Fabricio Ojeda, los líderes del PSUV y los contrastes

"Ahora a mí, solo me queda, como decía un insigne pensador latinoamericano, "cambiar la comodidad por la miasma fétida del campamento, y los goces suavísimos de la familia por los azares de la guerra, y el calor del hogar por el frío del bosque y el cieno del pantano, y la vida muelle y segura por la vida nómada y perseguida y hambrienta y llagada y enferma y desnuda".

Carta de Renuncia de Fabrico Ojeda al Congreso

Estoy seguro que existe todo un discurso con algunos "iconos" estructurados para convencernos que esta es una revolución y que la única lucha que debe darse es esa de evitar que la MUD se monte en el gobierno. Se parte del supuesto -¿revolucionario?-, que el gobierno es suficiente y además sinónimo de poder. Los que así vienen pensando, que es toda la estructura burocrática-partidista del PSUV, deberían tomarse el tiempo y leer algunos de los últimos libros de Nicos Poulantzas, que se tomo su tiempo para trabajar este asunto del poder y del Estado.

No es casual, que Chávez viene quedando como un CD de vídeos que nos pasan para asumir que esto que vivimos con la jefatura del PSUV es exactamente lo que Chávez pensó. Es una operación de vulgar condicionamiento operante del más primitivo. A cada rato un vídeo, unas palabras dichas por Chávez contra el imperialismo e inmediatamente comenzamos a salivar.

En esta búsqueda de soportes manipuladores para hacernos creer que esta es un proceso revolucionario, vemos entre la confusión y la salivación, la propuesta de llevar al panteón nacional los restos de Fabricio Ojeda. No entro a considerar o evaluar si ese es su lugar. Fue un gran político, un hombre leal a sus principios y si me apuran, creo que fue un Chávez que no tuvo su tiempo o al que no le dieron tiempo.

En un momento en que el PSUV vive un trauma parecido al de la MUD pero menos perceptible, es necesario tener elementos para encantarnos y veo -lamentablemente- que Fabricio Ojeda, quien se merece todos los reconocimientos posibles por parte de las fuerzas y movimientos revolucionarios, va al panteón pero esa ida pienso que forma parte de una estrategia para levantar al PSUV y a este gobierno que definitivamente tomó la vía de irse cuadrando con los lunares de la IV república.

Pensemos en esto que escribió Fabricio en su carta y tratemos de incluirlo en la actual coyuntura:

"Yo sé que muchos de ustedes, colegas Diputados, creen de buena fe que lo que está ocurriendo hoy en nuestro Parlamento – el poder mas importante de la democracia representativa – es producto de la poca experiencia democrática que tenemos los venezolanos o simplemente resultados de contradicciones circunstanciales que pueden ser superadas con un cambio sencillo en el tren gubernamental. Y que aquí podría resolverse el ingente problema nacional: conquistar la independencia del país y crear bases perdurables para el bienestar colectivo, a través de la lucha cívica, o lo que es lo mismo, en el tránsito pacífico de las propias instituciones. A mi juicio, quienes así piensan, o están equivocados honestamente, o lo que es más grave: ocultan su propia cobardía. O temen que la Revolución los arrase o jueguen a la demagogia para satisfacer ambiciones egoístas. O no han logrado comprender la naturaleza y carácter de las fuerzas reaccionarias que tradicionalmente han impuesto la opresión, el escarnio y la humillación al pueblo venezolano, o quieren disfrazar sus verdaderas intenciones"

Esta parte de la carta de renuncia, creo que reclama de una nueva interpretación bajo las situaciones actuales. No entro a la consideración de este párrafo porque vengo con otra idea.

Resulta que ahora, el PSUV además de "ser chavistas" se tomó a Fabricio Ojeda y lo adoptó para legitimar con propaganda esto que se llama revolución. Yo sé que no es fácil desmontar esta manipulación, pero los contrastes son muy evidente.

Fabricio Ojeda como lo dice parte de la carta que coloqué como epígrafe de este artículo, lo dejo TODO. Dejó la diputación, la comodidad de su casa, la vida en familia. Fabricio dejó todo eso. Fabricio abandonó todo eso por "la vida nómada y perseguida y hambrienta y llagada y enferma y desnuda"

Mientras Fabrico Ojeda dejó TODO eso para irse al un sitio donde la vida estaba cruzada por los riesgos; hoy contrariamente a este desprendimiento como ejemplo, vemos todos los días y todos los años que ni uno de los relevantes cuadros del PSUV deja nada y más bien son unos acaparadores de cargos burocráticos. No hay uno o una, que haya dicho, dejo la comodidad de los ministerios para irme dos años a meterme a las catacumbas y estar codo a codo con el pueblo en esta guerra. Meterme en una cola, ver y COMPRENDER LO QUE VIENE SUCEDIENDO.

No hay uno o una. Todos están atornillados a sus prebendas burocráticas. Todos y todas llaman al pueblo para que vayan o oírlo a sus circos de concentraciones. Nadie suelta la cabuya burocrática, no para irse a la montaña. Sería muy "ojedista, si uno de estos líderes del PSUV se fueran a vivir un par de año cerca -CERCA- de un barrio.

Es más, estos nuevos "ojedistas", comienzan como alcalde en un barrio y después TODOS terminan en el este del este o en un condominio construidos para los grandes. Donde cada gramita que adorna las áreas verdes tienen el sello de grandeza Y EXCLUSIVIDAD.

Todo esto, nada tiene que ver con Fabricio Ojeda ni con la concepción que tuvo de la política.

dominguezclaudio15@gmail.com

@ClaudioElcuaco



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1396 veces.



Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: