La rebelión de los ausentes

La gente de la oposición en Venezuela suda y exuda rabia, rencor, frustración, encono, ansiedad, desesperación, angustia, impotencia, odio, amargura, estrés, estreñimiento, y una otras cuantas manifestaciones orgánicas, viscerales, humorales y psíquicas por la imposibilidad de tumbar al gobierno, soterrarlo, aniquilarlo, desaparecerlo, sacarlo de este mundo, sin importar los medios, sin importar el prójimo, sin importar la imagen de país, su cultura, su historia, su identidad ni su soberanía. Mucho menos la justicia, la legalidad.

Del mismo que pedían la cabeza de Hugo Chávez hasta execrar su recuerdo y su veneración como nuestro Comandante Eterno, piden a rajatabla la cabeza de Nicolás Maduro, y después será la cabeza de Diosdado Cabello, quien sin duda se perfila desde ya como el próximo presidente constitucional del país. ¿Por qué? Pues es muy sencillo. En pleno proceso de validación de la data de los partidos políticos venezolanos, a sabiendas auto liquidados en las últimas elecciones parlamentarias de diciembre 2016, cuando asistieron al evento electoral como un combo maligno llamado MUD, y no como entes independientes, sus principales gestores y caudillos saltaron al ruedo como principales presidenciables, a saber: Enrique Capriles candidato presidencial por Primero Justicia, Leopoldo López (preso y condenado por instigar a cometer crímenes de lesa humanidad) candidato presidencial por Voluntad Popular y Henry Ramos Allud candidato presidencial por Acción Democrática (partido otrora dominante y verdugo, reducido a cenizas y escombros en medio de una dirigencia demagoga y aburrida, sin nada nuevo que ofrecer, más que sus viejas glorias de la corruptela y la desfachatez).

Estas tres toldas tienen ya el monopolio presidenciable opositor, pero metidos en una licuadora y pasados por las cuchillas sólo pueden dar el mismo caldo nauseabundo y miserable que han mostrado como chocolate fétido en 2002, 2003 y 2016, para mencionar sólo algunas fechas de su caótica y anti nacionalista conducta de guerras, chantajes, saboteos, guarimbadas, crímenes, golpes, contragolpes, viajes al imperio, reuniones con lacayos, mentiras, manipulaciones, uso de maniquíes, payasos y títeres de Europa, Centroamérica, Suramérica y Norteamérica, arrostrando siempre el mismo síntoma: adolecen de un programa de ideas, ciertamente democrático, respetuoso de la institucionalidad, que les permita ganar el poder electoralmente. Además, ni las Fuerzas Amadas ni el pueblo les han apoyado sus verraqueras para hacerse del poder a la fuerza, a pesar de tanta confrontación física y mediática, y el forzamiento ominoso de salidas supra constitucionales. Hasta ese parapeto de legislatura que hay en la Asamblea Nacional decretó el cese de funciones del Presidente de la República Nicolas Maduro por un aparente "abandono del cargo", demostrando una triste y absurda interpretación del texto constitucional. Por ello, ante la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia pretendiendo asumir parte de sus roles, se dio en Venezuela lo que yo califico como la rebelión de los ausentes, es decir, promover el caos en las calles, generar la violencia y los disturbios "para tumbar al gobierno" desde afuera. ¿Pero quién puede tumbar el gobierno desde la oposición? Aquí les va la lista.

Un mensaje de audio ampliamente difundido por WhatsApp el día 31 de marzo de 2017, muestra a una dama anónima de la oposición comunicándole a alguien que había "unos carajos" de la oposición convocando por las redes a una reunión en Altamira entre 4 y 4:30 pm del día 30 de marzo, pero resulta que quienes convocan no están en el país, "y ellos no tienen a quien creerle", porque: "Tomás Ignacio Guanipa está en Bogotá, José Manuel Olivares Marquina está en Estado Unidos, Lilian Tintori se fue para Estado Unidos, Antonieta Mendoza, la madre de Leopoldo se fue para EE.UU.; Freddy Guevara se fue a Panamá y después para México, Enrique Capriles está en Bogotá (y después se fue a Nueva York), Carlos Eduardo Altimari está en Bogotá también, Alery D´griezzo se fue para México, Luis Florido se fue para Colombia y después para EE.UU, Mercedes Naar se fue para Perú, Juan Guaído diputado de la MUD (hermano de Gustavo Guaído) se fue para Santo Domigo, Carlos Ernesto Prosperi salió el 30 y se fue para EE.UU, Rocío del Carmen San Miguel (pertenece a una ONG de la FNB o algo así), salió para EE.UU; José Gregorio Correa salió para París (Francia)— ¡Chama yo estoy impresionada!—, no sé quién coño son, pero escucha estos: Derza Solórzano se fue para Francia, el Vladimir Villegas (periodista opositor de El nacional) salió el 31 para EE.UU., Oscar Adolfo Rondero se fue para Panamá, Manuel José Texeira se fue para París, Carlos Ayala Corao (de la Comisión Interamericana de Derechos humanos) se fue para Madrid, España; Manuel Enrique Furello (ex director de la policía de Sucre) se fue para EE.UU, Enrique Silva (dirigente del partido Primero Justicia), salió para Panamá—Te lo estoy leyendo textualmente como me lo mandó mi primo—, José Rafael Chavero (abogado defensor de los estudiantes de las guarimbas, imagínate tú) salió el 29 de marzo para EE.UU., Vanessa Senior (comerciante) salió para Panamá, ah ¿qué te parece?, y nos están convocando para que vayamos pa´llá pero no sabemos si nos van a tirar una emboscada, porque estos chavistas de mierda no se van a quedar tranquilos, estos coños de madre van a sacar a sus mieerdas de colectivos, ah, y entonces nosotros ahí de carne de cañón y ellos en el exterior gozando una bola? Yo quiero que Maduro se vaya para la mieerda pero yo no me voy a dejar matar, te lo digo de pana".

En realidad hay que decirle a esa dama, de pana y todo, que lo mejor que puede hacer en su vida es dedicarse a sus asuntos personales, domésticos y laborales, y así como quiere olvidarse de esas "mierdas de los colectivos chavistas", se olvide también de esas m… de la oposición. Además, que se olvide que nadie la va matar en ninguna parte. Esa criminalidad que la achaca la oposición al gobierno so pretexto de que estamos en una dictadura es una de sus falsas más miserables, Para muestra un botón: ¿Qué dictadura dejaría pasear a sus anchas, por todo el mundo, a esa lista de opositores tan vernáculos que se andan dando bomba planetaria mientras sus títeres tratan de tumbar el gobierno? Eso es muy claro. Esa es la rebelión de los ausentes, y como ausentes nunca llegarán a gobernar en Miraflores. Tal vez se adueñen de alcaldías y algunas gobernaciones pero para llegar a Miraflores les falta un largo camino.

Venezuela necesita mucho más que dimes y diretes para entrarle al siglo veintiuno como una nación moderna, en vías de desarrollo y con un máximo de aprovechamiento de sus recursos humanos y naturales, y todas las perspectivas que se ven en el corto plazo parecen realmente tortuosas. En ese orden, la oposición venezolana muestra su peor cara de los últimos treinta años. Ni qué decir de su futuro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 911 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a243575.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO