Crece el Mercado Comunal y decrece el Mercado Especulador

De entrada, sin mercado no hay empresa que prospere ni se sostenga con viabilidad suficiente para recuperar sus inversiones y menos hacerlo con creces. Especulador que entienda la siguiente realidad, podría comenzar a bajar sus precios si no desea dejarle pobreza a sus sucesores filiales y consanguíneos.

Es un hecho que los Clap están marcando a paso firme un hito en la Historia de la Economía Universal. Su mercado se amplía en la misma medida que cada uno de sus usuarios traducen un cliente menos en el mercado especulador, mismo mercado que con cada suba de precios afila los cuchillos que lo degollarán a un ritmo acelerado como acelerado han sido los incrementos de precios netamente especulativos dirigidos al empobrecimiento de grandes masas de venezolanos, como única vía, a juicio de la burguesía, para volver al poder perdido.

La falla de esa política autodestructiva implementada desde hace varios años por la burguesía ya desplazada del Estado Político venezolano estriba en que la mayoría de los beneficiarios de la presente administración pública son personas chapadas a la pobreza consuetudinaria y en buena parte pertenecientes a la extrema pobreza, personas y familias que sólo han conocido necesidades insatisfechas durante la presente generación y durante la vida de sus progenitores.

Súmese a ese potencial de reserva y resistencia, por parte de "soldados" que jamás han tenido nada que perder y a los cuales muy poco los afectaría cualquier grado de pobreza que pudiera sufrir mientras dura la presente guerra económica, el hecho de que, afirmados en esa fuerte trinchera de los pobres, toda esa riqueza fácil que a la burguesía fabril y comercial les viene proporcionando la especulación sin límite que han estado aplicándole al consumidor venezolano no podrá cubrirle las pérdidas patrimoniales que están acumulando ya que el capital, como tal, no se reduce a medios de producción y dinero en general puesto que en esa misma medida que viene esquilmando al consumidor, este, por su condición de proletario y asalariado, ha ido tomando conciencia del talante inicuo que caracteriza a todo explotador capitalista, desde el bodeguero de la ventanita de media cuadra hasta el magnate, una cualidad que en cierto modo ha estado muy bien disimulada, pero que en lo adelante se hallará desnuda frente a sus asalariados quienes ya no les trabajará con la ceguera que ha caracterizado a buena parte de los trabajadores hoy conocidos como escuálidos, mismos que están siendo conducidos a la misma pobreza, pero que no tendrán la fortaleza ni la resistencia para afrontar esa pobreza que terminaron odiándola y a la cual han considerado superable mediante su servilidad ante cuanto patrono les haya inspirado posibilidades de salir de la pobreza metiéndose a explotador de otros trabajadores como con él lo ha practicado su patrono.

Para este tipo de asalariado, volver a la pobreza que sufrieron sería poco menos que mortal. El Estado, por su parte, estará reforzando la seguridad de la producción, el almacenaje y la circulación de tan ingentes volúmenes de mercancías que están absorbiendo y por supuesto con ello rebajando los inventarios y depósitos del comerciante especulador que cada día ve y siente rebajada su cuota de mercado y de trabajadores asalariados que pueblan desde ya los centros comunales de producción y mercadeo para los CLAP.

29/01/2017 08:26:07 p. m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 995 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: