¿Guerra Civil?

Atilio Borón en su reciente reflexión plantea que Venezuela ha entrado ya en una guerra civil. Tal vez Atilio tiene una percepción muy personal de la situación venezolana, preocupado sí como importante analista, ¿pero estamos realmente en una guerra civil?.

En la página web Wikipedia dice con respecto a la guerra civil lo siguiente: "Guerra civil es la denominación usada para cualquier enfrentamiento bélico donde los participantes están generalmente formados por dos ejes políticos contrarios. Su característica más común es que el conflicto armado se desarrolla en un mismo país, enfrentándose entre sí personas de un mismo lugar (ciudad, pueblo o comunidad) defendiendo, usualmente, dos ideologías o intereses distintos. En algunos casos, el objetivo es la secesión de una parte del territorio, aunque entonces no siempre se consideran «guerras civiles» (ejemplos de un tipo u otro pueden ser la guerra civil estadounidense o las guerras de descolonización). En este tipo de conflagración, se produce a veces la intervención de unidades extranjeras de distintos países, aparte, ayudando o colaborando con los distintos bandos de esa misma guerra civil, cuyos individuos llegan a ser voluntarios civiles que apoyan la ideología del bando seleccionado."

Lo que hemos estado viendo en el país es un sector político opositor representado en la moribunda la MUD partidos polítocos como: Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Vente Venezuela como los organizadores, financistas y ejecutores de una insurrección armada para siniestros objetivos: Una guerra civil, un golpe de estado o una intervención extranjera.

Han sido señalados y capturados militantes de dichos partidos en estos actos de violencia social y bien sabido que hasta los momentos han sido las fuerzas de seguridad pública, y no el pueblo, las que han enfrentado estos grupos armados respetándose los Derechos Humanos.

Si nos remetimos al texto que antes comparto ciertamente hay un conflicto ideológico pero los argumentos de la MUD no está fundamentado en una seseción territorial, más bien en exigencias electorales saboteadas por ellos mismos.

Observándose con objetividad los hechos no tenemos en la calle a centenares de Chavistas enfrentando con armamentos a la oposición. Es público y notorio las grandes concentraciones y marchas del pueblo revolucionario en apoyo a su gobierno y por ende al Legado de Chávez con banderas de paz.

Hasta los momentos ninguna de las concentraciones se han encontrado a pesar de la insistencia de los marchistas de la Clase Media de llegar al centro de la Capital, pero como no pueden porque así se les impide con las barreras de seguridad arremetiendo contra ellas lo que mediáticamente hace ver que las represiones son injustificadas.

Esto dio pie al surgimiento de células paramilitares con bandas delicuenciales en distintas ciudades creando caos, muerte y destrucción, grupos financiados desde el exterior como nacionalmente.

¿Guerra Civil?, ¿Dónde? Cuando lo que vemos es acciones terroristas de estos grupos donde los blancos de ataques son las instituciones del Estado, esto sistemáticamente por los paramilitares mientras la propiedad privada saqueada y destruida por vándalos y antisociales.

Sin negar los excesos policiales o militares de fallecidos en las acciones terroristas, gran parte de los muertos en manos de paramilitares. El Estado debe decirle concretamente al país las causas de fallecimiento de 55 ciudadanos hasta ahora para desmentir la calaña mediática de que es Maduro el que los manda a matar, recordemos el slogan: ¡Maduro Asesino! Como tildaron a Chávez en el 2002 que justificó el golpe de Estado.

Guerra Civil es lo que buscan, provocar el desbordamiento del Estado o del Pueblo Chavista, pero les ha sido imposible porque la conciencia de paz y unidad del Pueblo ha sido ejemplar y así lo ha demostrado en su aguante, paciencia, multitudinarias marchas y lo más súblime; el apoyo popular al llamado a una Asamblea Constituyente.

La nota discordante la tenemos internamente en el Estado y es en uno de los poderes independientes como la Fiscalía General de la República en la persona de la Dra. Luisa Ortega Díaz que ante sus declaraciones contra el Tribunal Supremo de Justicia presuntamente del rompimiento del Hilo Constitucional fue uno de los detonantes de la violencia terrorista que reforzaría ahora contra el llamado a una Asamblea Nacional Constituyente.

Han transcurrido 18 años de un proceso revolucionario que ha sufrido todos los embates el más doloroso la muerte de Chávez, conocemos muy bien el libreto golpista. Está a la vista las malsanas intensiones de los líderes contrarrevolucionarios quienes se escudan detrás de la Constitución con el artículo 350.

Los daños patrimoniales y privados son incalculables así como el enlutamiento y dolor de miles de familias donde tienen seres queridos procesados penalmente por hechos delictuales.

No es una guerra civil, son acciones terroristas encubiertas con protestas pacíficas de una oposición cobarde, manipuladora, delictual y terrorista que será superada por el Pueblo de manera pacífica, democrática y contundente. No nos dejemos engañar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 633 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a246673.htmlCd0NV CAC = Y co = US