¿Qué clase de individuos asesina a animalitos por diferencias políticas?



En medio de la actual ola de ola de protestas en Venezuela, y por si no fuera poco la violencia generada entre compatriotas, también hemos sido testigos de la brutalidad con que algunas “personas” han arremetido contra perros, gatos y otros animalitos que nada tienen que ver con la conflictividad social y política. En este sentido cabe preguntarse, ¿qué culpa tienen nuestros hermanos menores de la frustración de aquellos “opositores” con el accionar de instituciones como el TSJ y el CNE?, ¿por qué perritos y gaticos tienen que pagar los platos ratos como consecuencia del odio que numerosos “ciudadanos” tienen al Gobierno de Maduro?, ¿por qué se llega al extremo de quemar vivos a unos animalitos que no hacen sino darnos cariño y acompañarnos en las buenas y en las malas?, ¿acaso puede llamarse humano a un sujeto que maltrata y mata a un animal simplemente por su pertenencia a una persona que profesa una ideología política diferente?, ¿hay animales chavistas-maduristas y opositores?

Justamente respecto a la penúltima interrogante, está el testimonio de una ciudadana muy afligida debido a que algún vecino, que no soportaba que ella fuera seguidora del Gobierno de Maduro, asesinó a su gatica, que obviamente no tenía nada que ver con la ideología de su “dueña” ni mucho menos con la situación crítica del país. A continuación una parte del desgarrador relato de la señora Verónica Hung, quien aún llora a su gatica Kitty, asesinada sin duda alguna por algún(a) psicópata, capaz de hacer daño a otros seres vivos, incluyendo a humanos:

“Desde las redes sociales se escuchaban personas desesperadas por los tiroteos, gente que llamaba a buscar velas por los apagones, noticias de saqueos, caos, miedo y mucho odio opositor.

A la 1 de la madrugada, en el grupo del CLAP de mi parroquia, alguien invitó a escuchar al dirigente del PSUV, Freddy Bernal por Periscope, quien explicaba lo que estaba ocurriendo y algunos me pidieron el favor que lo compartiera en un formato traducible a sus teléfonos para los cuales la red social era inaccesible. Estaban desesperados por escucharlo y como mi teléfono tampoco es capaz de acceder a Periscope, me conecté por mi computadora y lo grabé con el celular y de esa manera, si se quiere algo rústica, se los transmití al grupo de Whatsapp. Luego encontré el video por YouTube y también se los compartí
.
Debo reconocer que yo entendía la angustia de aquellas personas, porque yo también la sentía.

Bernal explicaba que ciertamente durante esa noche de terror virtual, la oposición pretendía crear un caos en sectores muy focales de la ciudad y venderlo a Venezuela y el mundo como si estuviéramos en una guerra civil.

“Es el mismo manual de Irak, Siria y Libia (…) Esos hechos los han magnificado en las redes sociales y han metido audios de especie de tiroteos. Esto es una empresa de guerra de medios y de información”.

Ese día me sentía también muy alterada, ya que nos había tocado recoger el dinero para comprar la bolsa del CLAP en mi calle, en donde soy una de las responsables de distribuir los alimentos subsidiados.

Yo vivo en una zona clase media de mayoría opositora y, aunque muchos de mis vecinos pese a no pensar como yo son respetuosos y cariñosos, hay una minoría enloquecida que siempre me ha agredido verbalmente paradójicamente disgustados por comprar productos desaparecidos por la guerra económica creada por ellos y que el gobierno del presidente Nicolás Maduro pretende derrotar a través de los CLAP que le vende al pueblo los productos escasos a precios subsidiados. Estos opositores me insultan, pero igualmente compran la bolsa del CLAP.

Cada vez que nos toca entregar un CLAP ocurre lo mismo y esta vez también ocurrió.
Desde que asumí esta responsabilidad no ha cesado la avalancha del odio fascista que profesan algunos opositores. Muchos son vecinos que nunca había conocido, pese a que habito en la misma casa donde nací y crecí, y ahora que sé su nombre porque quieren comprar la bolsa del CLAP, mi insultan y no ocultan su odio, por la simple razón de que yo soy “una maldita chavista”.

Pero el día en que asesinaron a Kity fue peor. Había una señora que se mudó de mi calle, y por tal razón ya no puede recibir bolsas en nuestro CLAP, debido a que son organizaciones territoriales, por lo que se le informó que se debía censar en la zona en la que ahora vivía, y nos contestó con insultos terribles, incluso amenazas.

Ella escribió a través del Whatsapp “no sabes con quien hablas, veremos sorpresas”…
Y al día siguiente mi gata apareció asesinada por un golpe con un objeto contundente en su cabeza.

Era una de esas vecinas que habita hacia el final de la calle y que me enteré que existía por la bolsa del CLAP, pero que desde que comenzó a recibir la comida subsidiada no dudó nunca en escribir mensajes en ese tono, por lo que deduje que era opositora.
Yo no sé si ella tuvo alguna relación con la trágica muerte de Kity, pero fue una coincidencia muy extraña.

No obstante, esto ocurre en una calle en donde han matado varios gatos de un vecino con esos brutales métodos con los que asesinaron a Kity, porque ciertamente, donde vivo no se caracteriza por la tolerancia hacia los gatos. A mi me tocó encontrar a las puertas del vecino amamante de sus gatos, un cachorro asesinado con un golpe en la cabeza, similar al que meses después le darían a Kity.

Pero jamás habían tocado a mis gatos, porque yo les explicaba que estaban esterilizados, vacunados y no se acercaban a su basura. Kity era muy linda y cariñosa, quizá por esa ingenuidad con los humanos fue presa fácil para su asesino.

Yo tampoco había recibido alguna queja por mi gata, ni había tenido problemas personales con ningún vecino. No obstante, desde que distribuyo la bolsa del CLAP he ganado como enemigos a esos sectores a los que no les conviene para su guerra contra la Revolución que el pueblo acceda a la comida (…)

Este 2017 el degenerado que mató a Kity consideró que había espacio para el odio y la impunidad, por lo que no dudó en asesinarla con sus métodos grotescos.
Descansa en paz querida Kity. Tu no eras ni chavista, ni opositora. Tu no debiste ser otra mártir de esta locura que otra vez sacude a Venezuela” http://noticiaaldia.com/2017/04/la-senora-veronica-hung-denuncio-que-a-su-gatica-kity-la-mato-una-vecina-opositora-historia/

Rubén Alexis Hernández


Esta nota ha sido leída aproximadamente 898 veces.



Rubén Alexis Hernández

Licenciado en Historia, Magíster en Historia de Venezuela. Antiimperialista, izquierdista y ateo

 ruhergeohist@yahoo.com

Visite el perfil de Rubén Alexis Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: