estas sustancias llamadas drogas "blandas" o drogas sociales. Por otro lado; la imagen marina es opacada ante los medios, por el desfile de egos políticos y la promoción de artistas. Cada año aumenta el número de políticos y/o artistas con "poco raiting", que vienen a posar, a tomarse fotografías como una manera económica y de alto impacto de promocionarse.

Usted, nunca ve a esos artistas y/o políticos acudiendo a misa, pero los ve en la procesión. Aparecen de la nada y se aseguran la más amplia cobertura de su presencia con los medios privados de la región y redes sociales.

A esto se suma unos supuestos devotos sin visión crítica; que pudieran utilizar sus celulares y redes sociales para alzar su voz de protesta en contra de utilizar a la Virgen con fines politiqueros por ninguna tendencia. Los símbolos religiosos y las actividades marianas, deben ser dirigidas por los miembros de la iglesia y no pueden tener uso electoral. Los gobiernos pasan y la Virgen queda; así como los resentimientos y divisiones entre la gente.

La iglesia católica venezolana viene sufriendo una debacle, una crisis. La gente se está abandonando el catolicismo y solo asiste a las iglesias cuando hay eventos, ya que la iglesia se ha alejado de los pobres. Las religiones cristianas y nuevas creencias avanzan, ante una iglesia que está al lado de las oligarquías nacionales, como siempre lo han hecho.

Es necesario despejar la procesión de tanta gente que asiste por motivos meramente sociales, mercantiles, rumberos y publicitarios. Al fin de cuentas para que tener millones de asistentes, cuando un importante porcentaje de ellos no entiende el sentido religioso de la actividad.

Honestamente la virgen no se mete en asuntos políticos y no podemos estarle pidiendo a la virgen por cosas materiales o económicas; ella oye nuestras plegarias siempre que estén cargadas de espiritualidad; nos ayuda con nuestra salud y bendice nuestros hogares.

Los Larenses debemos hacer un esfuerzo colectivo en recuperar el ideal originario de la procesión; consiste en dar gracias y pedirle que aumente nuestra fé y nos de salud, felicidad. Oramos para pedirle por nuestras familias y que nos haga mejores cristianos. Pedimos sabiduría, humildad, nada que ver con los egocéntricos y arrogantes que llegan a adueñarse de la procesión.

La Divina Pastora, nunca ha sido, ni será guarimbera, ni progresista, ni militante política, ni mucho menos como dijo el sacerdote, nos llama a matarnos entre los venezolanos, saquen a los herejes, a los politiqueros, a los encapuchados, a los mercaderes y a las exhibicionistas del templo.

Por cierto estos diablos con sotana hay que desenmascararlos y solicitar sean destituidos.

Devuélvanos nuestra procesión, nuestra virgen, respeten los espacios de fe de pueblo creyente. La única y verdadera procesión de la divina pastora es cada 14 de enero. No reconocemos otra fecha.

José Gregorio Infante ecoinfante@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1214 veces.



José Gregorio Infante

Licenciado en Estudios Ambientales. Abogado. Comunicador Social. Guardaparque

 ecoinfante@gmail.com      @joseinfante2016

Visite el perfil de José Gregorio De Sousa Infante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: