¿Porqué tanto odio desatado?

Nuestra sociedad venezolana, un gran sector minoritario, en especial jóvenes, han sido víctimas del odio. La revolución Bolivariana surgió hace 18 años con la llegada al Poder de Hugo Chávez, se iniciaba un nuevo cambio político y social, y a la par se daba lugar a una resistencia a ese cambio de sectores financieros y políticos del país.

La estrategia de la clase política y financiera que denominamos oligarquía en su estructura de poder comenzarón a utilizar todos los medios de comunicación para una constante guerra mediática y predisponer a sectores sociales de Clase Media y Alta a través del miedo y la mentira contra el nuevo gobierno.

Un gobierno que fue votado democráticamente por la mayoría electoral. Desde entonces Chávez decidido acabar con esas estructuras corrompidas que previlegiaban a una minoría y excluía a la mayoría con políticas de inclusión social, económica y cultural.

Pero las minorías, esas familias que por décadas se hacían con el control económico del país, se atrincheraron dentro y fuera para formar sus laboratorios de guerra psicológica, tergevirsando todo lo que Chávez hacía y decía.

La campaña del odio contra el Presidente fue cruda, constante y sistemática. De él se decía de todo; dictador, despota, vulgar, abusador golpeando a su mujer, mentiroso, loco, demente, analfabeta, ambicioso y tantos otros calificativos.

De esa manera fueron penetrando en la psiquis de muchos venezolanos y extranjeros. La meta era distanciar su liderazgo del pueblo.

Así lograron el golpe de Estado, secuestrarlo con intensiones de asesinarlo o deportarlo a los EE.UU. aunque el Pueblo armado y civil lo impidió.

Pero la campaña del odio continúo donde los Medios privados de Comunicasión prosiguieron en sus tácticas psicológicas.

Muchisimos de estos jóvenes que hoy vemos saqueando y con actos terroristas fueron víctimas de esa guerra permanente de guerra psicológica creciendo en hogares donde el tema Chávez y hoy Maduro era de continúo odio.

Los temores y frustración en miles de hogares que también penetró los sectores populares, fueron moldeando las mentes de niños y adolescentes.

Jóvenes que la ultraderecha fascista carteriza y utilizan como grupos de choques en las protestas para fines políticos y golpistas.

Es evidente que gran parte del vandalismo desatado en su tercera versión están integrados por jóvenes como estrategia para desestabilizar. Cuántos de estos muchachos al ser detenidos son abandonados por la oposición.

La oligarquía no les importa cuántos de esta juventud cae presa o muerta en sus planes golpistas. La juventud de nuestro país ha sido blanco de ataque cultural, por las drogas y la delincuencia de parte de ellos.

Mientras la revolución ha dedicado especial interés en abrir espacios de participación política, educativa, cultural, musical y deportiva como jamás se había visto en esta nación, los políticos de la derecha solo los usa para sus apetencias politiqueras.

Todo ese odio y violencia manifestada en las guarimbas y actos terroristas es el producto final de todo un trabajo sistemático de la oligarquía para acabar con el proceso revolucionario. Tenemos que tomar mucha conciencia de esta realidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 609 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a244534.htmlCd0NV CAC = , co = US