Comandos Miranda y Poder Popular

En el acto de inscripción de su candidatura en la plaza mayor de Caracas, el presidente Chávez hizo un llamado a que ésta actividad y todas las impulsadas a raíz del inicio de la campaña electoral, deben apuntar a generar un nivel de participación ciudadana, como jamás se halla visto en la historia republicana. He allí el quid del asunto, y Chávez quien teniendo una cultura inicialmente militar, ha dado pasos agigantados en la comprensión del momento histórico que vive la humanidad y por supuesto a la que no escapa la sociedad venezolana. Participación ciudadana y poder popular son las herramientas mas poderosas con las que cuenta un pueblo para desarrollarse y salir del estado de atraso en que puede encontrase postrado.

La transición histórica que hoy vive la sociedad Venezolana, exige la necesidad de redefinir el papel que ha venido jugando el Estado, el sistema económico y las instituciones públicas, y entre ellas con particular atención las relaciones que se establecen entre la estructura piramidal que todavía se mantiene intacta entre dirigentes y dirigidos. A estas altura del proceso y dada la tarea que tenemos por delante, ella debe ser la prioridad principal, de lo contrario estaríamos corriendo un riesgo peligroso que pondría en duda la continuidad del proceso mismo, y esto el Presidente lo sabe, y de allí su llamado a volver la mirada sobre algo que el chavismo apoltronado en los ministerio y las oficinas parlamentaria parecieran haber olvidado.

Las experiencias recientes y sobre todo la vividas en el proceso del revocatorio presidencial ponen de relieve que sólo es posible avanzar por el camino de la victoria, si logramos motivar acertadamente al músculo militante, regado en el tejido social que hoy está presente en las mismas estructuras desarrolladas por el proceso revolucionario impulsado por el propio gobierno, y eso implica colocar el acento principal allí donde están las masas y no en las estructuras partidistas como hasta ahora se viene haciendo.

La denominación de comandos de campañas Miranda, y su conformación hasta el nivel más local, como la mesa electoral, da una idea de la importancia que le asigna el máximo jefe de la campaña al hecho participativo y al poder popular. Apenas comienza la campaña y la misma no va ha ser una campaña electoral más, ésta es definitoria y volveremos de nuevo al choque de trenes, y ésta afirmación para nada encierra el hecho de haberse definido para la oposición el drama de su “unidad” y la respectiva candidatura presidencial, no! , es un choque de trenes por el carácter de la confrontación, y que en primer término reviste implicación continental, porque en nuestro proyecto está en juego el desarrollo de otras experiencias revolucionarias y la consolidación de procesos ya estables como el de Cuba. Quizás esta dimensión del combate, es lo que hace pertinente el paralelismo histórico con las luchas que libró nuestro Sebastián Francisco de Miranda Rodríguez.

La confrontación es definitoria porque al país por primera vez, se le colocará en la disyuntiva de escoger entre las señales de lo que puede ser la sociedad del futuro, reflejada en las incipientes, pero significativas experiencias de inclusión social, y los resabios y estertores del viejo modelo que a través de campañas distorsionadas, se atreven a vender como novedosas. De allí, la insistencia en revisar a tiempo el enfoque de la campaña y el papel que debe jugar en ella el poder popular.

Estas afirmaciones las decimos con especial preocupación. Hay que revisar la experiencia exitosa del Maisanta, su elemento histórico cultural, su potencial capacidad movilazadora y la forma en que fue asumida por el pueblo, desde el punto de vista del redimensionamiento de su conciencia colectiva e imaginario popular. Elementos definitorios que sirvieron de estandarte principal para la victoria del histórico ¡NO! marcado en las maquinas electrónicas de votación.


Los comandos de campañas Miranda, a los que Chávez invita a conformar, no deben ser excluyentes, ellos no deben ser antesala para aspiraciones bastardas y calculadoras de futuros procesos electorales. En los comandos Mirandas de ahora, nos estamos jugando las demás campañas electorales, que a futuro también deben ser victoriosas. Las organizaciones políticas que acompañan al presidente Chávez, deben aportar su liderazgo, pero la sabia fundamental que deben nutrir a todos los niveles de estos comandos, debe provenir fundamentalmente de los nuevos actores sociales, que conforman todo el entramado de eso que llamamos poder popular. Y este planteamiento no puede ser retórica, debemos ser consecuente con el llamado del presidente, compartamos su angustia y materialicemos sus reflexiones, y a partir de allí veamos si las ultimas decisiones se corresponde con lo expresado por el candidato, o por el contrario lo que estamos es repitiendo la amarga experiencia que nos dejó el mal recordado Comando Ayacucho.

Los altos, medios y militantes de los partidos políticos deben incorporarse a la campaña, esto es una tarea ineludible, pero la participación del movimiento popular es indispensable; de lo contrario habremos arado en el mar y habrá tiempo para las reflexiones; pero el pueblo jamás nos perdonará no haber sido consecuente con Chávez en el llamado a fortalecer ese movimiento popular, nacido bajo el influjo de su liderazgo. Vamos pues a la batalla Miranda como lo ha ordenado nuestro máximo líder, cada quien en su puesto de combate, a fortalecer el poder popular, y a mantener firme la bandera de la revolución y el socialismo del siglo XXI.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 10347 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor