La última arma que están utilizando contra Venezuela es la exhaustacion

"La última arma que están utilizando contra Venezuela es la exhaustacion. Con ella están buscando el agotamiento de la paciencia de las mayorías, debilitar el corazón de la Patria para que no bombee la sangre a todos sus sistemas y consumir el oxígeno que el cerebro social necesita para funcionar"

Venezuela en los actuales momentos está viviendo una situación extremadamente delicada. Estamos teniendo lo que en el argot medico se llama hipoxia cerebral leve, es decir, tenemos una sintomatología que incluye: Cambio en la atención o distracción. Deterioro de la capacidad de discernimiento y Movimientos descoordinados. Estos tres síntomas los estamos teniendo a diario los que hacemos vida en este extraordinario país, Venezuela, porque la mayoría de los sectores de poder y de control que integran a la sociedad venezolana, manejan conceptos y acciones devastadoras para la convivencia de esta gran nación que nos pertenece a tod@s, nadie quiere ceder. Desde 1998 la oposición venezolana juega una complicada travesura de "adolescentes" para desestabilizar el país. Desde nuestra revolución, un grupo de traidores a los principios y valores de las mayorías, hacen de las suyas impunemente, y todo el mundo solo juzga al obrero mayor de Miraflores como si esa humanidad fuera el dios omnipotente de nuestra nación, acusándolo de todos los males que nos aquejan, olvidando que existen cinco poderes que conforman la supra-estructura constituida del país para meter a todo el mundo en el carril. Pareciere que el país solo lo dirige, legisla, ejerce jurisdicción constitucional, reglamenta lo electoral y garantiza el respeto a los derechos de los ciudadanos, solo Nicolás Maduro

Unos apuestan a que el "régimen" que ha entregado nada menos que más de un millón quinientas mil viviendas a los olvidados y excluidos de la miseria cuarto republicana, caiga, porque ellos –los que apuestan-, ya están consumidos de cansancio. Otros se aventuran a decir que el agotado "régimen" le queda poco tiempo y generan la matriz de opinión que el obrero de Miraflores está preparando un autogolpe –entonces debemos suponer que el régimen tiene 18 años preparándolo-. De igual manera, hay quienes se sienten extenuados después de 18 años sin resultados para lograrlo, con engaños de todo tipo, y aún siguen esperando en vano. Pero hay un sector que esta desfallecido o enfermo por la toma del poder a como dé lugar sin importarle lo que le pase al país, a la sociedad en general. Sus intereses son viles y muy bajos, tan bajos, que buscan desestabilizar toda la sociedad venezolana sin distingo de clase, de edad, de sexo, de religión, en pocas palabras, no hay piedad con nada ni con nadie, pase lo que pase, son sadomasoquistas.

Por otro lado, algunos sectores, nos han hecho frenética la vida cotidiana del país, y hemos llegado a los límites de toda condición humana. No conseguimos los alimentos, artículos o medicamentos que necesitamos, esos que alguien debe producir, otros comercializar y los que siguen, vendérnoslos, para satisfacer nuestras necesidades básicas, situación que se traduce en el estrés que esto ocasiona en la población por las presiones que se reciben día a día, por meses o más tiempo. El gobierno por compromiso constitucional, invierte y agota recursos para que lleguen a toda la población y muchos recursos se desvanecen. Los empresarios por el otro, produciendo de acuerdo a la conveniencia que se le presente al momento para obtener la mayor riqueza en el menor tiempo posible y boicotean a diestra y siniestra. Algunos funcionarios que por otro lado no descansan y se desgatan para tratar de enderezar los entuertos de la guerra desatada por fuerzas oscuras, pero muy claras en lo que hacen, mientras que otros funcionarios se prestan cual bandido con sus fechorías disfrazados con el antifaz del cinismo actuando con su indolencia hacia una sociedad de oprimidos y cansada ya de tanta maldad humana

Toda esta guerra más que económica, -que lo es-, es fundamentalmente psicológica generada para el desgaste. Su razón es agotarnos física y emocionalmente en primera instancia, luego, no dejarnos dormir por las colas, ni por el dejar de pensar de cómo comprar u obtener lo que necesitamos, lo que nos debilita corporal y espiritualmente, y por consiguiente, fatigarnos y entregarnos por el cansancio, al que se suma la desidia. De esta manera, la apatía se ha apoderado del alma de muchos venezolan@s

Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, junto a los de arriba y a los de abajo, a los de la derecha y de la izquierda, junto a los ateos y creyentes, salvadores y destructores de este nuestro extraordinario país, estamos viviendo una exhaustacion, es decir, tod@s estamos agotados, extenuados, debilitados, postrados, desfallecidos, consumidos, fatigados, cansados de tanta guerra que aqueja el cuerpo y el alma… así como que nos quería tener el imperio y "pareciera" que lo está logrando, si tan solo se depusiera el egoísmo a lo interno del país, sería posible salir del atolladero en que nos metieron los gringos, porque aún no se vislumbra una luz para aclarar el camino oscuro de much@s, que yace sobre la patria.

Nuestro legado… también es sagrado

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 832 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a243199.htmlCd0NV CAC = Y co = US