¿Quién aporreó a Aporrea?

Somos parte de los miles de venezolanos y venezolanas, que utilizamos a Aporrea como el portal de noticias de referencia para mantenernos al día de la actualidad nacional e internacional. Por más de una década, al abrir internet nos dirigimos -de inmediato- a Aporrea en búsqueda de las noticias del día, para luego pasar a revisar su parrilla de opiniones y leer aquellas de nuestro interés. Para nadie es un secreto, que la parrilla de opiniones ha sufrido un giro de marcado tinte derechista desde las posiciones revolucionarias que caracterizaron al portal y que, por lo general, constituyen el atractivo fundamental que nos mueve a seguir a Aporrea. La realidad es que, hoy por hoy, Aporrea en su sección de opinión se ha constituido en un reducto oposicionista, cuyas opiniones se centran en atacar la gestión gubernamental del camarada Nicolás Maduro y muy poco se crítica al sector de la oposición. Abandonándose por completo, en dicha sección del portal, el carácter Antiimperialista que les caracterizó años atrás. Lo cual, desde nuestro punto de vista, no constituye una justificación válida para desacreditar al portal sino por el contrario, un incentivo para que los camaradas que nos definimos como chavistas y antiimperialistas, asumamos el compromiso con más fuerzas de escribir desde nuestras trincheras de ideas y enviar nuestras opiniones a Aporrea, para que, con ello, la derecha no sea en exclusiva, quien se exprese en un medio que es producto de nuestra Revolución y así debemos concientizarlo. Aporrea fue, es y debe seguir siendo, el producto de comunicación alternativa mejor elaborado desde las redes sociales, y mucho tuvo que ver en la derrota que sufrieran las fuerzas del imperialismo en aquellos turbulentos años post Revolución de Abril de 2002. No reconocerlo, sería de una miopía política rayante en la ceguera.

Pero volvamos al punto. Los hechos nos llevan al día jueves 16 de febrero a partir del cual, y durante los siguientes cinco días, la entrada al portal se volvió un "vía crucis". La ruta reflejada en nuestro navegador nos indicaba así: (You Browser Working) siendo la traducción algo así como: "tú navegador funciona", seguido de una flecha bidireccional que se comunicaba -sin problemas- con un segundo paso, definido como: (Cloudflare Working) indicándonos su ubicación en Medellín, Colombia. Cloudflare, es una especie de filtro que protege de ataques al servidor, actuando "como un proxy (intermediario) entre los visitantes del sitio y el servidor" además de guardar "temporalmente contenido estático del sitio, el cual disminuye el número de peticiones al servidor pero sigue permitiendo a los visitantes el acceso al sitio". Un dato importante, Cloudflare, Inc. es una compañía estadounidense que provee contenidos informáticos y de seguridad en Internet, con sede en San Francisco, California, EEUU y oficinas en Londres, Singapur, Austin, Boston y Washington D.C. Desde Cloudflare, ubicada en Medellín, Colombia, nuestra solicitud de: www.aporrea.org, se enruta ahora hacia el llamado (Host Error) o anfitrión, donde se nos indicaba que allí estaba ocurriendo el error o la falla que no nos permitía acceder al portal Aporrea. El error ocurría precisamente en el servidor, lugar en que la compañía estadounidense Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN), radicada en California, EEUU, ejerce el control y dominio de internet. Teniendo bajo su control y administración, por demás, gran parte de los nodos de telecomunicaciones claves para el funcionamiento de la red de redes mundial.

La ruta transitada por www.aporrea.org, nos lleva a concluir que los ataques contra Aporrea no provenían de nuestra República Bolivariana de Venezuela como han intentado posicionar algunos aporreadores identificados con la causa del oposicionismo y que hacen vida en el portal, sino desde otros territorios de nuestro golpeado planeta. De hecho, esta premisa es confirmada por la compañera Luisa Colomina en su artículo: "Aún sin Aporrea, la cayapa mediática siguió…" del día 25-02-2017, en el que cuela la información que le diera un cercano amigo suyo, quien según ella, forma parte del colectivo aporreador y le confió que: "Los ataques son desde Europa, Brasil y China, pero la fuente original se desconoce porque estos ataques se lanzan desde máquinas infectadas y redes VPN. No es tontería esto. Es un esfuerzo deliberado de sacarnos de circulación". Si realmente fue así, y la nota explicativa de los responsables del portal denominada: "¿Por qué Aporrea estuvo fuera de servicio durante casi una semana?", hecha pública el pasado 22-02-2017 que concluye en que la causa de la salida del aire del portal, se debe a "un ataque de denegación de servicio, también llamado DoS". Por lo demás, en dicha nota, muy técnica por cierto, se deja colar la hipótesis de que presuntamente "individuos o entes a los cuales les incomoda el tipo de opiniones expresadas en este medio, hayan optado por contratar dichos servicios de ataque DDoS, para impedir la publicación de dichas opiniones". Tal presunción es, por decir lo menos, aventurera. Quién o quiénes podrían sentirse incómodos por las opiniones vertidas en las páginas de Aporrea? Por lo demás, como señalan en la misma nota, es sumamente costoso acudir a la contratación de hackers que actúen durante tantos días afectando la página y en distantes lugares del globo terráqueo. Acusación, la cual deja entrever que se trata de Estados o Gobiernos los causantes del ataque. Siendo sumamente difícil localizar a los causantes de los ataques, no queda otra sino armar el rompecabezas de las posibles causas que pudieran dar motivo a dichos ataques y sus posibles autores. La cadena de eventos, quizás nos dé pistas sobre posibles autores, pero solo hasta allí. Entramos en el mundo de las especulaciones, del entretenimiento a que finalmente condujeron este caso quienes se sintieron afectados por las revelaciones del camarada Diosdado Cabello en su programa Con el Mazo Dando.

El Modus Operandi o forma de operar, nos conduce al análisis del método usado por el o los criminales para perpetrar sus actos. Quizás, guardando las distancias del caso; este hecho, presenta algunas similitudes con la denuncia que hicieran los organismos de seguridad del imperialismo contra Rusia con motivo de la pérdida de las elecciones por parte de la candidata del establishment, Hillary Clinton. Las agencias de inteligencia del imperialismo, acusan a Rusia de haber provocado la derrota de la candidata Demócrata a favor del candidato Republicano Donald Trump, empleando para ello, ataques cibernéticos desde el verano de 2015 hasta la primavera de 2016, y teniendo como objetivos "agencias gubernamentales, infraestructuras críticas, universidades, organizaciones políticas y empresas", toda una guerra, con el fin de "robar información". Esa "información", era después reenviada a las bases de datos controladas por los hackers rusos a través de "túneles" seguros creados por ellos y difundida en internet por agentes como Wikileaks y otras páginas webs. Concluyen, los organismos de inteligencia estadounidenses, que dicha actuación volteó la tortilla a favor del candidato Republicano. Obvian un pequeño y gran detalle a la opinión pública, que en términos de votos, la candidata Clinton obtuvo mayoría electoral: 65.788.583 votos contra 62.955.363 que obtuviera Trump, una notabilísima diferencia a favor de la Clinton de 2.833.220 votos que, dado el antidemocrático y antiquísimo sistema electoral vigente en los EEUU, quien obtiene la mayoría de los votos no necesariamente gana las elecciones presidenciales en EEUU, sino que, la decisión la tiene en definitiva, un Colegio Electoral en votaciones de segundo grado, quien es en definitiva, quien designa al Presidente de los EEUU. Difícil no concluir, que toda esa campaña de ciberataques rusos y espionajes no es más sino una nueva y grotesca versión moderna de la Guerra Fría, con medidas sancionatorias contra funcionarios y empresas rusas, asumidas en sus días finales como presidente por Obama quien, en comunicado hecho público, denunció un "acoso inaceptable" a funcionarios estadounidenses en Moscú por parte de la policía y servicios de inteligencia rusos, advirtiéndole al público que "todos los americanos deberían estar alarmados". Con lo cual, pone en evidencia Obama, su desenfrenada rusofobia que le caracterizó en su impresentable y bárbaro gobierno. Oculta Obama, el terrible miedo que les causa ser desplazados como potencia militar y diplomática en el planeta, hecho que ya viene ocurriendo en Oriente Medio y que tiene su expresión concreta en el Mundo Multipolar, cada vez una realidad más palpable. Con razón, el Presidente Vladimir Putin, en su discurso en Armenia en la ceremonia ante las víctimas del genocidio perpetrado por el imperio Otomano en 1915, fue concluyente, advirtiéndoles a los allí presentes: "Lamentablemente, ahora en muchas regiones del mundo levanta su cabeza el neofascismo, al poder llegan los nacionalistas radicales, gana fuerza el antisemitismo y vemos manifestaciones de rusofobia".

De manera análoga; algo de lo hecho por el imperialismo contra Rusia, se intenta hacer con el camarada Diosdado Cabello quien, por lo demás es Ingeniero de Sistemas egresado del IUPFAN. Al camarada Diosdado, ahora se le intenta adjudicar la autoría de los ciberataques realizados contra Aporrea. Así lo manifiesta N. Evans, en sendo artículo publicado el 23-02-2017 bajo el título: "El fusilamiento anunciado de aporrea.org". Intentando contextualizar las razones del ciberataque supuesto de Diosdado contra Aporrea, N. Evans señala varios puntos en los cuales destaca el primero de ellos: "1. Hace tres o cuatro semanas, Diosdado Cabello en su programa de farándula y descalificación política por VTV pretendió arremeter contra aporrea.org, como si decir que un medio de oposición a este gobierno es un insulto…" No logra Evans, precisar la fecha exacta de las presuntas arremetidas de Diosdado contra Aporrea, señala tres o cuatro semanas antes de su escrito acusatorio. Precisemos la fecha, miércoles 08 de febrero y coloquemos el link donde podemos apreciar la pretendida arremetida de Diosdado contra Aporrea: (https://www.youtube.com/watch?v=yUU5OFHI8g4). ¡La verdad es concreta y es revolucionaria! ¿Qué denunció Diosdado en su programa 144, qué tanto incomodó a Nicmer Evans? En el programa, podemos apreciar que después de denunciar el último informe descalificador de nuestro país por parte de Freedom House, declarándonos como país "No Libre", Diosdado pone al descubierto la actividad convocada por esa ong, cuyo financiamiento corre a cuenta del Departamento de Estado y la USAID (CIA), denominada: "Venezuela: ¿Callejón sin salida? La crisis, la comunidad internacional y los desafíos de la reconstrucción", con fecha de realización el pasado 06 de febrero en Washington D.C. y que contó con la participación de los siguientes panelistas: Armando Armas de Voluntad Popular, José Gregorio Correa de Primero Justicia y Nicmer Evans Director de Visor 360 Consultores y Miembro de Marea Socialista. (https://freedomhouse.org/event/venezuela-callej-n-sin-salida). Señalando a continuación Diosdado en su programa, que: "hace tiempo se lo venimos alertando" terminan "hablando mal de nuestro país". Aporrea, en ningún momento fue objeto de señalamiento alguno por parte del camarada Diosdado Cabello en dicho programa, como intenta dejar entrever Evans en su artículo.

La puesta al descubierto de la actuación de Evans junto a Freedom House, prendió las alarmas de la traición y, a los días posteriores, toda la mediática imperialista-burguesa se activó en la defensa de este nuevo niño mimado de los aparatos de inteligencia imperialista. "Un Bombazo", portal derechista tituló: "¡La locura es libre! Portal Con el Mazo Dando afirma que Nicmer Evans es un agente de la CIA". No fue eso lo que afirmó y dijo Diosdado en su programa 144, pero sí ellos lo dicen, algo de cierto tendrá, no les parece? El Nazi onal y El Universal, no se quedaron por fuera, y de inmediato abrieron sus páginas en la defensa de uno de los suyos. La matriz desarrollada desde esos medios de la rancia derecha criolla, se orientaba a la defensiva, colocando a Evans en son de víctima: "Nicmer Evans respondió a arremetidas de Diosdado Cabello". Reafirmando el medio, algo que no dijo Diosdado en ningún momento del programa: "Al parecer Evans recientemente fue criticado por participar en un foro en Washington. Cabello lo habría acusado de ser agente de la CIA" (http://www.el-nacional.com/noticias/politica/nicmer-evans-respondio-arremetidas-diosdado-cabello_80854). En su nerviosismo, Evans, hasta una carta pública le escribió a Diosdado en su huida hacia adelante, al propio estilo Capriles en Odebrecht.

Pero, quienes o quién es Freedom House, que tanto le inquietó a Nicmer Evans que lo asociaran con ellos? Thierry Meyssan de la Red Voltaire, los define como un "Taller propagandístico creado por Roosevelt para preparar a la opinión pública norteamericana para la guerra. Freedom House (Casa de la libertad) volvió a la carga para estigmatizar al campo soviético durante la Guerra Fría. En aquellos tiempos utilizaba a intelectuales occidentales, entre ellos franceses. Hoy, organiza las campañas mediáticas internacionales para la libertad religiosa en China y para la paz en Chechenia. Freedom House está presidida en la actualidad por James Woolsey, ex director de la CIA".

En la hermana República de Cuba, se le conoce bastante pues a Freedom House en 1995, se le asigna la misión de elaborar un programa denominado "Free Cuba Program" destinado a fomentar lo que llamaron: la sociedad civil democrática. Con el desplome del Bloque Soviético, Freedom House intensificó sus programas dirigidos a la desestabilización política interna en Cuba, promoviendo cabecillas contrarrevolucionarios, vinculados a la representación diplomática gringa en la isla. Con motivo del golpe de Estado en Venezuela, en abril de 2002, Freedom House reaccionó favorablemente afirmando en su sitio web que "…en Venezuela, trabajó con los que buscaban detener la dirección autoritaria del gobierno Chávez". En su más reciente informe, en que juzga a los países, a saber quiénes son o no democráticos; mientras acusa a Venezuela de ser un país "No Libre", define al Brasil del golpista Temer como "Libre". En la misma denominación que Venezuela, por supuesto, coloca tanto a Cuba como a China, Rusia y todos aquellos países hermanos que de alguna manera se mantienen independientes y autónomos de los dictámenes de EEUU.

Seguramente, a estas alturas se pregunte usted camarada lector: si estamos hablando de ciberguerra contra Aporrea, en dónde encaja Freedom House y su ficha "socialista". Un dato clave, la fecha data de abril 2010, en la que el Instituto George W. Bush y Freedom House convocaron a un encuentro de "activistas por la libertad y los derechos humanos" y "expertos en internet" para analizar, según la agenda del evento: "las condiciones de las libertades políticas en internet en el mundo" y "capacitar a los participantes con las tecnologías y el conocimiento para superar la censura gubernamental". Un año después de ocurrido aquel evento, en marzo 2011, la Revolución cubana lanza su denuncia al mundo: "Cuba acusa a EE.UU. de lanzar una ciberguerra". En diversos reportajes de la televisión cubana, se mostraban los envíos de antenas de internet camufladas como tablas de surf. El proyecto, fue financiado por el gobierno de Obama a través de Freedom House y pretendió, el gobierno de los EEUU, crear una red clandestina de comunicación opositora en la isla. En 2014, nuevamente es noticia, al ser descubierta una red social llamada ZunZoneo, creada y financiada por EEUU a través de la USAID, por más de un millón y medio de dólares. Según las revelaciones, el proyecto estaba dirigido a menores de 35 años, circunscritos a la isla. "En primer lugar, la red se volvería popular entre los jóvenes en Cuba; luego el plan era para empujarlos hacia la disidencia." Más adelante, se añade: "Al final, según documentos y entrevistas, la red reuniría una masa crítica suficiente -según AP, llegó a tener 45 000 usuarios- como para que los disidentes convocaran en la red a encuentros masivos convocados con poca antelación, conocidos en inglés como "smart mobs", y que pudieran provocar manifestaciones políticas contra el Gobierno Revolucionario". Valga decir, que si alguien sabe de ciberguerras y ciberataques ese es Freedom House. Quien, además cuenta con los ilimitados y sofisticados recursos informáticos que les podrían aportar los organismos de inteligencia del imperialismo de EEUU, en especial: la CIA.

Tanto en el caso de Rusia, como en el caso del camarada Diosdado Cabello, ambas acusaciones se emplearon para justificar las sanciones a funcionarios y entidades del gobierno de Rusia, y en el caso específico del camarada Diosdado Cabello, para darle certeza a la acusación hecha por Freedom House de que Venezuela es un país "No libre", valga decir: no democrático y sin libertad de expresión. Señala Freedom House en su informe 2016, hecho público a comienzos de este año: "confiando en el control que tiene el régimen sobre los tribunales", respondió a la victoria de la oposición en las elecciones parlamentarias "quitándoles poder a la asamblea legislativa y bloqueando el referendo revocatorio presidencial, con lo que impidió el único camino a un cambio ordenado de liderazgo". Por otro lado, señala en su informe Freedom House que "las autoridades han restringido las libertades civiles y perseguido a los que perciben como oponentes sin atender al debido proceso". Concluyendo en que, "Venezuela está emergiendo como un estado fallido", y recomendando como solución: "una coalición de países vecinos liderados por democracias como Chile o Brasil fuercen algún tipo de cambio". Queda claro entonces, que para Freedom House, había que darle certeza a las acusaciones hechas en su informe. Así que le vino al dedillo, la agresión cibernética ocurrida contra Aporrea, hecho que le ha permitido dar veracidad a su acusación. Asimismo, desviar la atención de la gravísima información aportada por el camarada Diosdado Cabello, referente para quien trabaja Nicmer Evans. Noticia que pasó a un segundo plano, ante los ataques cibernéticos ejecutados contra Aporrea.

Post scríptum: ¡Un escándalo tapa otro escándalo! En 1971, un grupo de militantes de la izquierda estadounidense asaltó un centro del FBI en Media, Pennsylvania, apoderándose de los archivos de esa organización de inteligencia que hicieron públicos a través de los medios de comunicación. El escándalo fue de grandes dimensiones. COINTELPRO, Counter Intelligence Programs, desarrolló una política de infiltración y destrucción de todo aquello que se opusiera a la permanencia de los gobiernos Demócratas o Republicanos en los EEUU. El Programa, violaba las garantías constitucionales de libertad de expresión y de asociación. En ejecución de los planes Cointelpro, el FBI llevó a cabo numerosas acciones paralelas, como asesinatos, robos, sabotajes, asaltos, palizas, difusión de drogas y actos de terrorismo para alarmar a través de los medios de comunicación, justificar las medidas excepcionales y volver a la población contra los movimientos políticos sociales-reivindicativos que no formaban parte del establishment. Las conclusiones de las investigaciones del Senado sobre el caso, reconocieron –abiertamente- que desde la Primera Guerra Mundial, el gobierno de EEUU había utilizado al FBI con fines de represión política. Le acusó de reunir "anarquistas y revolucionarios" para deportarlos fuera del país, una actividad ilegal que continuó hasta 1976: "Muchas de las técnicas usadas serían intolerables en una sociedad democrática -reconoce el Senado- incluso si todos los objetivos hubiesen estado envueltos en actividades criminales, pero Cointelpro fue mucho más lejos [...] el FBI condujo una sofisticada operación de vigilancia con la intención directa de impedir el ejercicio de la libertad de expresión y asociación proporcionados por la Primera Enmienda, con la excusa de prevenir el desarrollo de grupos peligrosos y la propagación de ideas perniciosas protegerían la seguridad nacional e impediría la violencia". Era tal, la conmoción producida por el escándalo COINTELPRO que, apenas un año después, el establishment tuvo que crear otro escándalo de enormes proporciones, tales que, permitiera colocar en el baúl de los recuerdos a COINTELPRO, nació así: Watergate. Noam Chomsky, lo explica magistralmente de la siguiente manera: "En el caso Watergate, Richard Nixon fue contra la mitad del poder privado en Estados Unidos, es decir, el Partido Demócrata, y el poder puede defenderse. Por lo tanto, fue un escándalo. Ahora bien, si realmente había una cuestión de principios involucrada, puede comprobarse fácilmente en este caso: una minúscula parte del programa COINTELPRO era mucho más significativa, en cuanto a principios, que todo el Watergate" (Entrevista con el periodista británico Andrew Marr, emitida por la BBC en febrero de 1996 y reproducida por la revista Z Net en español en julio de 1999, www.zmag.org/Spanish)...

Caracas, 28-02-2017

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2998 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a242034.htmlCd0NV CAC = Y co = US